Necrológicas
  • Nicanor Segundo García Bórquez
  • María Eliana Mayorga Martínez
EDITORIAL

Traslado “castigo” de juez de Porvenir

Por La Prensa Austral viernes 14 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

El Colegio de Abogados fue enfático al calificar de “inaceptable” que la Corte Suprema -saltándose el concurso vigente y en el marco de un proceso por acoso sexual- resolviera el traslado del juez Pablo Aceituno para que asumiera la titularidad del Juzgado de Letras y Garantías de Porvenir.

Además del agravante de que se dejó sin efecto un proceso de postulación en el que estaban legítimamente participando once profesionales, la medida del máximo tribunal de Justicia resulta inconsistente al conocerse detalles del caso de acoso sexual que se siguió en contra del juez Aceituno, cuando éste estaba al frente del juzgado de San Fernando.

Inconsistente porque, como lo afirmó ayer la propia vocera de la Corte Suprema, Gloria Ana Chevesich, este tribunal ha adoptado una política de género que busca prevenir y sancionar las conductas que se aparten de esta línea y que sean lesivas para el desempeño de las mujeres al interior del Poder Judicial.

Las explicaciones dadas por Chevesich se presentan febles, mucho más cuando, buscando aclarar la situación y justificar lo resuelto, entrega detalles de cómo los 18 magistrados nunca se pusieron de acuerdo para sancionar el comportamiento indebido del magistrado y, por el contrario, hubo un buen número que siguió apelando a que se rebajara la medida disciplinaria e, incluso, a que se revocara y se absolviera a Aceituno de los cargos formulados en su contra. Finalmente, no hubo quórum para abrir un cuaderno de remoción.

La forma cómo actuó la Corte Suprema en este asunto recuerda el proceder que tuvo la Iglesia Católica en los miles de casos de abusos sexuales y pedofilia cometidos por sacerdotes y religiosos de las distintas congregaciones y prelaturas. El traslado de parroquia y/o de diócesis fue la manera de “sancionar” a sus pares.

Está claro que la Corte Suprema ha dado una pésima señal. Resulta imperativo que el máximo tribunal rectifique, a la brevedad posible, su error.