Necrológicas
  • Gabriel Gonzalo Toledo Cárdenas
  • Adolfo Díaz Gloss
  • José Arturo Olavarría Velásquez
  • Víctor Serón Nail

Buscan ayuda para salvar canal de YouTube de difusión científica

Por La Prensa Austral domingo 17 de marzo del 2019

Compartir esta noticia
65
Visitas

Con un estilo cercano y cotidiano, el canal WikiSeba lleva desde 2014 difundiendo ciencia, con énfasis en temas de biología general hasta convertirse en el más grande de habla hispana en su área. Pero su continuidad peligra.

Sebastián Rojas, el antofagastino detrás del canal, ha acumulado hasta la fecha 176 mil suscriptores con un total de más de 11 millones de reproducciones a sus 502 videos. El último de éstos es el adelanto de su posible despedida.

Entre sus tantos contenidos, figura material destinado a aclarar con un crítico ojo científico los mitos detrás de especies misteriosas que rondan videos de la red, a tocar temas tan habituales como las enfermedades comunes a otros que pueden parecer más exótico, como la posibilidad de la vida fuera de la Tierra. Su objetivo es “hacer que la ciencia sea algo tan cotidiano como jugar al Pokémon”.

Incluso aprovecha ocasionalmente su posición para hablar sobre temas de contingencia tanto científica, como el nacimiento de los gemelos editados genéticamente en China, como locales, refiriéndose al incendio en el Zoológico Metropolitano, por ejemplo.

Según relata “Seba” a BioBioChile, “originalmente era un canal dedicado a enseñar doctrinas de toda área (lenguaje, computación, biología), pero se enfocó finalmente en la divulgación científica”. Conforme fue dando forma a la plataforma, se sorprendió con el rápido crecimiento y la aceptación que consiguió.

Ha logrado varios reconocimientos, sin embargo, sus mayores logros se reflejan en una frase dicha por una de las personas a las que ha alcanzado: “Frases como ‘gracias a ti ahora amo la biología’ son para mí los mayores logros como divulgador”.

Sin embargo, durante este tiempo ha debido mantener un equilibrio entre sus necesidades personales, académicas, y económicas viviendo solo, trabajando, estudiando, junto a la necesidad de atender emergencias de salud o situaciones de acoso laboral y escolar.

Fue por hospitalizaciones que debió retrasar sus estudios, lo que derivó en la pérdida de su beca. Esto derivó en su actual crisis, y lo que “hizo que mi economía pasara a banca rota en más de una ocasión”, relata.

En medio de estas pericias, se volvió incluso presidente de un centro de rescate de fauna silvestre, nunca descuidando el canal que, pese a la concepción popular en torno al fenómeno de los youtubers, no le otorga mayores beneficios económicos. “Claramente, mis problemas no son los de ustedes, pero les pido que me ayuden a salvar el proyecto WikiSeba”, expresa.

Uno de los mitos más frecuentes en torno a los youtubers, plantea, “es pensar que la proporción suscriptores y el dinero recibido es directamente proporcional, y que todos los YouTuber con cierto número de suscriptores viven tranquilos de eso, y la verdad es que está muy alejado, ya que hay miles de factores que hacen variar eso”.

En este sentido, continúa, “los youtubers que realmente viven de esto son muy pocos en el mundo y la demanda es alta”, y mayormente están relacionados con el mundo de los videojuegos.

Actualmente “el mayor desafío para el canal, es que yo como Sebastián no pueda sustentarlo. El no recibir ingresos hace que mi mala situación actual haga que mi canal peligre”.

Sin entrar en detalles, enfrenta una deuda de casi 17 millones de pesos por el crédito universitario de una carrera anterior, la pérdida de su beca actual, complicaciones para pagar el arriendo, o incluso para sustentarse.

Todo esto “hace que el Proyecto WikiSeba sea secundario al tener que priorizar por mi salud, alimentación y estudios”.

Es por todo esto, y por la función educativa que cumple este canal, que pide ayuda para salvarlo. Los medios que tiene disponibles son Patreon y Paypal, o mediante su correo electrónico (wikiseba1@gmail.com) para otro tipo de apoyo.

Estimando, necesita cerca de 1 millón de pesos en el mediano plazo para suplir sus necesidades básicas. “Tengo mucho temor a perder todo lo que he armado con mucho esfuerzo”, agrega el difusor científico.