Necrológicas
  • Gabriel Gonzalo Toledo Cárdenas
  • Adolfo Díaz Gloss
  • José Arturo Olavarría Velásquez
  • Víctor Serón Nail
EDITORIAL

Universidades estatales y descentralización

Por La Prensa Austral miércoles 17 de abril del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
18
Visitas

La Universidad de Magallanes (Umag) inauguró su año académico y, en este contexto, se abordó el rol de las casas de estudios superiores estatales en regiones y los complejos escenarios que enfrentan respecto de su financiamiento, igualdad de oportunidades e incorporación de docentes calificados para impulsar ciencia, tecnología e innovación.

El tema lo expuso el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, en una charla que denominó “La universidad pública y su pertinencia a los problemas propios de su región”. No dudó en sostener que las entidades educacionales estatales deben ser la grúa de construcción para edificar las regiones y que, por ello, están llamadas a jugar un rol importante en el proceso de descentralización.

Sin embargo, en este último debate no siempre se ha puesto el acento en la conexión íntima que existe entre el mayor grado de autonomía regional y las universidades públicas en regiones, las que cumplen su misión sorteando contextos y situaciones muy complejos.

En regiones se concentra un número importante de los estudiantes vulnerables del país, que poseen gran talento, pero que son presa de las brechas académicas. El abrir las puertas de las universidades regionales a este contingente estudiantil y asegurarles calidad educacional tiene un innegable componente de inclusión social.

Pero, como contrapartida la realidad de los planteles es adversa a tales propósitos: escaso financiamiento estatal o, al menos, insuficiente para poder abordar los requerimientos que se les exige; baja matrícula; y dificultad objetiva para atraer y retener a docentes de excelencia académica y para conformar comunidades científicas relevantes.

El proceso de descentralización debe, por ende, considerar a los planteles estatales, otorgándoles -como muchos han solicitado- un aporte basal regional que les permita compensar los mayores costos que tienen en regiones en la docencia, la investigación y la extensión.