Necrológicas
  • Margarita del Carmen Araya G.
  • Jerónimo Riquelme Lara

Cinco maneras de contaminar menos al conducir

Por Agencias viernes 13 de abril del 2018

Compartir esta noticia
78
Visitas

El medio ambiente ha sufrido un grave daño de la mano del ser humano. Es por eso que en las últimas décadas se han implementado políticas para revertir esta situación.

Sin embargo, no todo depende de los gobiernos o las empresas, cada persona puede hacer su propio aporte a la causa: desde reciclar y separar los residuos a evitar adquirir envases de plástico.

Hay mucho por hacer para proteger al planeta, por ejemplo, reducir el impacto negativo sobre el medioambiente al conducir. He aquí algunas sugerencias para ir en esa línea.

El modo de conducir

En primera instancia lo que se debe hacer es respetar las normas de tránsito y prestar atención a no acelerar de forma repentina; más bien hacerlo poco a poco y sin sobrepasar la velocidad permitida en cada camino.

Los vehículos nuevos tienen la velocidad crucero, la cual es ideal para viajar en carreteras sin sobreexigir al auto y quemando menos caucho de los neumáticos o fluidos como el aceite.

Fugas de energía

Un automóvil genera inevitablemente pérdidas de energía, pero si no se presta atención puede causar fugas innecesarias. Un buen ejemplo de esto es cuando se usa continuamente la batería, ya sea por dejar la radio o las luces encendidas.

También hay que usar el aire acondicionado de forma responsable, ya que los filtros de los mismos contaminan el ambiente del mismo modo que el aceite quemado.

Otro dato fundamental es evitar el exceso de peso: por cada 100 kilos de peso extra en el vehículo el gasto de combustible se incrementa un 5%.

Medios alternativos

En materia de opciones para transportarse, una buena idea es usar menos el auto y más el transporte público. Este cuenta con unidades rápidas y confiables y puede atravesar grandes distancias de manera efectiva.

También se puede optar por utilizar la bicicleta para distancias cortas, ya que además de ayudar al medioambiente mejora la salud. Por último, otra alternativa puede ser compartir el vehículo.

Esto funciona especialmente con compañeros de trabajo que vivan en la misma ruta; pueden turnar el coche cada semana y pagan el gasto de combustible entre todos.

Arrendar un vehículo

Si el transporte público no resulta útil por las distancias o los tiempos, siempre existe la posibilidad de arrendar un auto.

Lo bueno de contratar un servicio de rent a car es que el coche se usa sólo cuando se necesita, disminuyendo la cantidad de gases emitidos a la atmósfera.

A su vez es mucho más económico que tener un vehículo propio y puedes optar por modelos que contaminan menos.

Cambiar a un
auto híbrido

Los autos eléctricos están tomando fuerza en el mercado automotor en la última década, y actualmente existen modelos económicos y atractivos. Además, las grandes ciudades ofrecen baterías donde cargarlas y poco a poco las gasolineras están ofreciendo el servicio.

Los autos eléctricos gastan mucho menos y no sufren los mismos desperfectos que los automóviles a gasolina.

Si todavía no te convence un eléctrico, existe la posibilidad de adquirir un híbrido. Es decir que cuenta con dos motores, el clásico a combustión y el eléctrico; así puedes usar ambos y ayudar al planeta.