Necrológicas
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Elba de Lordes Mansilla Zúñiga
  • Abel Garay Bórquez
  • María Ester Martinich Harambour
  • Pedro Antonio Vargas Ojeda
  • Elba del Carmen Gallardo Barría
  • José Luis Oyarzo Remolcoy
  • Adolfo Soto Carrillo

Niños y jóvenes aprenden disciplina y compañerismo gracias al karate

Por La Prensa Austral lunes 24 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

En el dojo Karate-Do Shito Ryu Tashi, hasta los más pequeños se internan en el mundo de las artes marciales

Docenas de niños y niñas tan jóvenes practican karate en el dojo Karate-Do Shito Ryu Tashi, ubicado en calle Bories 687. En este lugar, tanto niños como jóvenes y adultos practican la milenaria disciplina del karate como una forma de distensión y defensa personal, además de deporte. Con distintos niveles de conocimiento y habilidad, todos forman parte de una misma comunidad unida en torno al arte marcial.

La Karate-Do Tashi, Graciela Andrade, una de las instructoras de la disciplina más hábiles no sólo en el dojo, sino que en toda la región, cuenta que algunos de los niños y niñas inscritos en la escuela comenzaron de tan pequeños como los 4 años de edad. “Los papás siempre son temerosos de que es muy chico”, contó, “pero desde los 4 años los niños aprenden bastante”, agregó la instructora.

“Lo más difícil es cuando los papás los traen y no se quieren ir. Cuando se quedan mirando, los niños quieren ir con los papás, pero cuando los dejan, los niños desarrollan la actividad sin mayores problemas”, dijo acerca del sentimiento de unidad que se genera entre los estudiantes más jóvenes cuando los padres los confían al dojo.

Dentro de sus primeros pasos en el mundo del karate, a los niños de Shito Ryu Tashi se les enseñan ejercicios básicos de gimnasia para que se vayan acostumbrando al movimiento, mayormente calentamiento y elongaciones. En paralelo, se les enseñan las técnicas más básicas del karate en bloqueos y golpes, tanto con los pies en la tierra como en el aire.

“Son los katas, que son las formas japonesas”, explicó Andrade sobre las distintas posiciones que los niños practican al iniciar su carrera en el karate. “Entonces los niños aprenden concentración, memoria… Porque aprenderlo no es sencillo. Y aprenden también lo más importante, que es lo que los papás buscan: la disciplina”, agregó.

Contó la Karate-Do Tashi que al dojo asisten niños “que son muy tímidos, como niños que son muy hiperkinéticos, entonces uno desarrolla una clase que es diferente para uno y para el otro”. En el caso de los niños tímidos, éstos logran desarrollar una personalidad más extrovertida mientras practican la disciplina, mientras que más hiperactivos logran gastar su energía.

“Hay distintos instructores”, contó Andrade. A pesar de ella misma ser bastante joven (tiene 27 años), a los niños más pequeños prefiere dejarlos con monitores que apenas se están convirtiendo en adultos, pero cuyo historial con el karate los pone en un muy alto nivel para enseñar, esto para generar “una cierta cercanía que no produzca un rechazo en el niño”.

Dio el ejemplo de una sensei de 17 años que trabaja con ella, cinturón negro desde los 14 y monitora de uno de los grupos de pequeños que dirige Andrade.

Para inscribirse en la escuela Shito Ryu Tashi, los interesados deben comunicarse con Andrade por medio Facebook e Instagram, buscándola como Karate-Do Tashi Graciela Andrade, o bien buscándola directamente en el dojo.

“Desde los 4 años hasta sobre los 60 años no hay límites ni condiciones”, concluyó. En cuanto a costos, la deportista señaló que todos los casos se evalúan de forma personal para siempre llegar a un rango asequible.

Fotos Gerardo López Masle