Necrológicas
  • Luis José Rodolfo Mansilla Cárcamo
  • María Orfelina Almonacid Miranda
  • Enrique Guillermo Bacho Herrera

Descubre cómo tratar una enfermedad psicosomática  

Por La Prensa Austral martes 21 de junio del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
251
Visitas

El tratamiento para curarse de una enfermedad psicosomática debe complementar la medicina tradicional con el aspecto psicológico, ya que allí es donde está el origen del malestar. “El dolor crónico no oncológico, es decir, el dolor que está presente por más de tres meses y es beningo, es un síntoma central en la gran mayoría de las enfermedades psicosomáticas. Los analgésicos a veces son insuficientes y es necesario que los pacientes consulten a psicólogos especialistas en dolor crónico no oncológico para aprender técnicas y ponerlas en práctica. Existen múltiples técnicas psicológicas que ayudan y son eficaces para el manejo del dolor crónico, como la relajación, la respiración y la meditación”, indica Alejandra Rodríguez, docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico y directora del Centro de Psicosomática Chile.

Una de las medidas más efectivas para prevenir la aparición de estos cuadros médicos es expresar libremente las emociones, descargándolas a nivel emocional y verbal. “Hay que enseñarles a los niños a expresar sus emociones y no suprimirlas. Hoy en día tenemos un afán de modular, pero lo que hacemos en el fondo es suprimir, lo que es un error. No se debe suprimir la expresión de la emoción y calificarla de buena o mala, sino enseñar a manejarla y a autorregularse”, sugiere la experta.

Entrega una serie de consejos para prevenir la aparición de una enfermedad psicosomática:

1.- Habla de lo que sientes: La emoción se debe descargar por la vía oral o conductual. En los pacientes alexitímicos esa vía verbal está bloqueada. Al decir lo que sentimos desbloqueamos esa vía y de esa manera la energía de la emoción tiene más vías de descarga, y no solo una como la somática.

2.- Aprende a ser asertivo: Pon límites interpersonales, aprende a  decir que no.

3.- Realiza una actividad corporal: Así aprendes a escuchar tu cuerpo.

4.- Elabora experiencias traumáticas del pasado: Está comprobado científicamente que existe una relación entre trauma y dolor.