Necrológicas
  • María "Mila" Muñoz Gómez
  • Herminda del Carmen Contreras García
  • Belarmino Segundo Burgos Vásquez

Carnero Jarita

Por La Prensa Austral domingo 28 de junio del 2015

Compartir esta noticia
649
Visitas

Sucedió este jueves a sólo un día del triunfo de Chile ante Uruguay por 1-0 y que significó para nuestro país el paso a semifinales de la Copa América. La victoria contagió incluso el ambiente de las actividades programadas en la visita a Punta Arenas del ministro de Agricultura, Carlos Furche, quien sostuvo diversas reuniones con ganaderos y agricultores de la zona.

Como parte de su agenda, el secretario de Estado contempló un recorrido a los trabajos que hoy se realizan en el Centro de Genética Ovina Tres Chorrillos, de propiedad del empresario regional José Marín Antonin, en la Estancia Pecket (a 55 kilómetros de Punta Arenas).

En el lugar, los expertos mostraron a Furche los procesos de inseminación y para ello contaban con la presentación de su carnero estrella. Con la oveja ya preparada, la expectativa de los asistentes era creciente… luego de tensos segundos de espera e indecisión, el lanudo se lanzó a su cometido y, en un abrir y cerrar de ojos (literalmente), cumplió con la labor encomendada y se retiró con la frente en alto. 

La visión de los más experimentados por cierto fue de aprobación ante la normalidad de la situación, pero había quienes nunca habían presenciado este procedimiento y se admiraron por la brevedad del mismo. Tanto así que luego de la vertiginosa performance del carnero, una de las asistentes exclamó a unas personas a su alrededor: “¿y eso fue todo?”. Las risas claro, fueron inmediatas en quienes oyeron el comentario, con alguna observación del tipo “¿y qué esperabas?”. El animalito, obvio, nunca sabrá que su rápida pasada fue homologada incluso al ataque furtivo del chileno Gonzalo Jara al uruguayo Edinson Cavani en el partido copero del miércoles.

Al final de la jornada y, ante la duda respecto de la identidad del carnero, se consultó a José Marín por el nombre del animal, a lo que contestó entre risotadas: ¡Jarita!