Necrológicas

Una joven deportista que expuso sus sacrificios y anhelos en su propio documental

Por La Prensa Austral lunes 14 de septiembre del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Yessica Augustina Centurión Cabezas, estudiante del Liceo Politécnico

“A tiempo completo” se titula el trabajo audiovisual que presentó en la segunda versión del Taller Documental Biográfico para Estudiantes, organizado a nivel nacional por el programa Escuela al Cine, donde fue una de las seleccionadas, oportunidad que aprovechó para relatar su promisoria carrera

El jueves se estrenaron los trabajos de la segunda versión del Taller Documental Biográfico para Estudiantes, organizado por el Programa Escuela al Cine. Esta edición se tituló “Cortometrajes escolares autobiográficos”, donde uno de los trabajos seleccionados fue el de Yessica Augustina Centurión Cabezas, que cursa tercero medio en el Liceo Politécnico Cardenal Raúl Silva Henríquez.

Al tratarse de obras audiovisuales autobiográficas, Yessica Centurión, de 16 años, no debió pensar mucho en el tema a abordar: el deporte, para el que vive prácticamente “A tiempo completo”, tal como tituló su trabajo.

En ella, la deportista relató de su nacimiento en Los Angeles y posterior traslado hasta Punta Arenas a los 4 años; sus inicios en el deporte, a los 8 años en el año 2013, y de sus primeras emociones, especialmente aquellas vinculadas a sus abuelos, que viven en Santiago y, tal como relata Yessica Augustina en su cortometraje “cuando en competencias me tocaba ir a Santiago hacían todo lo posible para, al menos, verme una horita o media hora, iban al otro extremo de la ciudad solamente para decirme cuánto me querían y lo orgullosos que estaban de mí. Eso siempre me llenó de alegría”.

Considerada como la atleta más completa por el Club Deportivo Maurek, durante su corta trayectoria ya acumula una gran cantidad de logros. Seleccionada Regional para los Juegos Nacionales Escolares en tres ocasiones: 2017 en Pentatlón, categoría Sub 14. (en 80 metros vallas, salto largo, salto alto, lanzamiento de bala y 600 metros planos.) En 2018 en lanzamiento de disco y lanzamiento de bala, categoría Sub 14 y en 2019 en lanzamiento de disco y de lanzamiento de jabalina, categoría Sub18.

Asimismo, ha sido seleccionada regional, para los Juegos Binacionales de la Araucanía de 2019 en lanzamiento de disco; campeona regional de pentatlón Sub 14 en 2017; campeona regional de lanzamiento de disco y de jabalina Sub 14, en 2018 y subcampeona regional de lanzamiento de bala Sub 14. También ha sido campeona regional de lanzamiento de disco y de jabalina Sub 18, el año pasado y quinta a nivel nacional, en lanzamiento de disco, en Santiago, 2018.

Igualmente, obtuvo tres récords en el Campeonato Internacional de Atletismo “Copa Escuela Hernando de Magallanes” (realizado en tres ocasiones, con participación de atletas de Punta Arenas, Puerto Natales, Porvenir, Ushuaia, Río Gallegos, y Puerto San Julián). Primero, en lanzamiento de disco en categoría Infantil (2018), y dos el año pasado, en la categoría Menores, en lanzamiento de disco y en lanzamiento de jabalina.

Sin embargo, en su documental, Yessica Augustina Centurión no hace mención a sus éxitos, sino del camino recorrido para conseguirlos. Donde muchas veces debió lidiar con la incomprensión de sus amigos y los sacrificios que debe asumir un deportista si quiere destacar, como compatibilizar los entrenamientos con los estudios, decir que no a fiestas o reuniones con amistades. “Varias veces me desvelaba haciendo las tareas que me pedían en el colegio, luego madrugaba para salir a trotar y llegar temprano al liceo a cambiarme, y continuar con la jornada; luego proseguía con los extraescolares y así con los demás entrenamientos. Llegaba a mi casa, donde ya todos dormían, y a veces me daba pena porque solamente quería un beso o abrazo de ellos, pero comprendía que estaban cansados y era tarde. Y a veces había veces que comía y otras no, de puro cansancio, y así día tras día, pero simplemente, lo amaba”. Al mismo tiempo valoró la posibilidad de poder viajar a distintas ciudades y conocer gente de otras latitudes, que le han aportado en su desarrollo deportivo.

Igual como concluye en su cortometraje, “muchas veces me frustré, me enojé, me amurré, y con ganas de tirar la toalla, pero sigo de pie, luchando por mejorar día a día. Y agradezco tanto a las personas que me acompañaron y apoyaron en esto, por no dejarme caer cuando ni yo misma tenía fuerzas para levantarme. Hoy voy por la mejor versión de mí, me siento con la fuerza de poder ponerme de pie día a día, porque en esta vida es más importante la dirección que la velocidad y si tus sueños no te aterran, todavía estás soñando bajo; a mí me aterra y eso es lo que más me aferra a lograrlos, sin duda en esta vida u otra escogería este camino una y otra vez. Y a ti, ¿te aterran tus sueños?”.

Adaptándose a una nueva realidad

Yessica cuenta que fue su profesor, David Uribe, quien le comentó de este taller, en el que había participado. Aceptó la propuesta y tuvo que asistir a cuatro clases y dos asesorías (virtuales, por supuesto). “Nos contactamos por Zoom y en un grupo de WhatsApp donde resolvíamos dudas”. Para la realización, utilizó fotos, videos, archivos, y si bien el cortometraje tenía que contar su vida “debía ser experimental y reflejar todo lo que uno hacía en este tiempo de pandemia, que en mi caso fue mostrar cómo hago para no perder mis entrenamientos”, explicó.

No le fue difícil contar su vida como deportista y cómo vibra con cada una de las disciplinas. Lo complicado ha sido vivir este año, como a todos. “Entrenar presencialmente con el entrenador complica porque hay cosas que él tiene que corregir y es imposible hacerlo, pero igual nos hemos juntado por Zoom, Meet, nos envían planes para hacerlos en la casa, ellos están capacitándose para expandir sus conocimientos durante este proceso, para aprovechar el tiempo en pandemia”, destacó Centurión.

Obviamente, sus planes cambiaron este año, el que considera prácticamente perdido, porque “igual era tener experiencias nuevas, mi segundo año en la Sub 17 y quería dar todo de mí. Quería viajar, tener nuevos proyectos en nuestro club, conocer más, y no se pudo, pero aún así he estado en capacitaciones con deportistas y buscando nuevas especializaciones, cada vez que hay una charla estoy metida, porque quiero aprender. En mi casa tengo pesas y algo para entrenar. Este año me metí a boxeo y mi profesor me envía los links para entrenar, no me gusta parar”.

Como menciona, el boxeo es la nueva disciplina que está desarrollando, aunque pudo ir muy pocas veces a practicarlo, porque “empecé en enero más o menos. Desde chica siempre me gustó y es una forma de defenderse ante cualquier cosa, y no se había dado la oportunidad y tampoco me dejaban. Tuve que ir a escondidas, y cuando llevaba un mes, le dije a mis papás, que como me vieron contenta con lo que hacía, les agradó, especialmente a mi mamá, mi papá no quería, pero al final lo tuvo que aceptar”.

Y aunque reconoce que hacer este mini documental “me abrió una nueva ventana, y fue una bonita experiencia hacerlo, igual me gustaría ver, si es que todo sale bien, poder dedicarme a esto”. Aunque claro, su amor por el deporte es tal que ni siquiera un año en pandemia podría ser capaz de hacerla renunciar a sus sueños.