Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

¿Cuándo un dolor pasa a ser crónico?

Por La Prensa Austral martes 11 de julio del 2017

Compartir esta noticia
252
Visitas

El informe de la autopsia de la famosa actriz norteamericana, Carrie Fisher, mostró evidencias claras del uso de medicamentos para el dolor. Una cantidad o una mezcla que le resultó fatal, al provocarle una depresión respiratoria mientras viajaba en avión y su posterior muerte. El uso de este tipo de adictivos fármacos es considerado en algunos países como una epidemia y ha llevado a debatir sobre cuál es la mejor forma de sobrellevar el dolor, especialmente cuando éste es crónico

Insomnio, depresión, miedo, ansiedad, irritabilidad, relaciones sociales alteradas y cansancio, entre otras, son las principales repercusiones del dolor crónico. Según la Asociación Chilena para el Estudio del Dolor (ACHED), en Chile (2013) hay 5 millones de personas afectadas por dolor crónico no oncológico, de las cuales más del 70% ve afectada su vida cotidiana a raíz de estas dolencias. Un problema que preocupa más allá del área médica, por sus implicancias psicológicas, sociales y también laborales.

Para la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Alejandra Rodríguez, existe una urgente necesidad de encontrar un alivio al dolor crónico no oncológico que viven muchas personas debido a distintas enfermedades. “En ese contexto, el padecimiento debe ser abordado mediante un tratamiento multidisciplinario, donde el campo de la psicología tiene mucho que aportar con el uso de terapias con fuerte evidencia científica efectiva para la reducción del dolor”, señala la experta.

Rodríguez, quien es además directora del Centro del Dolor de Chile, indica que el dolor crónico no oncológico se define como una “experiencia individual, sensorial y emocional desagradable, con múltiples costos personales y familiares. Desde lo psicológico, en el dolor crónico influyen factores cognitivos, emocionales, motivacionales y conductuales, que muchas veces aumentan o disminuyen la percepción de éste”.

La experta, comenta que una de las zonas corporales donde más se manifiesta es la lumbar, la zona baja de la columna. “En esta zona existen dos tipos de lumbago crónico que producen dolor y discapacidad: el Lumbago Crónico Específico (LCE), donde hay una causa anatomopatológica, y el Lumbago Crónico Inespecífico (LCI), donde no la hay y en el cual el componente psicológico es más relevante y éste es psicosomático”, precisa.

Por otra parte –según investigaciones de la Asociación Chilena para el Estudio del Dolor (ACHED)–, son las mujeres quienes sufren más dolor en relación a la población masculina y los principales padecimientos tienen que ver con dolores lumbares y por artrosis, principalmente entre los 50 y 64 años de edad.

Pero, ¿se puede manejar el dolor crónico? “Dentro de los factores cognitivos, la autoeficacia, es decir, cuán capaz se percibe la persona para manejar su dolor, es central. Si ésta es baja, aumentará la percepción del dolor. El factor emocional alude a las emociones que acompañan el dolor, como miedo y rabia, y cuadros más complejos como depresión o trastornos de ansiedad. Si éstas van en aumento o no se tratan, aumentarán el dolor y la cronicidad. Y por último, el conductual plantea que mientras menos uno se mueva, más se cronificará el dolor y aumentará la discapacidad”, afirma Rodríguez.

Más que un simple dolor

Para que el dolor sea considerado crónico, éste debe mantenerse presente por más de tres meses, lo que indica que se ha provocado una falla en los sistemas naturales de analgesia. “Estudios indican que se produce un desajuste de los sistemas de regulación del dolor, permitiendo que éste se perpetúe, generando costos en la calidad de vida de los pacientes, en todos los planos, desde el social al económico”, explica la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Alejandra Rodríguez.

Por ello, es necesario un tratamiento integral y multidisciplinario, ya que estudios recientes reflejan el efecto adicional que las técnicas psicosociales tienen como coadyuvante de las terapias médicas. Los pacientes tratados conjuntamente con ambas técnicas (médica y psicológica) muestran una mayor reducción del dolor, de la incapacidad y de los estados de ánimo negativos. “Lo ideal es diseñar programas para el manejo del dolor con múltiples técnicas o herramientas que el paciente pueda aprender para manejar su dolor”, señala la psicóloga.

En este punto, la especialista plantea que unas de las terapias más efectivas para el manejo del dolor es la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), terapia de tercera generación del enfoque cognitivo conductual, cuyo objetivo central es que el paciente deje la lucha rabiosa contra un enemigo. “El enemigo es el dolor y en este camino es importante que el paciente establezca una estrategia para convertir al dolor en su aliado, no para rendirse ni resignarse, ni padecer en una actitud pasiva, sino para comenzar a manejarlo y a convivir con él del mejor modo”, aclara Rodríguez.

En esta línea, distintas herramientas y enfoques de la psicología humanista transpersonal también tienen cabida en este tipo de terapias. “El campo que abre la psicología humanista transpersonal es muy relevante, justamente porque las experiencias meditativas tienen fuerte evidencia científica como eficaces en la reducción del dolor”, concluye la docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.