Necrológicas
  • María Luisa Domich Artigas
  • Mario Alberto Maringue Moya
  • Ema Barría
  • Irma Eliana Navarro Serón
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Los indeseados kilos extra

Por La Prensa Austral viernes 22 de septiembre del 2017

Compartir esta noticia
441
Visitas
Carola Pantoja Flores
Nutricionista de Clínica Biobío
Termina septiembre y sus excesos calóricos, y no son pocos quienes comienzan a ajustar sus dietas para bajar los kilos extras y llegar al verano en mejor estado físico. Sin embargo, cualquier cambio debe ser de manera saludable y sin caer en dietas exprés que puedan tener, además, efecto rebote.
 
Lo primero a considerar es que se deben ordenar los horarios de alimentación. Como primera medida, hacerlo cada tres a cuatro horas,  mantener una hidratación abundante y sin contenido de azúcar, principalmente agua; aumentar el consumo de frutas y verduras de forma natural; medir la cantidad de alimentos energéticos como el pan, arroz, papa, etc.  Y, por supuesto, no consumir dulces, frituras o alimentos grasos.
 
No es conveniente eliminar de nuestra alimentación los hidratos de carbono. Los de tipo complejos deben ir en nuestra dieta diaria, ya que ellos son la principal fuente de energía de nuestro cuerpo para las actividades diarias y para mantener el metabolismo funcionando de forma óptima, con niveles de glicemias estables y además controlar nuestro apetito. Se deben preferir los de tipo complejo;  altos en fibra, como pan de harina integral, avena, fideos, arroz, papas, legumbres, y evitar los hidratos de carbono simples como el azúcar, pan y dulces con harinas blancas.
 
Respecto a una distribución ideal para un plato (almuerzo o cena) promedio, lo óptimo es distribuir un cuarto de porción de proteínas magras, otro cuarto de carbohidratos y medio plato de verduras de todo tipo.
 
Y para quienes no tienen tiempo o ganas de ir al gimnasio o practicar algún deporte, sí se puede bajar de peso manteniendo sólo una dieta equilibrada, pero que esta baja será menor y más lenta; llegando en un determinado momento a estancarse en el peso. Esto dependiendo también de cada individuo, pues cada metabolismo es diferente. Si se busca perder peso abruptamente disminuyendo la ingesta energética diaria y privando al organismo de nutrientes necesarios, se puede poner en peligro la salud. Por eso, no se recomienda hacer dietas muy estrictas. Siempre es necesario complementar con actividad física para asegurar  buenos resultados conservando la salud.