Necrológicas
  • María Luisa Domich Artigas
  • Mario Alberto Maringue Moya
  • Ema Barría
  • Irma Eliana Navarro Serón
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

El desconocido riesgo que instalaría la Ley Cholito sobre la terapia asistida con perros

Por La Prensa Austral martes 19 de septiembre del 2017

Compartir esta noticia
295
Visitas
Especialistas señalan que, si bien, los animales se entrenan para lograr hábitos, la esterilización temprana que exige la norma podría generar fobia al ruido, incremento en la agresividad de las hembras, miedo o ansiedad en ambos sexos
Además del conocido perro TEA, hoy estos animales se están usando, incluso, para incentivar hábitos de lectura en niños con déficit atencional o timidez patológica
La “Canoterapia” o Terapia Asistida con Perros es un recurso terapéutico relativamente nuevo, que a la fecha ha sido dirigida casi exclusivamente para el tratamiento de alguna discapacidad física (en clínicas de rehabilitación) o mental, con el “Perro TEA”, para el “Trastorno del Espectro Autista”, como animal estrella.
Pero recientemente ha nacido otro: la canoterapia para promover hábitos de lectura en niños y niñas.  
“Es una tendencia que está creciendo en Europa, dirigida a chicos con déficit atencional, que tartamudean o que tienen algún tipo de timidez patológica”, dice Raúl Varela Vial, creador y director ejecutivo de la Corporación Junto a Ti, entidad desarrollada en torno al autismo y discapacidad en general.
El técnico en Terapias Asistidas con Animales (TAA) agrega que la ‘canoterapia’ ayuda a generar estimulación; promueve mejoras en el funcionamiento cognitivo y facilita el aprendizaje a través de una interacción ajena a críticas.
“Pero actualmente nos preocupa qué pueda pasar en adelante debido a la esterilización temprana de cachorros que obliga la Ley Cholito, dado que la selección de perros para este tipo de terapias se realiza en base a características físicas y de temperamento canino, las que se expresan a medida que se alcanzan la madurez sexual”, señala Varela.
Efectivamente, y además de un entrenamiento adecuado, estas razas son elegidas con lupa, dado que deben carecer de toda agresividad y permanecer inmunes, por ejemplo, a gritos, movimientos bruscos o tirones de pelo.
Y aunque se pueden dar excepciones extraordinarias, este espectro está compuesto por sólo seis razas: el labrador Retriever, el Golden Retriever (en general, el perro ideal para todo tipo de trabajos), el Galgo, Poodle, Pastor Alemán y Pastor Suizo. Claro que, en Chile, por uso, esta lista se reduce a no más de tres.
“Además de la escasa variedad de razas -explica Varela-, aplicar el Art. 25 de la Ley Responsable de Mascotas significará el descarte de una porción importante de ejemplares, puesto que, si bien los perros se entrenan para lograr hábitos, sabemos que la gonadectomía puede generar distintos tipos de fobia, entre ellas, al ruido, así como el incremento en la agresividad de las hembras…, miedo o ansiedad en ambos sexos, específicamente lo contrario a lo que se necesita”, agrega.