Necrológicas

La preparación lejos de casa de la promesa del tenis de mesa regional

Por La Prensa Austral jueves 2 de julio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Josthyn Miranda Miranda, de 15 años

El joven deportista se encuentra desde hace un par de semanas en la localidad de San Javier, en la Región del Maule, bajo las instrucciones de su entrenador Cristián Quiroz

Aunque llegó al tenis de mesa casi por casualidad, Josthyn Miranda Miranda, a sus 15 años, se ha convertido en una de las figuras preponderantes de esta disciplina en la región. Casi no ha habido torneo en que no haya conseguido alguna medalla, por lo que hay muchas esperanzas puestas en él. Pero su desarrollo se vio frenado por la pandemia, y se vio obligado a buscar alternativas para mantener su condición física, a la espera de la competencia, aunque eso significara dejar la ciudad.

Y así fue como hace un par de semanas, hizo las maletas y se fue a San Javier, localidad distante 23 kilómetros de Talca, la capital de la Región del Maule. “Mi entrenador con el que he estado durante toda mi carrera deportiva está acá, y me preguntó si estaba la posibilidad de venir, porque en Punta Arenas, con todo lo del Covid-19, no podía entrenar”, parte explicando Josthyn Miranda, que en Punta Arenas practicaba en el Centro Deportivo Integral, al lado del gimnasio Fiscal, el que evidentemente, cerró sus puertas desde que se decretó la emergencia sanitaria.

El deportista cumple una intensa rutina, en un lugar pensado para su desarrollo. “Estamos en una casa, y el compañero de nosotros tiene un galpón, grande, con su mesa profesional, es como una sede, un minigimnasio y ahí estamos todo el día entrenando físico y mesa”.

Por suerte, este año su agenda no aparecía tan recargada como sucede en otras disciplinas, aunque “el torneo que me faltaba era el Latinoamericano en Colombia que lo suspendieron, y que era el más importante del año, porque además, había el Open Nacionales y abiertos y el próximo año, selectivos, nacionales, clasificatorios a la selección”, recordó.

Para este año, su meta era obtener medallas de oro en el Latinoamericano, pero no se ha sentido desanimado. “No fue algo que me afecte, pero obviamente se me movían las manos para poder jugar, porque me había acostumbrado”.

Inicios en el tenis de mesa

Josthyn partió en el tenis de mesa a poco de cumplir 11 años, por un taller que se hizo en la Escuela España, “yo me metí de intruso a un campeonato, de ahí conocí al entrenador Luis Uribe, que me dijo que tenía proyección y así fue cuando me mandó a prepararme para la selección, en Rancagua, donde conocí a Cristián Quiroz”, relata el actual estudiante del Instituto Superior de Comercio.

Tiene muchas palabras de agradecimiento hacia su colegio, porque le envían el material de estudio, a través de internet, por lo que la distancia no es obstáculo. “Ellos se han preocupado de mi carrera 100 por ciento, m han apoyado porque yo salgo por tres, cuatro meses y me envían todo y lo voy haciendo, así que agradecido”.

Josthyn Miranda espera estar mucho tiempo en San Javier, porque es consciente que la pandemia “tiene para rato”, pero que por lo menos ahora, puede entrenar. “Tenemos una planificación diaria para lo físico: piernas, torso e igualmente, trabajo en mesa”.

El gran objetivo en la mira

Aunque la pandemia impide que se piense a largo plazo, Miranda espera que una vez que todo pase, apuntar a su gran objetivo, los Juegos Olímpicos de la Juventud, en 2023, cuya clasificación se realizará en Chile.

El año pasado, Josthyn Miranda ganó medalla de oro en los Juegos Escolares y anteriormente, había cumplido grandes actuaciones en los nacionales, aunque reconoce que es malo para recordar fechas. En todo caso, opina que, en la región, este deporte, “desde que llegó el profesor Cristián Quiroz a Punta Arenas, tuvo un desarrollo impresionante. De hecho, Punta Arenas tuvo siete seleccionados chilenos, en todas las categorías: peneca, preinfantil, infantil, juvenil, por cuatro años consecutivos. Clasificó a una juvenil a un torneo mundial, pasaron por panamericanos, compitiendo con potencias mundiales, y en ese tramo, el crecimiento fue explosivo”.

Ahora, con la partida del profesor Quiroz, ese desarrollo quedó estancado, porque “en Punta Arenas, el apoyo es malo, esa es la verdad. En Chile hay una competencia que se llama Open Nacional y que da puntaje para entrar a selectivo, y si no lo tienes, no puedes aspirar a la selección Y esos los hacían cada un mes, donde hacían dos o tres open y no puedes estar viajando de allá para acá, y tampoco están los recursos. Hay que tener una planificación muy buena”.

En todo caso, Josthyn Miranda recibió recientemente, una implementación de parte del Ministerio del Deporte, para que pudiera continuar entrenando, consistente en conos, vallas, bandas elásticas, balón medicinal y una cuerda. Todo eso se llevó a San Javier, esa tranquila localidad donde entrena para no estancarse.