Necrológicas
  • María "Mila" Muñoz Gómez
  • Herminda del Carmen Contreras García
  • Belarmino Segundo Burgos Vásquez
EDITORIAL

Traspaso de competencias a gobiernos regionales

Por La Prensa Austral jueves 30 de noviembre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
103
Visitas

Sigue su avance len-to, pero continuo el proceso de reformas que busca el fortalecimiento de la regionalización y ayer se dio otro paso importante cuando la Comisión Mixta aprobó el proyecto que regula el traspaso de competencias a los gobiernos regionales.
De tal forma, se concluyó la etapa de las comisiones y quedó en condiciones de pasar a las respectivas salas del Senado y de la Cámara de Diputados para su votación.
Dentro de las particularidades del proyecto de fortalecimiento de la regionalización, está que se eliminará el número que, actualmente, antecede e identifica a cada una de las regiones. Ello hará que cada zona sea llamada por su nombre.
En lo sustancial, las atribuciones que están en juego se relacionan con el fomento productivo e industrial, el desarrollo social y humano, e infraestructura y transporte. También se establece un procedimiento para que, en el futuro, las regiones demanden el traspaso de nuevas competencias.
Para fortalecer la gestión te-
rritorial, se crea nuevas divisiones en los gobiernos re-gionales.
A juicio del Ejecutivo, si ambas cámaras respaldan lo acordado en la Comisión Mixta y esta iniciativa se despacha en los próximos días, ello implicará que, a partir del próximo año, el país comenzará a tener gobiernos regionales muy fortalecidos.
Para ello, se acordó ampliar el plazo de seis a un año para la puesta en marcha de las nuevas facultades que van a tener las administraciones regionales, en el entendido de que se requería más tiempo para que este traspaso de competencias y su implementación se realicen en orden y tengan un buen resultado.
Empero, todavía existen ciertas dudas sobre este proceso y estará por verse si, en definitiva, tendrá las consecuencias esperadas respecto de que las regiones puedan tener más autonomía para planificar e impulsar su desarrollo socioeconómico, el cual, en muchas ocasiones, resulta asfixiado por el centralismo.