Necrológicas
  • Juan Ramón Cárdenas Navarro
  • Alejandro Barría Barría
  • Antonella Milagros Cárdenas Mancilla
  • José Olivero Alvarez Zúñiga

Cuatro magallánicas se la juegan por quedar en la Selección Chilena de hándbol

Por La Prensa Austral lunes 29 de julio del 2019

Compartir esta noticia
1.256
Visitas

En el gimnasio Fiscal entrenaron 32 jugadoras

Bajo la dirección del DT Javier Cárdenas, desde el 18 de julio, el grupo ha estado sometido a intensas sesiones de entrenamiento de seis horas diarias. El primer objetivo es un torneo Sudamericano que se disputará en noviembre, a la que deberán quedar 21 deportistas

Cristian Saralegui – csaralegui@laprensaaustral.cl

Fotos Rodrigo Maturana

Por primera vez, una selección nacional de hándbol realiza una concentración en Punta Arenas. En este caso, la Infantil Sub 14. El responsable es el entrenador Javier Cárdenas, que se encuentra desarrollando una planificación que contempla prácticas en distintas ciudades del país y que apunta a un torneo Sudamericano, que se celebrará en noviembre. Pero la idea a largo plazo es que este grupo sea la base para algún campeonato mundial.

De esta forma, desde el 18 de julio, 32 jugadoras se encuentran cumpliendo un intenso programa de entrenamiento, tanto físico como táctico, con sesiones de seis horas diarias, que culminaron el sábado, con el regreso de algunas de ellas a sus respectivas ciudades. Tras esta concentración, Javier Cárdenas y su staff técnico, seleccionarán a 21 jóvenes para que formen parte del representativo nacional.

En este contingente de 32 jugadoras, cuatro magallánicas buscan su espacio en la lista final. Valentina Arriado, que cursa primero medio en el Colegio Miguel de Cervantes; y Fernanda Guerra, del mismo establecimiento; Josefa Alarcón, del Liceo Experimental Umag y la natalina Amanda Cerda, del Colegio Puerto Natales. Estas tres últimas van en octavo básico.

Las cuatro reconocen que el entrenamiento ha sido extenuante, con un nivel de exigencia al que no estaban acostumbradas, pero conscientes de que es la única manera de lograr el éxito. Por eso, con alegría y esperanza asumen su condición de preseleccionadas, teniendo claro también, que si no quedan en esta ocasión, tienen años para mejorar y llegar a representar al país.

Valentina Arriado juega de central y reconoce que “en este deporte te va a pasar algo sí o sí, entonces una sabe que nunca puede estar libre de dolor”.

Valentina Arriado, que no pudo participar en la sesión del viernes, producto de una lesión, expresó que la experiencia ha sido “muy bakán, porque puedes convivir con tus amigas, pero igual es muy duro, porque son seis horas diarias, te cansas caleta, entonces en los horarios de descanso, altiro dormir”, reconoció la jugadora, que lleva cuatro años jugando hándbol.

En su puesto de central está clara que tiene que ir al choque y bloquear a las rivales, y por lo que el temor a una lesión siempre está presente, “porque en este deporte te va a pasar algo sí o sí, entonces una sabe que nunca puede estar libre de dolor. Ya estoy acostumbrada, pero como que al hacer ‘kine’ me ayuda”. Valentina intentó estar en a la concentración el año pasado, pero “había más chicas en mi posición y no logré entrar, pero eran distintos profes igual. Quiero seguir entrenando para tratar de quedar en juvenil e ir al mundial junior”, resaltó como meta.

Josefa Alarcón lleva tres años practicando hándbol y juega de lateral izquierdo.

Para Josefa Alarcón, “esta experiencia ha sido realmente buena, porque me ha enseñado muchas que no sabía, especialmente por la posición en que uno juega, soy lateral izquierdo. Llevo tres años practicando y lo más destacado ha sido vivir esta experiencia, es distinta la exigencia y lo que uno practica. Obviamente todos los que están acá quieren ser seleccionadas, pero si una no queda, tiene que seguir luchando. Mi sueño es quedar en esta selección y seguir practicando”.

Fernanda Guerra reconoce que el desgaste físico ha sido grande. “Como me queda otro año, la idea es tratar de mejorar lo más posible a ver si puedo quedar. Empecé a jugar a principios del año pasado, estábamos en la Acle de gimnasia y nos pasaron la asignatura de balonmano y me llamó a entrenar por el colegio, que me llevó al Cer (Centro de Entrenamiento Regional) y luego a esto. Mi sueño sería quedar en una selección juvenil para llegar más arriba”.

