Necrológicas
  • Filomena Cárcamo
  • Raúl Ampuero Ampuero
  • Flor Díaz Retamales
  • René Araya Arancibia
EDITORIAL

Vertedero municipal, un foco insalubre

Por La Prensa Austral sábado 28 de enero del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
260
Visitas

La limpieza de la ciudad ha sido, sin duda, uno de los cometidos que ya está marcando la actual gestión alcaldicia, organizándose diversos operativos de aseo y recolección de basura domiciliaria y chatarras desde el primer día en que asumió Claudio Radonich.

A esto, se sumó una reciente reunión del alcalde con representantes de empresas dedicadas al reciclaje, a fin de incorporarlas a una campaña que comenzará hoy sábado y que incluirá doce barrios de la ciudad.

En contraposición a estas noticias positivas, ayer se confirmó que la secretaría regional ministerial de Salud decretó un sumario sanitario frente al deplorable estado del vertedero municipal, ubicado a sólo 8 kilómetros de la ciudad, al interior de un predio del sector de Leñadura.

La situación –que ya se había advertido en las postrimerías de la gestión Boccazzi- había tenido sólo un arreglo “parche”, pero ahora se agravó por el retiro de las maquinarias que deben compactar la basura que es llevada hasta el lugar por los camiones que diariamente realizan sus recorridos para recoger los desperdicios domiciliarios y comerciales de Punta Arenas.

Como entonces, el problema sería el arrastre de una deuda que mantiene la municipalidad con la compañía que presta tal servicio y, así, desde el miércoles pasado los desperdicios estarían llegando al vertedero, pero sin que se realicen las necesarias labores de compactación de éstos y su cubrimiento con tierra para evitar que papeles, bolsas, botellas plásticas, cartones y otra mugre salga del recinto y vuele hacia sectores aledaños.

Se trata, sin duda, de un problema que amerita una solución urgente de parte del municipio, mucho más si se toma en cuenta que, para evitar un foco infeccioso e insalubre de mayor envergadura, no se decretó, como debió hacerse, la prohibición de funcionamiento del vertedero municipal.