Necrológicas
  • Agustina del Carmen Cea Gómez
  • Héctor Julio Perriere Alvarado
Coronavirus

La pena de no haber podido ir al Nacional la pasan entrenando ingeniosamente usando todo tipo de implementos

Por La Prensa Austral lunes 20 de abril del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Escuela de taekwondo Israel Andrade cuenta con más de treinta participantes

En marzo tenían previsto viaje a Santiago, con una delegación de 12 deportistas, pero la cuarentena los obligó a permanecer en casa. Sin embargo, la tecnología de la plataforma Zoom y el uso de elementos como cojines o botellas, por ejemplo, les permiten mantenerse entrenando

Desde que el lunes 16 de marzo se suspendieron las clases, producto del avance del Covid-19, muchas escuelas y academias deportivas comenzaron a buscar estrategias para poder continuar con sus entrenamientos. Pero desde que en Punta Arenas funciona la cuarentena total, el panorama se complicó aún más para los deportistas, aunque claramente, en favor de un bien mayor, que es evitar contagiarse del temido virus.

De todas formas, a los chicos de la Escuela de Taekwondo Israel Andrade, nadie les quita la pena que vivieron por tener que renunciar a su viaje a Santiago, programado para finales de marzo, para participar en el Nacional federado, donde 12 chicos estaban listos para participar, en uno de los hitos más importantes en sus casi diez años de trabajo. Con esa desilusión, retomaron las prácticas, a través de la plataforma Zoom, donde el entrenador les dio además, algunos entretenidos tips, para que utilicen elementos caseros para practicar.

“Fue complejo al principio no hacer las clases presenciales, pero hemos tenido que adaptarnos a este nuevo formato digital. Empezamos a usar la plataforma Zoom, obviamente la asistencia total de los alumnos no es comparable, porque teníamos 35 y de ellos, 15 se conectan a la plataforma, además que no todos tienen un buen internet para ejecutar las cosas que se les va pidiendo, pero hay que adecuarse a los tiempos. Trabajamos una hora cronometrada de trabajo efectivo. Hacemos un calentamiento, algo muy simple, ocupamos implementos que tienen en su casa, como el cinturón que tienen, que ponen en el suelo y hacemos ejercicios de multisalto, ocupamos botellas con agua para simular pesas; un kilo de arroz, azúcar, que han usado algunos chicos para hacer musculación, o también hemos dado la posibilidad que ellos inventen su implemento de trabajo. Por ejemplo, les enviamos un video para que aprendan a hacer su paleta de impacto, con una botella de plástico y un palo de escoba. Así nos hemos ingeniado para trabajar las cosas técnicas”, detalló Israel Andrade.

Apelando a la inventiva

Obviamente, al no tener clases presenciales, es complicado no tener un contrincante con quien practicar, pero en esto, el ingenio ha sido clave, igualmente, para que el entusiasmo de los chicos no decaiga. “Hacemos ejercicios de multisalto, ejercicio con un atacante imaginario, en que deben tirar patadas, simular a un atacante; se les pide que den patadas a la zona media, alta, combinando con derecha e izquierda, combinando los puños, hay harto trabajo con elongación, mucho trabajo localizado, ejercicios de grupos musculares, que hacemos con un cronómetro, que te da un tiempo de trabajo efectivo y otro de descanso. Así hacemos rondas o rounds, hay una parte donde se corrige mucho la técnica de pateo, para lo cual usamos una silla, donde se puedan apoyar, tratamos de corregir mucho la técnica, usamos música, en definitiva, usamos mucho el ingenio para que sea entretenida la clase de manera virtual también”, ejemplificó Andrade.

Igualmente, hay aspectos tecnológicos que les han permitido soslayar, por ejemplo, la ausencia de combates de práctica para mejorar la técnica. “Hoy el taekwondo ocupa un sistema electrónico, entonces tratamos de asimilar ese sistema con los implementos que ocupamos, por lo que no es tan subjetivo. Hoy en día, la precisión es mayor que el simple hecho de dar una patada a la cara. Ahora, con el sistema electrónico, basta que toque el casco con un pie para que marque los puntos, entonces el entrenamiento está más enfocado en repetir ejercicios, técnicas que se puedan automatizar de la mejor manera posible, para que al momento de ejecutarlas, tengan la eficiencia y eficacia correspondiente a la hora de marcar puntos. Ya no es tan violento en cierta forma. Lo pueden practicar con los implementos que tienen en la casa, he visto niños que ponen un colchón contra la pared y empiezan a trabajar las patadas”, expuso el técnico.

Es así como Israel Andrade destaca que “antes de que pasara esto de la pandemia ya entrenábamos con los petos electrónicos y ya tienen la noción de cuan fuerte tienen que golpear para que marquen el punto en el sistema electrónico. Entonces cuando le pegan a una paleta, un colchón o un cojín, ya saben la potencia que deben dar. Es repetir hasta el cansancio, para lograr que el movimiento sea perfecto”.

