Necrológicas
  • Sergio Enirque Rivera Pizarro
  • Marta Figueroa vda. de Nazar
  • Manuel Joaquín Dehays Bilbao
  • Eligio del Carmen Cárdenas Arismendi
  • Rodrigo Vásquez Alvarez
  • José Oscar Llancapani
  • Bernardo Zenteno Zenteno

“Tenemos que avanzar para que las personas con movilidad reducida puedan visitar nuestro parque”

Por La Prensa Austral domingo 15 de abril del 2018

Compartir esta noticia
114
Visitas

Ricardo Santana Stange es el nuevo superintendente del Parque Nacional Torres del Paine. Asumió a principios de marzo y en entrevista con este medio se refirió a sus principales desafíos y aseguró que también debían avanzar en materia de inclusión para que las personas con discapacidad o movilidad reducida también puedan visitar el recinto.

Santana es ingeniero forestal de la Universidad de Talca, diplomado en Desarrollo de Organizaciones de la Sociedad Civil, Gerencia Social, diplomado en Planificación para la Conservación, Conservación de la Naturaleza, en el Tecnológico de Monterrey, Diplomado en Gerencia Social y Políticas Públicas en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Magíster en Alta Dirección Pública de la Universidad del Mar. 

Se ha desempeñado como director de la Corporación Nacional Forestal en la Región de Atacama, encargado regional del Programa de Arborización de Conaf en Copiapó, fue seremi de Agricultura en la Región de Atacama, entre los años 2007 y 2010.

La autoridad comentó que se siente muy honrado al asumir la Superintendencia del Parque Nacional Torres del Paine. “Me he encontrado con un gran equipo humano y profesional. Queremos proyectar en conjunto con los trabajadores de Conaf, con los actores relevantes del entorno del desarrollo económico y social de las comunas de Torres del Payne y de Puerto Natales, con las autoridades de gobierno, un espacio natural donde se releve la conservación de la naturaleza, pero también una experiencia de calidad para los visitantes”, puntualizó.

Grandes desafíos

Santana agregó que en esta materia hay grandes desafíos. Por una parte, mejorar las condiciones de habitabilidad de nuestros guardaparques y con ello nuestra presencia en los 16 sectores que estamos manejando el día de hoy, que incluyen tanto la montaña como los lugares cercanos a los caminos. Asimismo, mejorar la infraestructura y el equipamiento en torno a la visitación que se da en senderos y en miradores con señaléticas, buenos baños, cumpliendo las distintas normativas ambientales. Creo que vamos a necesitar de una fuerte inversión pública y para ello vamos a tener también un proceso de participación con las diferentes organizaciones asociadas al mundo del turismo, un proceso de diálogo a través de distintas instancias, que nos permita hacer fuerza para poder proyectar el parque al menos a diez años más”.

Manifestó que “tenemos que mejorar los servicios para que las esperas sean menores, lograr una mayor compenetración con el trabajo de los distintos concesionarios y operadores turísticos para que en conjunto podamos mejorar la comodidad, pero también la seguridad de los visitantes. Es fundamental disminuir el número de accidentes, de personas extraviadas, relevar la prevención de incendios forestales por sobre el control y combate, vamos a invertir fuertemente en reforzar la prevención”.

El superintendente estima que la visitación al Parque Nacional Torres del Paine seguirá creciendo. “Quizás en no muchos años más vamos a estar doblando la cifra de visitantes y por ello tenemos que preparar nuestra infraestructura y un sistema que propicie también la visitación diaria, los servicios, las comunas aledañas, cosa tal de que haya oportunidades de desarrollo, de emprendimiento para los empresarios locales”, reforzó.

Afirmó que “esto es tremendamente importantes a la vez  de tener la infraestructura necesaria y suficiente para poder recibir a esos turistas y que ellos tengan una buena experiencia, que no se produzcan aglomeraciones de gente en la entrada, que los impactos sobre los senderos y otros lugares sean adecuadamente mitigados y por lo tanto desde esta perspectiva no sólo debemos mejorar en infraestructura, que puede ser sanitaria, ambiental, de abastecimiento de agua, de evacuación de aguas servidas, baños para los visitantes, sino que posiblemente debamos desarrollar algunos senderos distintos y facilidades también como miradores, estacionamientos, las distintas facilidades que se requieren para atender a un volumen importante de gente”, subrayó.

La realidad de la Conaf

La autoridad entiende que los problemas a los cuales se ve sometida la Corporación Nacional Forestal (Conaf) están relacionados con una situación sistémica. “Tenemos que trabajar de la mano con los municipios, con Sernatur, con las organizaciones gremiales, de guías de operadores, con los hoteleros porque en realidad no basta con una medida, sino son un conjunto de medidas las que tenemos que adoptar para poder manejar de manera sustentable el Parque Nacional Torres del Paine”, advirtió.

Recalcó que por un lado están las inversiones y, por otro, las regulaciones, medidas de manejo en la visitación y acuerdos público-privados.

“También necesitamos desarrollar y esto lo vamos a hacer con el plan de uso público, una visión en torno a la conservación, es decir mantener el atractivo y la calidad que ha conocido la gente y proyectar los manejos y las inversiones que se requieran tanto en operación, que sería el personal que se requiere para atender adecuadamente al visitante, como también las inversiones que se requieren realizar para proyectarnos con un estándar de alta calidad. Que la gente que venga disfrute y se lleve una bonita experiencia y lo recomiende a otras personas”, subrayó.

Sistema de reservas

Finalmente, respecto al sistema de reservas Santana indicó que se debe mantener un manejo distinto para diferentes sectores del parque. Hay sectores como los caminos públicos que tienen una capacidad mayor para acoger la visitación y otros lugares que son altamente sensibles. La experiencia de mayor contacto con la naturaleza no puede ser de aglomeraciones gigantescas, dado los impactos ambientales y la experiencia de los visitantes y, por lo tanto, en estos lugares tenemos que mantener un uso más restringido, pero eso no significa un uso elitista.

“Yo aspiraría a tener un sistema de manejo de reserva integrado, pienso que es un desafío para todo el destino que tengamos un adecuado sistema de atención del turista, darle la posibilidad a las personas para que planifiquen con tiempo y pueda comprometer los servicios, brindándoles así mayor seguridad. También tenemos que avanzar en materia de inclusión social y, para ello, tenemos que habilitar lugares para que personas en situación de discapacidad o de movilidad reducida puedan visitar y disfrutar de los atractivos de nuestro parque nacional”, planteó.