Necrológicas
  • Carmen Alvarez Alarcón
  • Valeria Aguilar Díaz
EDITORIAL

Vivienda propia, un anhelo hecho realidad

Por La Prensa Austral sábado 6 de agosto del 2016

Compartir esta noticia
90
Visitas

En la víspera, 206 fa-milias recibieron las llaves de su casa en un sector de Punta Arenas, acto en el cual los beneficiados expresaron su emoción y agradecimiento a los funcionarios y sistema público que hicieron posible que hoy cuenten con una vivienda propia.
En el intertanto, el gobierno ha estado entregando subsidios habitacionales, como lo fue recientemente lo sucedido a mitad de julio pasado en que 115 grupos familiares accedieron a tal aporte estatal, el cual les permitirá construir o comprar su primera casa y que pertenecen a sectores emergentes y a sectores medios.
De tal forma y pese a diversas dificultades, se sigue avanzado en estos procesos tendientes a buscar hacer realidad el anhelo de toda persona y familia de contar con una vivienda de su propiedad.
Según la Casen 2013, a nivel nacional se ha mantenido estable la proporción de hogares con déficit entre los años 2009 y 2013. También consigna que es mayor la falta de viviendas en los sectores urbanos, ya que allí existen más requerimientos por allegamiento externo e interno hacinado.
De la misma encuesta se desprende, también a nivel nacional, que la cantidad de familias con déficit es mayor en los primeros quintiles, mientras que va disminuyendo en relación con el aumento de ingresos.
Hace tres años, se estimaba que había una demanda no satisfecha de unas tres mil viviendas en Magallanes, siendo la falta de terrenos para construir una de las mayores problemáticas.
Gracias a la comprensión del Consejo Regional, se han ido adquiriendo paños de tierra que están aptos para tales edificaciones y se han ido entregando -aunque más lento de lo esperado en varios casos- las casas y/o departamentos básicos a familias de ingresos más bajos, muchas de las cuales quedan sin deuda.
Si bien tales esfuerzos han sido importantes, se requiere, entre otros pasos, que se apruebe, por fin, el cambio del plan regulador de Punta Arenas, lo cual permitirá que se agreguen zonas en las cuales será factible levantar viviendas que serán asignadas vía subsidio habitacional tanto como para que las constructoras privadas puedan seguir desarrollando sus propios proyectos, destinados a estratos socioeconómicos medios y altos, donde también existe una gran demanda insatisfecha.