Necrológicas
  • Ada Francisca Hernández Pérez
  • Norma Isabel del Pino Cárcamo
  • Bernardo Sirón Alvarez

Estudio proyecta al calafate como importante materia prima en la industria de pigmentos naturales

Por La Prensa Austral domingo 25 de febrero del 2018

Compartir esta noticia
299
Visitas

José Bohr lo incluyó en su himno a Punta Arenas y los turistas no quieren irse sin probarlo, quizás para volver. Lo cierto es que el calafate es siempre motivo de estudio por distintas instituciones y personas ligadas a la industria gastronómica de la zona, que buscan potenciar sus diversas propiedades, como la antioxidante, sólo por nombrar una. 

Desde 2014, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (Inia-Kampenaike) lleva adelante un proyecto para desarrollar las bases que permitan la domesticación de éste y otro tipo de berries, pero no será tarea fácil, pues un estudio de este tipo se puede extender hasta por dos décadas y no existe financiamiento para esa cantidad de tiempo. 

Por eso, se trazaron objetivos por cuatro años y el 20 de marzo próximo concluye la primera etapa con excelentes resultados. 

Si bien se hace cada vez más complicado encontrar este fruto, debido al crecimiento de la ciudad y la dificultad por encontrar lugares cercanos para cosecharlo, el estudio se ha enfocado hacia la proyección de este producto como materia prima en la industria de pigmentos naturales y en la elaboración de alimentos procesados que potencien la identidad de la región.

Así lo manifestó Claudia Mc Leod, ingeniera agropecuaria y coordinadora del programa de investigación del calafate. “En Chile el mayor colorante natural que se usa proviene de una zanahoria morada que proviene de Turquía, entonces el costo de elaborar colorantes naturales es muy alto. Por eso, la idea es que podamos sacar provecho de nuestros cultivos o especies que tengan estas potencialidades para hacer pigmentos naturales”, explicó.

Otra dificultad para su cosecha es que se trata una planta silvestre y, por lo tanto, carece de manejo y de poda de rejuvenecimiento, lo que deriva en menos productividad. Además, la cosecha no se hace de manera sustentable, sino que queda en mano de recolectores y, muchas veces, no es extraído de manera correcta.

Primera etapa concluida

Del mismo modo, se ha puesto énfasis en proteger esta especie nativa magallánica, reconocida como característica en la zona.  “En estos primeros cuatro años de estudio se han cumplido los objetivos y están en buen pie para buscar y empezar a proyectar la segunda etapa que tendría que ver con plantaciones comerciales, con plantas mejoradoras y que son seleccionadas de acuerdo a sus características”, explicó la especialista. 

En 2017 Inia-Kampenaike realizó un trabajo en conjunto con la chocolatería Secreto de la Patagonia e Inacap en el marco del programa “Recuperación y explotación del calafate en la Región de Magallanes”, que tenía como objetivo lanzar dos publicaciones con recetas gourmet para utilizar este fruto

Carolina Cárdenas Bozzo, dueña de Secreto de la Patagonia, afirmó que para ellos es muy importante ya que representa la materia prima con la que preparan la mayor cantidad de los productos que comercializan.

Asimismo, indicó que para ellos lo más importante es realizar la mayor cantidad de alimentos con calafate, ya que por sus altas propiedades antioxidantes y el alto valor que actualmente tiene, buscan que todos puedan consumirlo en su día a día.