Necrológicas

El Ejército en Magallanes

Por La Prensa Austral domingo 13 de septiembre del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Sg1. Klainer Serón Zinhobl
Cb1. Manuel Urzúa Rojas

Con la toma y posesión del estrecho de Magallanes el 21 de septiembre de 1843 y la fundación del Fuerte Bulnes, el Ejército ha comprometido su presencia en la región, gracias a la inspiración visionaria de Bernardo O’Higgins que pudiera concretarse durante el gobierno de Manuel Bulnes.

Desde el lugar en que se emplazó, como cual atalaya, el histórico Fuerte Bulnes, en la denominada e inhóspita Punta de Santa Ana, la presencia militar ha ido sumándose a la Región de Magallanes, ejemplo de esto, es la llegada de la segunda expedición al mando del sargento mayor Pedro Silva, quien fuera nombrado primer gobernador de Magallanes, también destaca el coronel José de los Santos Mardones, quien fuera nombrado gobernador en 1847 y arribara a Magallanes con nuevos refuerzos y que debido a las difíciles condiciones naturales del lugar donde se había establecido la primera colonia, en terrenos que no eran adecuados para la agricultura, determina trasladar a una mejor ubicación el 18 de diciembre de 1848, esta sería cincuenta kilómetros al norte, en el sector conocido como Punta Arenosa, a orillas del estrecho de Magallanes y en la desembocadura del río del Carbón, hoy río de las Minas.

Para nadie es discutible que la presencia militar sería primordial, dada la condición de relegación penal que el gobierno de Santiago tan equivocadamente había dado al establecimiento de la población austral, lo que significó oscuros episodios entre motines y alzamientos indígenas que concluyeron con la lamentable muerte de algunos de los gobernadores como el capitán de fragata Benjamín Muñoz Gamero y Bernardo Philippi veterano de la travesía de la Goleta Ancud. Tras estas trágicas y oscuras páginas de la colonización de Magallanes, se buscó aumentar la presencia militar con destacados oficiales de la Armada Nacional, como lo fue el capitán de corbeta Oscar Viel, mostrándose cabalmente capaz, consiguiéndose ya en el último tercio del siglo XIX la calidad de Puerto Libre y Puerto Menor, lo que sumado a la llegada de nuevos colonos de origen ruso, rumano y portugués, provoca un nuevo surgimiento en el asentamiento.

Con el pasar del tiempo y la estabilización de la colonia de Magallanes, producto de la activación económica con la ganadería y el comercio que generó el tránsito de productos comerciales, el auge del asentamiento en Punta Arenas llamaría poderosamente la atención y la atracción para colonos de otras partes de Europa y Norte América.

De hecho, el Ejército sólo recuperó un papel participativo a contar de año 1920, en el apoyo a  la vida civil, pues hasta entonces sus representaciones en el territorio estaban dedicadas a sus actividades propias de la vida militar. Tal participación se hizo efectiva mediante la intervención ocasional de oficiales superiores en el gobierno provincial, destacándose por su carácter progresista y visionario (Palacios Hurtado) o socialmente moderador (Swet, Bahamonde y Ponce del Canto) pero, asimismo, se hizo notar en preocupaciones o actividades asociadas con el quehacer profesional aunque referidas a aspectos del desarrollo, como ocurriera con la Armada (apoyo  a  la  zona  del  Beagle  y  proyecto  canal  de  Ofqui),  con  el  Ejército  (levantamiento geodésico, cartografía territorial) y la Fuerza Aérea (línea aeroespacial a Magallanes). Durante los años ‘30 y parte de los ‘40 se registraron la participación institucional militar en campañas culturales de divulgación patriótica.

Las autoridades verían la imperiosa necesidad de aumentar la presencia militar con el principal objetivo de resguardar la soberanía de la zona austral por medio de un asentamiento, ya definitivo y con una mayor presencia de contingente militar, por este motivo el 2 de diciembre de 1910 por Decreto Supremo nace el Batallón Magallanes, el cual el 30 de septiembre de 1937 pasa a denominarse Regimiento de Infantería N° 10 Pudeto, su primer cuartel fue una vieja casona de dos pisos y unas bodegas ubicadas en lo que hoy es Avenida Independencia esquina calle 21 de Mayo, hasta que, durante el año 1921, se materializa el traslado al nuevo cuartel ubicado en la Avenida Zenteno en el cerro “Las Siembras”, actual Cerro la Cruz, el mismo cuartel que este 2 de diciembre celebrará 110 años.

