Necrológicas
  • Sonia Galindo Calisto
  • Juanita Yaksic de Ojeda
  • Ruth Loyola vda. de Sarrá
  • Eliana Almonacid Uribe
  • Vitalicia de Lourdes Millaldeo Bórquez
  • Virgilio Manuel Hernández Guajardo
  • Laura López Guerra
EDITORIAL

Velocidad máxima en zona urbana y su fiscalización

Por La Prensa Austral jueves 15 de agosto del 2019

Compartir esta noticia
93
Visitas

Un año se cumplió la semana pasada desde que entrara a regir la nueva ley que redujo de 60 a 50 km/h la velocidad máxima en zonas urbanas.

Con este cambio, Chile dejó de ser el único país de la Ocde que mantenía un límite de zona urbana superior a los 50 kilómetros por hora.

La nueva norma busca mejorar la convivencia vial entre automovilistas, ciclistas y entregar mayor seguridad a los peatones, considerando que el 30% de los siniestros viales está asociado a la velocidad, la que es la principal causa de muerte en accidentes de tránsito.

Quienes incumplan la legislación arriesgan multas que pueden alcanzar los 143 mil pesos, además de la suspensión de la licencia de conducir por hasta 45 días.

Este martes, las autoridades de Transportes y Carabineros hicieron un balance de la nueva ley, dando a conocer que desde agosto de 2018 hasta el pasado mes de julio, en la Región de Magallanes se han notificado cerca de 600 infracciones.

Un factor que no se puede soslayar, es el explosivo aumento del parque automotor en Punta Arenas, que en los últimos 15 años se ha triplicado, con 63 mil automóviles circulando en las calles, lo que acrecienta el riesgo de un accidente de tráfico.

En razón de ello, las autoridades hicieron un llamado a respetar el nuevo límite de velocidad en zonas urbanas y a tomar conciencia de los peligros que puede causar la conducción a alta velocidad.

Actualmente la única forma de notificar infracciones por velocidad, es mediante la utilización de una pistola radar, cuya facultad recae en la autoridad fiscalizadora, Carabineros de Chile.

Empero, la autoridad policial admitió que en Magallanes sólo se disponen de tres de estos aparatos, los que están certificados y permanentemente calibrados.

Las restricciones a los automovilistas deben ser vistas como una forma de generar conciencia y de mejorar nuestra cultura vial, por lo que el llamado es a los usuarios de las vías, a convivir de manera armónica, porque nada sacamos con disminuir la velocidad si seguimos cometiendo imprudencias al conducir o al caminar.