Necrológicas
  • Agustina del Carmen Cea Gómez
  • Héctor Julio Perriere Alvarado
Coronavirus

Campeonatos virtuales y enseñanza en línea permiten que ajedrecistas sigan progresando

Por La Prensa Austral lunes 13 de abril del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Deporte ciencia ha mermado su interés en los más chicos

A través de la plataforma Lichess.org, jugadores de toda la Patagonia chileno-argentina disputan partidas rápidas. En este grupo destaca la jovencita magallánica Ignacia Hurtado, de 13 años y continuadora de la tradición que han forjado sus hermanos Matías y Rodrigo

“El nivel y la participación de los chicos ha bajado un montón con el pasar de los años, Magallanes solía ser potencia a nivel nacional de ajedrez pero hoy por hoy no es ni la sombra que solía ser”, es el duro diagnóstico que hace el jugador José Rojas, de 18 años, sobre la realidad del ajedrez a nivel regional. Y claro, una disciplina que requiere de estudio y concentración, tiene que competir contra otras distracciones mucho más llamativas, como los videojuegos y los celulares.

Pero la práctica del ajedrez mantiene cierta tradición en Punta Arenas, con torneos escolares como el de La Prensa Austral. Un impulsor de siempre del deporte ciencia es el profesor Christian Bordoli, uno que como tantos, permanece en su casa por la cuarentena. Producto de esta emergencia sanitaria, no se pudo realizar el torneo Patagonia, que tradicionalmente se realizaba en Semana Santa, con competidores de Chile y Argentina.

Pero ante esta dificultad, surge la tecnología como un aliado importante. “El ajedrez aquí en la Patagonia tiene varios componentes atípicos. Con nuestros amigos de Ushuaia, Río Grande, Laguna Blanca y Punta Arenas nos encontramos comunicados a través del WhatsApp lichessdelapatagonia y todos los días hay torneos o line de partidas de blitz (entre tres y cinco minutos) integrándose jugadores de todo nivel y edad, hasta maestros internacionales y grandes maestros. Lo que por una parte sirve para mejorar el nivel a través de la práctica y nos une más como Patagonia ajedrecista”, valoró Bordoli.

El profesor de ajedrez, pese a que los niños no se incorporan a este deporte como antaño, destaca que “hay varios niños y jóvenes de la Patagonia que están jugando y eso es muy bueno, porque en el ajedrez la edad no es un impedimento para poder practicar y relacionarse. El ajedrez, como pocos deportes hoy se ha tomado a nivel mundial las redes sociales y se ha masificado aún más por el uso de internet, nos permite mantener altos niveles de concentración , activa la mente poder relacionarnos en tiempo real con personas de otros lugares, al tiempo de poder seguir practicando deporte pese a estar en cuarentena”, opinó Bordoli.

El torneo online

José Rojas es uno de los que participa en este campeonato a través de la plataforma web liches.org. donde se disputan partidas rápidas. “Generalmente se hace un torneo todos los días entre las 20 y 22 horas. Por ejemplo, hoy nos tocó jugar con Tierra del Fuego, a 20 tableros, es decir, que participarán en total, 40 jugadores.

Pero en esta plataforma participan principalmente jugadores adultos, con una excepción, la jugadora de 13 años, Ignacia Hurtado Bahamonde.

Siguiendo una tradición de sus hermanos Rodrigo y Matías, destacados exponentes de los tableros en Magallanes, la estudiante del Colegio Cruz del Sur. “Es primera vez que participo en un torneo online, es complicado porque son adultos y tienen más nivel de juego. A veces cuando se corta el internet, no puedo jugar. Además, son partidas rápidas, de tres minutos”.

Su padre, Heriberto apunta que esta plataforma ha tenido un gran auge en todo el mundo, a raíz del avance del coronavirus. “Se están jugando alrededor de 300 millones de partidas diarias en todo el mundo a raíz de la pandemia, tuvo un alza fulminante. El ajedrez hoy día sólo se puede jugar online y las partidas deben ser rápidas para que los jugadores no usen módulos (programas computacionales que pueden indicar los mejores movimientos)”.

Ignacia recuerda que aprendió desde chiquitita. “Mi papá me enseñaba a mover las piezas, pero mi primer torneo fue a los 8 años en La Prensa Austral. Salí campeona Sub 8”. Ha sido tanto el interés que ha mostrado que “estuve todo el verano practicando tres veces a la semana, de 5 a 7 de la tarde, y otros días, dos horas. Acá practico los miércoles y viernes de 3 a 5 de la tarde”.

Sin embargo, en este campeonato online, ha notado la diferencia con sus rivales, que le llevan años de ventaja. Pese a ello, no se frustra y lo toma como parte de la experiencia que debe ir adquiriendo. “El campeonato dura una hora y se hace desde que empezó la cuarentena. Son todos adultos, grandes maestros y juegan muy bien”.

Obviamente, Ignacia ha ido observando el desarrollo de sus hermanos Rodrigo y Matías a quienes no duda en calificar como sus referentes. “Son campeones nacionales, juego casi todos los días partidas con mi hermano Matías”.

Para su padre, es una alegría ver cómo han ido creciendo todos en torno a este deporte. “Como papá me siento orgulloso de haberles enseñado desde los 5 años a cada uno a jugar ajedrez, un deporte de mucho cálculo, estrategia, y decisiones, que les ha servido para desarrollarse en lo personal, a tener muy buenos amigos y amigas, y que hasta el día de hoy es su pasión”.

