Necrológicas
EDITORIAL

Un paso elevado para solucionar un conflicto vial

Por La Prensa Austral domingo 28 de julio del 2019

Compartir esta noticia
97
Visitas

Mucho se ha debatido en las últimas semanas en torno a la conveniencia o no de construir una vía elevada como solución al conflicto de tráfico vehicular que se genera a la entrada norte de la ciudad, cuyo cruce ha sido el epicentro de innumerables accidentes automovilísticos.

Desde que fue concebido el proyecto de construcción de la Avenida Eduardo Frei, hace una década y media, se arrastra esta discusión. Si bien tanto la principal autoridad regional de la época como el entonces alcalde, dieron su beneplácito para que esta megaobra sea una realidad, el Ministerio de Obras Públicas, sepultó la idea en 2004, al no ser rentable económicamente. La principal justificación es que por dicha vía tendrían que circular, en promedio, 30 mil vehículos al día, cifra que estaba muy lejos de cumplirse en Punta Arenas.

Quince años después los criterios y prioridades ministeriales cambiaron, dado principalmente por el alto número de accidentes ocurridos en dicho punto, y el explosivo crecimiento del parque automotor, con más de 60 mil vehículos circulando por las calles de la capital regional.

El proyecto fue retomado con fuerza en el anterior gobierno y luego de quemar etapas, donde incluso se convocó a dos encuentros de participación ciudadana, en diciembre de 2015 y julio de 2016, con una escasa concurrencia, el próximo mes, a decir del seremi de Obras Públicas, Pablo Rendoll, se llamará a licitación para la ejecución de la obra, la que se estima podría costar sobre los 21 mil millones de pesos.

En medio de esta “luz verde” han surgido una serie de cuestionamientos. Si bien hay quienes sostienen que este proyecto debe ser reformulado, quedando reducido a una rotonda, el propio alcalde Claudio Radonich se ha sumado a la discusión, instalando sobre la mesa un factor propio de esta zona, el viento, lo que podría generar serios trastornos en una estructura elevada, por lo que es partidario que esta inversión sea revisada a fondo.

Si bien se trata de un proyecto que apunta a mejorar la conectividad y seguridad de este conflictivo nudo vial, por lo mismo es menester acercar posiciones en el entendido que estamos frente a una obra de desarrollo urbano, donde, además, está en juego un abultado  presupuesto, que corresponde a fondos sectoriales y que están en riesgo de perderse para la región, sino son ejecutados este año. En este escenario, es una planificación digna de ser respaldada por las autoridades, con las observaciones que aporten al desarrollo de la misma.