Necrológicas
  • Isabel Barrientos Barría
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Elsa Marzan Díaz
  • Francisco Javier Cadín Díaz
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Olegario Pérez Oyarzo
  • Irma Krautz Ruiz
  • Jorge González Reyes

Diseñar para vender una vivienda usada

Por La Prensa Austral viernes 19 de agosto del 2016

Compartir esta noticia
360
Visitas

Ya sea por los altos precios, por las restricciones para acceder a créditos hipotecarios o por el temor de las personas a asumir compromisos de largo plazo, lo cierto es que este año la venta de viviendas usadas ha tenido una importante baja. Si usted está pensando en vender un inmueble, en este escenario debe considerar un factor clave que lo ayudará a vender su casa o departamento: el diseño.

 

En un contexto de incertidumbre como el que se vive hoy, el mercado de compra y venta de viviendas está sufriendo sus consecuencias. Y las cifras así lo indican. Según informes de la Cámara Chilena de la Construcción, el segundo trimestre de 2016 la venta de viviendas descendió un 39,2% en comparación con igual período de 2015.

 

A lo anterior, se suma el “Informe Trimestral del Mercado de Vivienda Usada” de Portalinmobiliario.com, que indica que las solicitudes de información para comprar este tipo de inmuebles cayeron el último año en un 18%, a diferencia de los arriendos, cuyas solicitudes de información subieron un 45%.

 

Es por eso que muchos especialistas recomiendan invertir, sin grandes sumas de por medio, en algunos retoques para mejorar ciertos aspectos del diseño de la vivienda. “Con simples  arreglos es relativamente fácil transformar una casa para la venta y lograr obtener el mejor precio posible”, explica la arquitecta María Carolina Montt, directora de la Escuela de Diseño de Interiores de la Universidad del Pacífico. 

 

Sin embargo, antes de iniciar cualquier cambio, se debe tener presente que las modificaciones forman parte de la estrategia de venta, por lo tanto éstas deben hacerse pensando en los ojos del comprador. “Lo que estamos haciendo en la casa no lo hacemos para vivir en ella, según nuestras preferencias y formato familiar, sino para cualquier tipo de habitante. En este sentido, lo más importante es cuidar ser lo más neutro posible y crear una sensación de amplitud en cada uno de los espacios de la vivienda, tanto interiores como exteriores, y observarla con ojos nuevos para identificar cada uno de sus reparos”, aconseja la experta.

 

Con el objetivo de añadir valor a la propiedad con bajo presupuesto y lograr dar una imagen de una casa acogedora, bien cuidada, donde cada visitante pueda visualizar su vida en cada uno de sus espacios, la directora de la Escuela de Diseño de Interiores de la U. del Pacífico entrega ocho recomendaciones claves:

  • Los colores de muros y cielos deben ser de tonos claros o neutros. La idea es que queden lo más luminosos posible, pues esto ayudará mucho a dar una sensación de amplitud. Se sugiere tener las persianas y cortinas bien abiertas, de manera que permitan al máximo el ingreso de la luz natural. También es recomendable quitar los tapices y textiles oscuros, como cubrecamas y alfombras que cubran grandes superficies en el suelo.

 

  • Los muebles no deben ser de grandes dimensiones respecto al espacio, de manera que no tengan protagonismo. Lo mejor es reducir al mínimo los muebles, dejando solo aquéllos que son necesarios para conformar cada uno de los recintos de la casa. También se debe cuidar que ellos no interfieran en la circulación. Es preferible disponer muebles de líneas rectas, pues los curvos visualmente son más abultados y tienden a reducir los espacios.

 

  • La personalización de los espacios no es recomendable, pues se trata de que el interesado pueda visualizar la casa como si fuera suya. Desde esta perspectiva es bueno eliminar fotografías de los muros, recuerdos, trofeos y accesorios familiares. Es necesario también alejar los elementos decorativos que sean muy vistosos o llamativos.

 

  • Es necesario que todos los espacios estén perfectamente limpios  y ordenados, lo que incluye vidrios y paredes sin manchas. También se debe poner especial énfasis en el orden en los clósets, pues comúnmente al comprador le gusta visualizar los espacios que la casa tiene para guardar. Por lo mismo, se recomienda no tenerlos muy llenos.

 

  • Los cuartos de baño y cocina deben estar impecables y libres de accesorios. Cremas, pastas de dientes, escobillas y toallas usadas, deben estar guardadas. Se sugiere siempre disponer de toallas nuevas. En la cocina se debe tener la precaución de mantener todos sus mesones despejados, aunque se puede dejar una fuente con fruta, y guardar los electrodomésticos que se encuentren viejos. Un cambio de la grifería y de los tiradores en cocinas y baños ayudan a dar una imagen renovada de cada uno de estos espacios.

 

  • Los espacios exteriores también deben estar cuidados, especialmente el ingreso a la casa, prestando atención a cada uno de sus detalles. La puerta debe estar libre de manchas y de todo tipo de suciedad, con el pomo en perfectas condiciones; en caso contrario se sugiere reemplazarlo por uno nuevo. Es aconsejable poner macetas con plantas voluminosas que anuncien el ingreso a la casa.

 

  • Ojo con los olores, sobre todo cuando se tienen mascotas. La casa debe estar muy bien ventilada y en lo posible con flores aromáticas, velas u otro olor natural. Las plantas ayudan a crear un espacio natural y ayudan también a cubrir olores. No se sugiere en ningún caso el uso de desodorantes ambientales.

 

  • La casa desde el exterior debe ser fácilmente identificable, por lo tanto sus números deber ser llamativos y de fácil visualización. Para este efecto los metálicos iluminados son una buena opción.