Una suspensión que se lamenta

Pero la pena por ese campeonato al que no pudieron ir, se mantiene, como lo reconoció el propio entrenador: “Para nosotros fue fatal: teníamos nuestro primer Nacional federado a fines de marzo, los pasajes comprados, estadía y obviamente se suspendió todo. Teníamos confirmados unos 12 niños para el campeonato. El motor de la motivación de ellos es la competencia, con gente de otras ciudades, niños de otro nivel. El año pasado fuimos al torneo de Santiago e hicimos una muy buena presentación, nos trajimos el trofeo por equipos, en la categoría infantil, con 300 escuelas inscritas, por lo que íbamos más seguros este año. Esperamos que el segundo semestre se pueda reactivar las competencias y ver de qué manera volvemos a motivar y encantar a los chicos para poder asistir a estos eventos de carácter nacional”, expresó el entrenador.

Alta presencia femenina

A la escuela asisten 35 personas, desde los 4 años la menor, hasta de 45. Igualmente, la mayor cantidad se concentra entre los 10 y los 15 años, con una gran presencia femenina.

Isabella Figueroa es una de ellas, que sobre esta forma de entrenar, destaca que “son buenas las clases online, pero son más entretenidas las clases presenciales, porque se puede interactuar con mis compañeros de taekwondo. Las clases online también son buenas porque mantenemos el ritmo de ejercicio dentro de nuestras casas”. A su vez, Renata Alvarez indicó que entrena tres veces a la semana, igual que antes. “Me gusta mucho entrenar y así puedo ver a mis amigos y al instructor. Los días que entrenó me siento mucho mejor y puedo dormir muy bien. La experiencia ha sido positiva, sólo hay que tener ganas y buen internet”. En tanto, para Ursula Espinoza añadió que “las clases presenciales son mejores, pero dadas las circunstancias el profe se esfuerza en que sean entretenidas”.

Elías y Rocío Vera son hermanos y juntos asisten a la escuela de Israel Andrade. Al tener el mismo deporte, han podido practicar combates en casa. Rocío cuenta que “practico taekwondo en mi casa con mi hermano y nos conectamos vía Zoom con nuestro Instructor Israel Andrade y nuestros compañeros de la academia. Es bueno para nuestra salud y para no perder nuestra condición física, pero se echa mucho de menos a los compañeros y amigos de práctica de nuestra academia. Esperamos que con la ayuda de Dios volver pronto a la normalidad”, expresó.

Para Florencia Vivar, el entrenamiento online “es la mejor forma de seguir practicando este arte, poder seguir ejercitando el deporte en la casa independiente de la situación que ocurre a nivel nacional, que ellos no pierdan la costumbre de tener sus hábitos de deporte”.

Luna Mora es 1 Dan Kukkiwon y opina que “a pesar de esta cuarentena, las ganas de entrenar y seguir en lo que a uno le apasiona es lo que más importa”.

A su vez, Diana Oyarzo comentó: “Me dio alegría cuando mi profesor Israel Andrade nos avisó que íbamos a seguir con las clases. Sé que no es lo mismo estar detrás de una pantalla que tener contacto con tus compañeros y compartir con ellos, igualmente le doy las gracias a mi profesor por darse el tiempo de seguir con las clases y preocuparse por nosotros por todo lo que está pasando. Se suspendieron varios campeonatos importantes uno de ellos era Open Santiago 2020 y muchos más, pero espero volver a reunirnos pronto”.

Valoran nivel de las clases

Karina Oyarzún comento que “llevo dos años y medio entrenando con el profe Israel y en estos momentos difíciles de la cuarentena no ha sido impedimento para nuestro profesor continuar con los entrenamientos, ya que a través de la aplicación Zoom entrenamos tres veces por semana utilizando implementos de nuestro hogar o los construimos con los tutoriales creativos del profe, como la paleta utilizando una botella rellena de género”. Su hijo Leandro Leal entrena en la escuela desde 2015, y para él, “la iniciativa de entrenar vía Zoom me parece excelente, ya que nos ayuda a hacer ejercicio desde casa y así no tener un estilo de vida sedentaria en esta cuarentena. Las clases que hace el profesor son muy buenas, hacemos ejercicios variados y agotadores. Lo bueno de entrenar en casa es que uno le da la intensidad y las verdaderas ganas para entrenar”, destacó.

También entre los varones, Zacarías Brandi también tuvo palabras de agradecimiento hacia el profesor: “Me pareció excelente seguir los entrenamiento a pesar de la cuarentena. Esto me ha permitido tener un momento de distracción de lo que está pasando en estos momentos y le agradezco a mi profesor Israel que se ha dado el tiempo para darnos clases”.

Una buena alternativa

En los grupos familiares también reconocen la importancia de la continuidad de este trabajo. El papá de Loreto Arias apunta que “trátese del deporte que sea, nunca una clase online va reemplazar a una clase presencial, sin embargo, en casos excepcionales como éste, estallido social o condiciones climáticas muy severas, es una muy buena alternativa. Permite mantener las condiciones técnicas y no se rompe tampoco el lazo social” y también, hace notar un tema que ha aflorado durante esta emergencia sanitaria: “Entre tantas cosas que hemos aprendido de esta pandemia, es que en invierno sobre todo, cuando proliferan los virus, no se puede realizar una actividad en recintos con poca ventilación, ese es un problema en la mayoría de las academias de la ciudad”.

Fotos cedidas