En ese mismo lapso se destacó la labor excepcional de Ramón Cañas Montalva, oficial superior que desarrolló en Magallanes buena parte de su carrera militar, desde el grado de teniente hasta el de general de Brigada llegando a ser comandante en jefe del Ejército. Durante todo este periodo estuvo ligado al Regimiento de Infantería N° 10 Pudeto.

Ramón Cañas Montalva sobresalió en la región por incorporar al Ejército en las distintas actividades de la comunidad, con su política de abrir la vida de cuartel a la civilidad, se enfocó en estimular y promover las realizaciones de bienestar social y, a crear y a fomentar variadas campañas de divulgación cultural, abrió las puertas del Regimiento Pudeto a la ciudadanía, instaló en él, un pequeño zoológico, se habilitó la cancha de patinaje en hielo para el uso público, los sábados por la tarde se proyectaban filmes en el gimnasio de la unidad.

Al cumplirse el centenario de la construcción del Fuerte Bulnes junto a personal de la unidad encabezó y organizó los trabajos de reconstrucción, proyecto que fue financiado por José Menéndez Behety.

Como comandante en jefe del Ejército, el general Ramón Cañas Montalva organizó y dirigió la instalación de las primeras dotaciones nacionales en el Territorio Antártico chileno.

A  fines  de  1978 durante Conflicto del Beagle cuya causa era un desacuerdo entre la República de Chile y la República de Argentina sobre la determinación de la traza de la boca oriental del canal Beagle, que afectaba la soberanía de las islas ubicadas dentro y al sur del canal, y al este del meridiano del  cabo de Hornos y sus espacios marinos adyacentes, el  Ejército  tuvo  una  activa  y fundamental participación antes, durante y después en el resguardo de la soberanía en la Patagonia  Austral, permaneciendo con todo su personal en las trincheras fronterizas, las últimas fracciones del contingente que estaban en la frontera regresaron en el mes de mayo de 1979.

Durante los largos días y cortas noches de ese verano los soldados se mantuvieron firmes y expectantes en sus trincheras, cavadas en la árida estepa patagónica, pasando en ella la Navidad y Año Nuevo, sin más compañía que sus camaradas y con la plena convicción del fiel cumplimiento del sagrado compromiso ante el Pabellón Patrio.

Nunca antes se vio en el pueblo magallánico, una unión tan férrea en torno a sus Fuerzas Armadas, los comerciantes, estancieros, estudiantes, obreros, dueñas de casas, sin escatimar esfuerzo alguno se unieron, ya sea, para facilitar sus terrenos, vehículos para   el traslado de material  a la frontera, entregando pan de pascua, chocolates, cigarrillos y cuanto elemento era necesario para los soldados. Los medios radiales locales cumplieron una gran función.

Como recuerdo intangible permanecen en las mentes de los magallánicos el dramático llamado efectuado el 13 de diciembre de 1978 por el comandante en jefe de la Región Militar Austral, General de División, Nilo Floody B. “A los magallánicos que deseen abandonar la zona junto a sus familias, están en su derecho y pueden hacerlo”. Ningún ciudadano abandonó la provincia, ningún hombre desertó, a pesar de la fuerte presión física y psicológica producida por la larga y tensa permanencia en las trincheras.

Como mudo testigo aún permanecen las trincheras, que serpenteantes surcan esta parte de la pampa patagónica chilena.

En la actualidad la presencia del Ejército de Chile abarca toda la Región de Magallanes, tanto en la isla grande de Tierra del Fuego, Puerto Natales y la Antártica Chilena, destacando las labores realizadas por el Cuerpo Militar del Trabajo en la ejecución de obras de infraestructura vial, las cuales han permitido la conectividad terrestre entre localidades apartadas en la región.

Bibliografía

-“El fuerte Bulnes (Biblioteca nacional de Chile” / www.memoriachilena.gob.cl)

-“El visionario General Ramón Cañas Montalva” (La Prensa Austral, publicado el 21 de agosto 2020 por Víctor Hernández, Sociedad de Escritores de Magallanes)

-“Centenaria Unidad Militar, Batallón “Magallanes” -Regimiento “Pudeto” 1910 – 2013

-“Breve historia de Magallanes” (Mateo Martinic ed. 2002)

-“Nuestro Patrimonio histórico Militar” (Corporación de Conservación y Difusión del Patrimonio Histórico Militar)