Necrológicas
  • Sergio Aurelio Valenzuela Alarcón
  • Mónica Cayul Dodman
  • Patricia Ivonne Aravena Aviles
  • Ida Muñoz Oyarzún
  • Juan Ramón Cárdenas Navarro

Club de taekwondo Tae Jin desarrolla la personalidad de una treintena de niños

Por La Prensa Austral lunes 21 de octubre del 2019

Compartir esta noticia
191
Visitas

El viernes cumplieron 7 años de trabajo

A través de este arte marcial, chicos y chicas de 4 a 17 años han aprendido diversas técnicas, pero también valores para desarrollarse en su vida cotidiana. Hace poco compitieron en Quellón, Chiloé, con buena cosecha de medallas

En la calle Pedro Sarmiento de Gamboa esquina Ernesto Hobb, en el barrio Croata, funciona desde hace siete años, el club de taekwondo Tae Jin. Fundado el 18 de octubre de 2012, actualmente está formado por treinta niños y jóvenes, de 4 a 17 años, que hace un par de semanas viajaron a Quellón, Chiloé, para participar en un campeonato nacional, donde obtuvieron gran cantidad de medallas.

A cargo del club está la instructora Jennifer González, quien junto al ayudante técnico José Luis Ojeda, enseñan y dirigen a los niños en este arte marcial. La expedición a Quellón fue exitosa, tanto por la cosecha de preseas como por el beneficio que otorga a los niños el salir a competir en otra región. “Tenemos un gran grupo de trabajo de apoderados, en el que gracias a eso hemos podido lograr el sueño de los chicos, que era salir de la región a competir. Es la segunda vez que vamos a Quellón, pero también hemos ido a Río Turbio igual y nuestra expectativa es ir a Santiago el próximo año o Panguipulli, que tiene otro torneo importante de taekwondo”, destacó José Luis Ojeda. Muchos de los participantes han llegado de otras escuelas, pero la mayoría se ha formado en esta academia y con buenos resultados en distintas competencias.

Para el instructor, un aspecto muy importante para los chicos ha sido su desarrollo personal, porque “muchos llegan con detalles de personalidad, son tímidos, ninguno viene con la intención mala de aprender el deporte para golpear o aprovecharse de la circunstancia, pero se desarrollan motrizmente, perfeccionan su personalidad, mejoran su autoestima, disciplina, porque así como vienen niños tímidos, hay otros muy hiperactivos, y con el taekwondo les sirve para gastar esa energía que tienen”, destacó Ojeda.

En algunos casos, hay deportistas en que su entusiasmo es desbordante y otros que aún mantienen timidez. Pero a la hora de entrenar y perfeccionar sus técnicas, todos se unen.

Valentina Soto es una de las más antiguas de la academia, junto con su hermano. Tiene 15 años y practica taekwondo hace siete años. “Empecé en el colegio, me llamó la atención y me gustó la forma de compartir con los compañeros de una forma distinta. Como a los 10 años me entusiasmé más, me ha ido bien en resultados”, destacó la estudiante de la Escuela La Milagrosa, que luce cinturón rojo.

El ayudante técnico José Luis Ojeda destacó que Valentina, “está participando de otro estilo de competencia del taekwondo, que es poomse, porque ella, en una actividad de Centro de Alto Rendimiento de la región, se dislocó la rodilla y no puede tener competencias por el riesgo. Así que descubriendo nuevos estilos, probó con la categoría Poomse, en la que obtuvo segundo lugar. Se ha ido perfeccionando, ha ido a seminarios”.

Britany Peranchiguay participó en preinfantil y practica esta disciplina hace un año. “Entró porque su vecino iba, decidió probar y de ahí no la pude sacar más, le encantó”, indicó su mamá. “Duelen un poco las caídas, pero no me he desanimado. De repente un golpe en la pierna, pero nada grave”, comentó.

Axel Navarrete Alvarez, del tercero A del Colegio Francés, recordó que “me uní este año al club y antes estuve en otro. Me gusta cuando dan las patadas, me gustan los combates. Una vez cuando fui a Quellón tuve una caída”.

Juan David, de cuarto básico del Colegio Adventista, lleva dos años. “Entré a practicar esto por el autocontrol, era muy acelerado. A veces me desanimaba un poco, pero en Quellón saqué medalla”.

Fotos Gerardo López