Rodrigo Hurtado es el mayor de la dinastía y con 32 años ya ha sido campeón regional por cinco años consecutivos. Sobre los beneficios que entrega el ajedrez a los niños, es claro: “es un juego primeramente, por lo tanto, le va provocar diversión e inconscientemente van a estar trabajando su pensamiento crítico, toma de decisiones, control del primer impulso; van a tener geometría, letras, número, cálculo y de alguna manera, eso se proyecta en su vida futura, en cada paso que vayan dando”.

Para Hurtado, las plataformas online “nos ayudan bastante a los ajedrecistas, hay muchos videos interactivos, mostrando los tableros, cada una de sus piezas, los movimientos y cómo empezar a jugar. Youtube y el programa Pequeño Fritz, y material literario, el ajedrez es el deporte que más literatura tiene, así que formas de aprender hay en todas partes.

Sobre el panorama regional, Rodrigo Hurtado destaca la labor que han desarrollado los profesores Christian Bordoli y Mauricio Fernández en la iniciación y formación de deportistas. “Lo que falta son entrenadores. En su momento, Luis Dobson, era el encargado de prepararlos para competencias nacionales e internacionales, uno de los mejores que ha tenido Punta Arenas. Eso se necesita, un entrenador que pueda pulir este juego, y prepararlos, más que talento o ganas, que eso lo tienen”.

Un desafío

Como ya se ha señalado, el ajedrez local ha sufrido una importante disminución de cultores en edad escolar. Es lo que ha visto José Rojas durante estos años, ya que a sus 18 años ya cuenta con una experiencia significativa en los tableros: “Empecé en el Liceo San José, donde tuve la suerte de encontrar gente muy buena, que me apoyó de forma económica y afectiva para progresar en el ajedrez.

Entre sus logros, Rojas fue sexto de Chile en el Campeonato Nacional de Menores del año pasado, categoría sub 18. Además, obtuvo campeonatos locales y regionales, como sus tres títulos de campeón consecutivos en el torneo La Prensa Austral, en las categorías sub 16 y sub 18. Por último, su más reciente e importante éxito, el tercer lugar en ajedrez rápido en la categoría Open, del nacional Blitz.

Ese bagaje hace que Rojas tenga una visión crítica del ajedrez escolar: “Me llama la atención que, habiendo un ajedrez adulto tan fuerte en la región, un ejemplo de ello es el último torneo interclubes que se hizo con clubes de todo el país, y Magallanes salió segundo, el nivel del ajedrez escolar sea tan bajo. Es generalizado que no hay interés por estudiar o aprender, no sólo se ha bajado el nivel, sino que a nivel cuantitativo, cuando era chico, recuerdo haber visto torneos muy grandes, con 80-90 chicos jugando en el San José o el Insuco. Y hoy por hoy, que he tenido que ayudar a hacer torneos, la tasa ha bajado mucho, he visto torneos con 20-30 chicos, no más que eso”, lamentó.

Falta de apoyo

Sobre las razones que ve ante esta disminución, el ajedrecista cree que “falta ajedrez en las escuelas y profesores, sin contar la falta de apoyo generalizada que hay en el deporte chlleno”.

Quien también entregó su visión sobre este panorama fue el profesor Mauricio Fernández, que ha estado a cargo de las delegaciones de ajedrecistas a los Juegos Escolares.

“El panorama de la región, el interés y el nivel han bajado, principalmente en los colegios públicos, donde hace muchos años no se realiza un trabajo serio con las escuelas. Los trabajos que se han hecho a nivel público han sido llevados a cabo por aficionados, profesores y funcionarios, que tratan de implementarlo por su cuenta, pero no hay una política real de desarrollar las Acles en general. Sobre las generaciones, sí se ha hecho más complejo, aunque no debiera, por la inclusión de los celulares y medios digitales, los chicos dedican menos tiempo a actividades extraescolares y también, tienen menor concentración y más impaciencia, por lo que cuesta más realizar estudios y entrenamientos serios con las generaciones nuevas, aunque a nivel competitivo ese problema lo enfrentan todas las regiones del país, e incluso del mundo”.

A pesar de este panorama desalentador, Fernández destaca que el ajedrez tiene un aspecto competitivo, pero también el educativo, pues ayuda a desarrollar habilidades matemáticas y algunas instituciones del ámbito privado o particular subvencionado, han desarrollado proyectos ajedrecísticos para mejorar las habilidades matemáticas y de atención. En ese sentido, ha sido una herramienta aunque no se refleje a nivel competitivo, por el poco trabajo de especialistas del ajedrez en Punta Arenas”.

En este tema de formación está la clave, porque si bien un niño puede que no quiera desarrollar una carrera en esta disciplina, ésta sí puede serle de mucho provecho para lo que desee realizar en su vida. Al respecto, José Rojas destaca que como juego es muy interesante, “es simple, porque solamente se necesita un tablero y la piezas. Si vemos más profundo, desarrolla muchas capacidades cognitivas como la concentración, la capacidad de toma de decisiones y en el contexto de la cuarentena, me parece una excelente oportunidad para que los chicos se informen, conozcan el juego, de qué se trata y eso le servirá para estudiar. En mi propio caso, cuando comencé, subí inmediatamente mis notas, el método de estudio mejoró, desarrolla mucho la concentración, que es algo que les servirá mucho en su vida”, finalizó el ajedrecista.

Fotos cedidas