Necrológicas
  • María Bernilda Díaz Oyarzo
EDITORIAL

VII Encuentro de Coros de la Patagonia

Por La Prensa Austral viernes 2 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
Visitas

Desde ayer, Magallanes está siendo sede del VII Encuentro de Coros de la Patagonia, evento que reúne a cerca de doscientas voces de todo el país y del sur de Argentina.

Son doce coros los que tendrán como gala la presentación de mañana en el Teatro Municipal José Bohr.

La primera jornada que se desarrolló anoche en la Catedral de Punta Arenas tuvo momentos memorables, como la actuación del Coro Centenario y un extracto del Canto Selknam, cuya letra e interpretación recordó el imperdonable genocidio de esta etnia.

Este encuentro es organizado por el Coro Italiano, dependiente del Círculo Italiano, el cual ha tenido el mérito de ser uno de los principales impulsores del renacer de la actividad coral en la zona.

Bajo su influjo y con la conducción de Joshua Obilinovic, se han activado o creado otras entidades corales, sumándose al trabajo cotidiano que muchos profesores de música han venido desarrollando más silenciosamente en los diversos colegios y liceos regionales.

El mundo coral es más complejo que una mera reunión de personas que comparten la afición del canto. En él, subyacen y conviven una serie de virtudes que parece pertinente tener en cuenta, sobre todo en la formación de los niños y adolescentes.

Cantar en común un repertorio, muchas veces escogido colectivamente, armonizar voces, convivir y avanzar juntos en el perfeccionamiento de los talentos es una experiencia que marca la vida de los integrantes de un coro.

Otra característica a destacar es que en estas agrupaciones corales impera la generosidad, pues no se recibe rédito económico, sino la satisfacción de expresarse y de encantar a la audiencia. Actuaciones gratuitas y abiertas a la comunidad son parte de esta vocación.

Nuestros niños y jóvenes están bombardeados de ofertas musicales que responden, más bien, a intereses comerciales y cuyas letras son, muchas veces, repudiables ya que reproducen estereotipos de género, entre otros. ¡Cuánto más se les podría aportar incentivando en los establecimientos educacionales la actividad coral! ¡Cuán felices seríamos si todos perteneciéramos a un coro o si asistiéramos a disfrutar de sus presentaciones, ya que la música es necesaria para el bienestar de nuestra alma!