Necrológicas
  • Nibaldo Astorga Astorga
  • Jorge Ricardo Levill Paredes
  • Jovita del Carmen Hernández Hernández

El deshielo en el ártico canadiense está revelando paisajes que no se veían hace más de 40 mil años

Por Agencias jueves 31 de enero del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

Los efectos del cambio climático tienen en riesgo a decenas de especies y también a las fuentes de reserva de agua en distintas localidades.

Investigadores han alertado de una situación que se está viviendo en la zona del ártico de Canadá. Esto, porque el deshielo de los glaciares en el norte no sólo está en niveles que preocupan a la comunidad científica, sino que además estaría batiendo récords de temperatura tras registrar los mayores índices en, al menos 115 mil años, según un estudio publicado esta semana en Nature Communications.

Con esto, la zona estaría mostrando paisajes que no se habían visto desde hace más de 40 mil años. Este deshielo es el que está viviendo la región de Baffin Island, en el noreste del país norteamericano, una zona que representa la isla más grande de Canadá y la quinta más grande de todo el mundo, con una superficie de 507 mil kilómetros cuadrados.

Simon Pendleton, investigador doctoral de la Universidad de Colorado Boulder y líder del estudio, detalla a CNN que “normalmente uno esperaría ver plantas de diferentes edades con el cambio de las condiciones topográficas, por ejemplo, una locación más elevada podría mantener el hielo por más tiempo”.

Sin embargo, esto no es lo que está ocurriendo. “La magnitud del aumento de las temperaturas es tan alta que todo se está derritiendo en todas partes”, lamenta el científico.

Para realizar este trabajo, los investigadores analizaron 48 muestras de líquenes y musgos de la zona, especímenes que aún tenían sus raíces y que murieron con la ola de hielo expansiva de hace más de un milenio.

Con estas muestras, se logró determinar -a través de pruebas de carbono- que estuvieron bajo el hielo por más de 40 mil años. Para Pendleton esta es una tendencia que se mantendrá durante los próximos siglos, incluso si no se registraran mayores aumentos en las temperaturas en las épocas estivales.