Necrológicas
  • Pablo Alvarez Arcos
  • Jorge García Vera
EDITORIAL

Transferencia tecnológica e inversión para la agricultura familiar campesina

Por La Prensa Austral martes 3 de octubre del 2017

Compartir esta noticia
107
Visitas

Este ha sido un año especial pa-
ra el Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario (Indap) por cuanto se enmarcó en el 50º aniversario del proceso de Reforma Agraria impulsado durante el mandato de Eduardo Frei Montalva.
Pese a haber posiciones encontradas y que es un tema que causa controversia, lo cierto es que este proceso marcó para siempre la historia de Chile.
Hoy, a 50 años del inicio de tales transformaciones en la estructura agraria, Indap ha concentrado sus políticas y energías en apoyar en forma más eficiente a los pequeños y medianos agricultores.
En un hecho inédito, el Consejo Regional de Magallanes aprobó la creación del programa denominado Transferencia Tecnológica e Inversión para la Agricultura Familiar, disponiendo de poco más de tres mil millones de pesos para financiar distintas iniciativas en toda la región.
Actualmente, en Magallanes se consumen 12 mil toneladas de productos hortofrutícolas, pero menos del 10% se genera en la región. Internaciones desde Argentina y del resto del país permiten, entonces, satisfacer esta demanda local.
Lo interesante es que, si se toman en cuenta las recomendaciones del Ministerio de Salud, la proyección del consumo de verduras y frutas que debería haber en la zona llega a las 22 mil toneladas.
Esto permite establecer que el nivel de inversión -que ha sido importante- no sólo debe continuar en los próximos años, sino seguir incrementándose, a fin de poder elevar la producción agrícola regional, pues ésta dista mucho de satisfacer la demanda magallánica.
El próximo Consejo Regional debe seguir llano a apoyar este tipo de programas. Con ello, no sólo se aumentará y diversificará la producción local, sino que, de paso, se aportará a la promoción social, pues más del 50% de los beneficiarios de los programas de Indap son mujeres y, de éstas, un buen porcentaje son jefas de hogar o aportan decididamente a su manutención.