Necrológicas
  • Salvador Yeber Campos
  • Francisco Antonio Catalán Leiton
  • Silva González Cárcamo
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Una semana poco feliz para la Libertad de Prensa

Por La Prensa Austral domingo 8 de mayo del 2016

Compartir esta noticia
330
Visitas

La vida siempre ofrece paradojas y la realidad siempre supera a la ficción. Fue así como la semana que está culminando fue poco feliz en términos de la dignidad y respeto que deben las autoridades a los periodistas y al ejercicio de esta profesión justo cuando se conmemoraba el Día Mundial de la Libertad de Prensa, el pasado 3 de mayo.

Para muestra, sólo dos botones:

1.- Prensa y Presidencia

La reciente visita de la Presidenta Michelle Bachelet -quien llegó justo el Día Mundial de la Libertad de Prensa- no distó mucho de lo que han sido otras ocasiones, en cuanto al secretismo de sus actividades y escasa posibilidad de que los periodistas pudieran acceder a ella y formularle preguntas.

Medidas de seguridad extremas, acceso restringido de los medios a ella -sólo dos tuvieron la posibilidad de hacerle una entrevista extensa- marcaron las dos jornadas. Si no fuera por el recorrido que realizó a bordo del Crux Australis y por valientes periodistas que se abalanzaron hacia ella durante esta inspección, poco a poco se le habría podido consultar.

Como si esto ya no fuera poco, la furia que debió enfrentar este medio de parte de la jefa de Prensa de la Presidencia resultó el colmo. La asesora comunicacional representó de mala forma su malestar por la forma cómo se había encarado el primer día de la visita de Bachelet, cuestionando titular y contenido de las notas, tanto como que se adelantara que ese día comenzaba con la reunión del gabinete regional.

Además, cuando se le consultó qué se debía hacer para obtener una entrevista la próxima vez que Bachelet pise suelo magallánico, la asesora dijo que se debía enviar un correo con tal solicitud y que ésta sería evaluada. Sin embargo, remarcó que veía difícil la posibilidad, pues tendrían que ser masoquistas para ir a medios donde los tratan mal.

Que juzgue el pueblo.

2.- Boccazzi, el sarcástico

Pero, no sólo desde el nivel central se vivenciaron actitudes reñidas con la Libertad de Prensa, sino que también nuestros criollos líderes dieron muestra de aquello.

El diccionario tiene dos acepciones para definir el término sarcasmo. La primera representa bastante lo sucedido en medio de la última sesión del Concejo Municipal de Punta Arenas: “Dicho irónico y cruel con que se ridiculiza, humilla o insulta”.

Aparentemente enfurecido -ánimo bastante común en él-, el alcalde Emilio Boccazzi no le quitaba los ojos encima a la periodista de este medio que cubre dicho sector, más atento a sus actos que a lo que estaban hablando los concejales. Quizás, ofuscado por algunas de las últimas informaciones publicadas donde se recogían denuncias que afectan al accionar del municipio y la Corporación Municipal.

Sobrepasado y enceguecido por sus sentimientos, arremetió con sarcasmo dando instrucciones al reportero gráfico de este medio que había concurrido a sacar fotografías, remedando a la periodista e indicándole que debía sacar tal y cual foto según lo que -presumía- le había pedido la profesional. La situación fue incómoda e impropia viniendo de una jefatura de alta investidura, como es el alcalde de una ciudad, quien tiene, además, al presidente regional del Colegio de Periodistas liderando el departamento comunicacional.

Ambos profesionales se sintieron expuestos y hostigados públicamente, siendo esta actitud demasiado recurrente en las sesiones del Concejo Municipal. Dicho sea de paso, ninguno de los señores concejales abrió la boca.

Que el pueblo juzgue otra vez.