Fernanda Guerra comenzó a jugar a principios del año pasado y ya es preseleccionada nacional.

En términos específicos de esta concentración, Guerra destaca que “además del entrenamiento uno tiene que alimentarse bien y dormir las horas suficientes para poder recargar energías y dar el máximo de entrenamiento. Tengo harto que aprender, me falta más confianza, me da miedo ‘echarme’ las cosas, que se me vaya algún pase, me falta meterme un poco más en el juego”, se autoanaliza.

Finalmente, para la natalina Amanda Cerda ha sido un cambio radical el que ha vivido en estos días, “porque pasar de entrenar una o dos veces a la semana a practicar diez días seguidos, seis horas diarias es harto, pero bonita experiencia, se conoce gente nueva, otra exigencia de los profesores, disciplina. Mi hermano mayor jugaba hándbol, entonces como yo tiraba fuerte cuando ayudaba a mi hermano a practicar, me dijo que me metiera, probé y al profesor le gustó y motivó para que siguiera”.

Amanda Cerda llegó de Puerto Natales a formar parte, primero del Centro de Entrenamiento Regional, y luego de la preselección chilena.

Una semana antes de la concentración, Amanda ingresó al Centro de Entrenamiento Regional. “Ahora en las vacaciones no ha sido complicado, pero cuando empiecen las clases, tendré entrenamientos los viernes y sábado, entonces salir de clase más temprano y altiro volver, hay que ver como voy”. En todo caso, se toma el tema con calma, pues “como recién entré, el profe dice que a un Sudamericano no es tan probable que vaya, es mi primera concentración, pero es bonita experiencia. Sería bakán quedar, pero si no, seguir entrenando y en otra ocasión, probarme de nuevo”.

La voz del entrenador

Desde enero, el entrenador Javier Cárdenas ha probado a 85 jugadoras en seis concentraciones en distintas ciudades del país.

Javier Cárdenas explica que ya han realizado seis concentraciones durante este año. Partieron en enero en Los Angeles, febrero en Machalí; marzo, abril, mayo en Santiago; junio Los Angeles, más la actual. “Es la primera vez que viene la selección nacional de balonmano. Como yo soy el entrenador de esta selección y soy de Punta Arenas, traté de traer a las niñas para que la gente que hace balonmano en la región tuviera la oportunidad de ver a las mejores exponentes de esta disciplina”, expuso Cárdenas, que además invitó a dos entrenadores de Arica, uno de Coquimbo y dos de Machalí.

Pero más allá de que sea oriundo de Punta Arenas, hay una razón especial: “La visión que tiene un entrenador de regiones es muy diferente a la que tiene uno del centro. Yo tengo claro lo que criticábamos los entrenadores que no se hacía en las selecciones y trato de enmendarlo en cierta manera, sabiendo que es necesario ir a las regiones. Hubiese sido bueno que vinieran los entrenadores de balonmano para ver nuestra realidad. Por ejemplo, el entrenador de Coquimbo ha podido notar la realidad y las carencias de sus jugadoras. Lo que trato de hacer es que estos entrenadores mejoren a sus deportistas antes de enviarlas a la selección, deben mejorar en los clubes, llevo seis meses de nivelación de técnica y táctica individual. Es más importante que este grupo en cuatro años más vaya a un mundial a que sea campeón en un Sudamericano, porque hoy Chile terminó el Mundial Junior, en España, donde se le ganó a Argentina por tres goles, inédito, nunca se le había ganado en sub 21 y eso es lo importante, que esta base de la pirámide sea firme para que cuando vayan a los mundiales, lleguemos a ganar lo que nunca le hemos ganado”.

Es por eso que para Cárdenas, hay metas a corto y mediano plazo. “El principal es que este grupo, en cuatro años más llega a un mundial, es como la preparación base y evidentemente el objetivo siempre es superar el resultado anterior en el Sudamericano”.

Respecto de las jugadoras magallánicas, indicó que “estas cuatro niñas que son de este programa están buscando esa instancia de quedar, porque son 32 jugadoras, pero solamente quedan 16. Es una preselección y la importancia de esta concentración es que de las 32, solamente quedarán 21, vamos a dejar tres por puesto y ahí se hace un corte grande de lo que queda de aquí a noviembre. Entre enero, febrero y marzo vimos a 85 jugadoras a lo largo del país y de ellas, las mejores exponentes están aquí. De ahí nos preparamos para noviembre con esas 21 y de a poco se irá reduciendo o cambiando gente, no quedan descartadas de inmediato”, concluyó Cárdenas, que en este trabajo ha contado también con el trabajo de los preparadores físicos Jonathan Mancilla y Manuel Vera, además de tres kinesiólogos.