Necrológicas
  • Gloria Mabel Montiel Garay
  • Luis Patricio Núñez Vera
  • Sergio Omar Mansilla Soto
  • osé Antonio Oyarzún Andrade
  • José Antonio Oyarzún Andrade
EDITORIAL

Turismo negligente en el Parque Nacional Torres del Paine

La región se apresta a iniciar la temporada turística 2015-2016, en la cual el Parque Nacional Torres del Paine será, sin duda, el mayor atractivo para quienes vengan a la zona, ya que se trata de la que es hoy la reserva natural más importante que tiene Chile y Magallanes, en particular.
[…]

Por La Prensa Austral domingo 13 de septiembre del 2015

Compartir esta noticia
208
Visitas

La región se apresta a iniciar la temporada turística 2015-2016, en la cual el Parque Nacional Torres del Paine será, sin duda, el mayor atractivo para quienes vengan a la zona, ya que se trata de la que es hoy la reserva natural más importante que tiene Chile y Magallanes, en particular.

Fue en julio de 1959 que La Prensa Austral anunció el nacimiento del parque, cuyo primer nombre fue Lago Grey.

Pese a que sigue siendo la mayor joya escénica del país, ha sufrido las consecuencias de un turismo irresponsable y negligente, que, en los últimos años, dio paso a dos grandes tragedias.

“¡Desastre ecológico!”, titulaba La Prensa Austral el 22 de febrero de 2005, dando cuenta del impacto que estaba ocasionando el avance de las llamas al interior del parque. 

Cuando se pensaba que aquel infortunio quedaría registrado como el mayor siniestro que había arrasado y afectado su naturaleza y su fauna, sólo un par de años después un foco de llamas se descontroló y dio origen al que es, hasta el momento, el mayor incendio que se ha registrado en el país. “¡Catástrofe en el Paine!”, fue el titular del 31 de diciembre de 2011, y fue sólo uno de los tantos que siguieron hasta que Conaf dio por controlado este nefasto episodio el 8 de marzo de 2012.

Fueron más de 17 mil las hectáreas afectadas con este último incendio y el daño ocasionado fue notorio, si bien hubo discrepancias sobre el real impacto sobre el ecosistema. 

Hoy, continúan los trabajos tendientes a recuperar la biodiversidad incendiada y lo sucedido ha dejado claro que se requieren más catastros y mayor información sobre las especies que conviven al interior del Paine, tanto como seguir mejorando las medidas de control y seguridad aplicadas para los turistas.

A pesar de los resguardos, siguen llegando a la zona personas que desoyen los consejos y han puesto en peligro nuevamente al parque.

Pero, también se ha levantado una alerta sobre la creciente carga de visitantes a la que se está sometiendo el reducto, haciendo necesario que haya una explotación turística que no conlleve riesgo para el equilibrio ecológico que se debe mantener y que proteja su biodiversidad.