Necrológicas

Frustrados deportistas locales lamentan suspensión de los Juegos de la Araucanía a causa de la emergencia sanitaria

Por La Prensa Austral lunes 25 de mayo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Región de Los Lagos era la sede de este año

Los judokas Aranza Burgos y Esteban Cárcamo, más el nadador Matías Alvarado, se preparaban para su última competencia, con altas expectativas

“Sabemos la importancia que tienen estos Juegos de la Araucanía para nuestros deportistas, pero, considerando la cantidad de gente que participa de este evento y la situación que se vive en Argentina y Chile, era la mejor decisión, tanto a nivel sanitario como de seguridad de todos los involucrados. Hoy en día el tema prioritario es velar por la salud, por lo que la decisión de suspender los Juegos de la Araucanía se basa en torno a cuidar a nuestros deportistas. Además, existe el tema de los entrenamientos, ya que no han existido condiciones normales y estamos en una situación atípica, la que también afectaría el nivel de la competencia y del evento”.

Estas palabras de la seremi del Deporte, Odette Callahan, ratificaron aquello que se intuía: que este año no se iban a disputar los Juegos de la Araucanía. El lamento fue mayor en la Región de Los Lagos, la sede establecida para esta edición, pero los deportistas involucrados quedaron tristes por esta medida, que se suma a todos los cambios de planes que ha traído la pandemia por Covid-19.

Por primera vez en sus 28 años, no se realizarán los juegos. Una decisión que si bien es comprensible, dado el contexto nacional y mundial, no deja de entristecer, especialmente, a aquellos deportistas que, por su edad, tenían éste como su último año en esta tradicional competencia deportiva escolar.

Resignación

Aranza Burgos es una de ellas. La judoka tenía como meta para este año, lograr la medalla de oro en su disciplina, la misma que le había sido esquiva en años anteriores, de ahí su frustración. “Desde que terminó la competencia del año pasado, los juegos pasados, tenía pensado sacar oro. Me puse esa meta, entrené y así estuve hasta antes de entrar la cuarentena. Y al saber que no se iban a hacer los Juegos, me bajonié un poco, porque me estaba preparando muchísimo para sacar adelante mi carrera deportiva y de la región. Es una gran competencia, tenía todas las ganas de ir, porque el año pasado estuve a punto de lograrlo, pero no pude sacar oro; siempre fue tercer lugar, además que llevo muchísimos años entrenando judo, pero gracias a los profes (la sensei Sandra Moreno, el preparado físico Manuel Vera; el metódologo del IND, Raidel Ladley y la nutricionista Carolina Moratinos) ya el tema de bajón no es tanto, al final tengo otras metas para cuando se pueda volver a la normalidad y sigo entrenando a full, porque aunque no se hagan los Juegos de la Araucanía, tengo otras competencias más adelante”, destacó la judoka, que habría asistido a sus quintos juegos.

En esa línea, la deportista indica que, pese a que en el corto plazo tiene que esperar, como todos, que pase la emergencia sanitaria, “a ver si se puede hacer algún Regional o Nacional y esperar si sale algún calendario. Lo que es más seguro que se haga, el próximo año, son los Juegos Deportivos Nacionales donde tengo la meta clara de sacar un podio y competir”.

El año pasado, Aranza Burgos, que lleva 11 años practicando judo, estuvo en la selección nacional, tras postular a un proyecto, y entrenó todo el año con el plantel. Mi idea primero es sacar mis estudios adelante, mi enseñanza media (actualmente se encuentra cursando un 2×1) y de ahí continuar entrenando, con la idea de volver a la selección chilena para asistir nuevamente a un Panamericano o Sudamericano.

Otro judoka que lamenta esta medida es Esteban Cárcamo, que junto a su hermano José, han logrado destacar. “No sabía que se habían suspendido. Aunque se suspendieron casi todos los eventos del año. En abril había un primer nacional, igual que en mayo teníamos otra competencia”, recordó.

Más encima, el año pasado no pudo asistir a los Juegos de la Araucanía, “por el tema de la licenciatura del liceo, y este año tenía pensado sacar el primer lugar, que fue el que conseguí el año antepasado”, indicó Cárcamo. Por lo menos, no se quedó con la espina de no haber logrado medalla de oro. El que sí podrá asistir el próximo año es su hermano José.

Cárcamo lleva casi 12 años practicando judo y, por eso, pretende continuar en esta disciplina. “La idea es seguir entrenando y llegar a la universidad; no sé si llegar a la selección nacional, aunque obviamente está en los planes de todos los judokas de alto rendimiento, pero sí continuarlo en la universidad, para seguir representando a mi región”.

Además de lo deportivo, lo que más recuerda con cariño es de los Juegos de la Araucanía es “la organización y eventos que se hacían, llegaba gente de todos lados, aparte que teníamos muchas cosas que hacer, había otros deportes y era muy entretenido”.

Le afectó sí la inactividad de los últimos meses, porque “no he podido conectarme con mi sensei a los entrenamientos por Zoom. Igual estoy saliendo a trotar y haciendo cosas para no quedarme parado, porque el cuerpo no aguanta estar sin hacer nada”, concluyó Esteban Cárcamo que egresó el año pasado del Liceo Juan Bautista Contardi y pretendía este año entrar a Nutrición.

Nada de nado

Si hay un deporte que se ha visto afectado por este tema de la pandemia es la natación, porque por más clases online que se puedan realizar y entrenamientos en casa, para ellos no hay nada que se iguale a entrar al agua. Y uno de los deportistas destacados en esta disciplina es Matías Alvarado, que también estaba mentalizado para sus últimos Juegos de la Araucanía.

“Para mí era importante, para postular a becas deportivas para cuando entrara a la universidad. Por eso me afectó mucho saber que no se hará y la incertidumbre de que el próximo año van a permitir nadar a los que tenían que terminar este año”, explicó Alvarado, que participó en todas las ediciones desde el 2016, por lo que se planificaba para su quinto año en los juegos, para lo cual su meta era aspirar a una medalla.

“El año pasado saqué quinto y sexto lugar en dos pruebas, y este año esperaba el tercer lugar en alguna de ellas, 200 metros mariposas y 400 metros combinado”, reveló el nadador, que cursa cuarto medio en el Colegio Charles Darwin.

Actualmente, entrenan vía Zoom, la parte física, “pero si es difícil cuándo podremos volver al agua, más difícil es saber cuándo volveremos a la competencia”.

Para Matías Alvarado, este período sin poder entrar a la piscina ha sido extraño. “Hay deportes que no es tanto el cambio, pero para los que hacen natación, entrenar en seco es la mitad del trabajo que uno hace, entonces afecta mucho”. Por ello, se tiene que conformar con trabajo abdominal, fuerza con peso corporal y cardio, como trote o respiración para el tema aeróbico. Pero también afecta en lo mental: “Muchos de nosotros nos relajamos cuando vamos a entrenar, aunque sean prácticas duras y competitivas, el hecho de no estar haciéndolo igual estresa, se nos cortó la rutina de golpe”.

Alvarado cuenta además que, aparte de los Juegos de la Araucanía, debieron resignarse a no poder ir al Campeonato Nacional de Invierno, que se realiza en julio y que clasifica a selecciones, y otro torneo en Paraguay al que fueron el año pasado.

Pero como todo el mundo, tuvieron que readecuarse a esta realidad, por lo que esta contingencia no le impedirá seguir con sus sueños. “Mi idea es postular a la universidad y seguir nadando y compitiendo, no pretendo alejarme por un tiempo de la natación”, explicó finalmente Alvarado.