Necrológicas
  • Filomena Barría Mancilla
  • Miriam Rozas Alvarado
  • Dagoberto Mancilla Ojeda
  • Ida del Carmen Alvarado Navarro
  • Pedro Delgado Andrade
  • Peter Eladio Frías Gómez
EDITORIAL

Un gobierno regional intervenido y el rearme de la oposición

Por La Prensa Austral domingo 29 de julio del 2018

Compartir esta noticia
144
Visitas

Cuando ya se va julio, sin duda se puede decir que, junto con sus bajas temperaturas, este mes nos prodigó el notición del año o, al menos, de lo que va de este 2018. Esto, con el abrupto cambio en la conducción de la intendencia regional.

De hecho, todavía aquello es parte de los comidillos políticos y, en más de algún almuerzo familiar o cena empresarial, se sigue comentando el caso y buscando al real responsable de la salida de Matheson.

Más allá de la forma y de las razones de fondo, existe otro elemento perturbador: la intervención total que se ha hecho, desde La Moneda, del gobierno regional.

Nadie puede desconocer que, siendo nombrados por el Presidente de turno, los intendentes tienen que rendir cuenta, en primer lugar, a quien está sentado en La Moneda, pero -y sobre todo en una región extrema como la nuestra- se espera que la persona que fue llamada a conducir los destinos regionales tenga el suficiente carácter como para defender los intereses magallánicos, incluso so riesgo de perder su cargo.

Por ello, hablar de independencia y autonomía puede ser sólo retórica o discurso sofista. Sin embargo, a esto se agrega ahora que la ministra secretaria general de Gobierno dejó a un asesor directo instalado en Punta Arenas (algunos hablan que son, en rigor, cuatro personajes ‘nortinos’). ¿Qué lectura se puede hacer de esto? La respuesta parece más que clara y no deja de ser indignante.

Mirado desde la óptica feminista, se puede añadir que esto podría ser considerado una falta de respeto hacia las capacidades de la mujer profesional que fue escogida para ser intendenta. ¿Habrían hecho lo mismo si la nueva autoridad fuera un hombre?

En el intertanto, este caso y la próxima contienda electoral, aquella de los gobernadores regionales, han sido como un soplo divino que está volviendo a la vida a los exponentes de la ex Nueva Mayoría en Magallanes.

Aplastados por la derrota electoral, quieren volver al primer plano de la agenda pública y marcar presencia. Esto es, en principio, es deseable pues una democracia sana requiere que haya diversos poderes y que el gobierno de turno enfrente a una oposición constructiva. La falta de dicho contrapeso no es buena.