Necrológicas
  • Salvador Yeber Campos
  • Francisco Antonio Catalán Leiton
  • Silva González Cárcamo
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

El mejor regalo de Navidad para cada edad

Por La Prensa Austral sábado 24 de diciembre del 2016

Compartir esta noticia
302
Visitas

Si usted es de los que dejó la compra de regalos para última hora y todavía no sabe qué regalarle a su hijo o a un sobrino, una psicóloga de la Universidad del Pacífico entrega algunas orientaciones para elegir el regalo adecuado según cada etapa de desarrollo 

Quedan pocas horas para comprar los regalos navideños. Aunque muchas veces dedicamos tardes enteras a buscar el presente ideal para cada uno de nuestros seres queridos, no siempre es fácil recordar qué prefiere cada persona y qué podría gustarle este año, por lo que una psicóloga nos entrega algunas pistas a tomar en cuenta.

Para los niños, sin duda los juguetes son los regalos que más disfrutan en Navidad. “El mayor valor que tienen los regalos en fechas importantes como la Navidad es que nos recuerdan que hubo alguien que pensó en nosotros; es el valor emocional de recibir algo desinteresadamente. Finalmente, es una muestra de cariño, sin importar el valor monetario del regalo o su tamaño. Por otra parte, cuando los niños y niñas reciben juguetes, están recibiendo un mundo de posibilidades de creatividad y de juego, que es la lengua materna en la infancia. Como adultos estamos reconociendo a los niños el valor de jugar y de tener espacios propios de expresión y desarrollo de sus potencialidades; reconocemos la relevancia de esta actividad sin trivializarla”, explica docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Diana Cornejo.

La Navidad es uno de los momentos del año donde generalmente toda la familia se junta para intercambiar muestras de cariño. “El valor delos regalos en esta época es reforzar en los niños las tradiciones familiares, ese espacio de compartir juntos y fortalecer los vínculos amorosos que nos unen como grupo. Estas instancias de intercambio permiten a los niños aprender a empatizar, a reconocer las necesidades y características de otros (además de las mías) y de reconocerse como personas importantes y valoradas para los demás, lo que fortalece su autoestima y desarrollo”, apunta la psicóloga.

Sin embargo, como cada etapa de desarrollo tiene sus propias características, los regalos deben ir cambiando en la medida que el niño crece. “A la hora de elegir un regalo debemos tener en cuenta las características particulares del niño, niña o adolescente que lo va a recibir, sus intereses y habilidades; así como también es importante considerar la opinión de los padres o familiares más directos. Para los niños más grandes, como adultos podemos informarnos de los personajes de moda y artistas favoritos, ya que serán el tema en común con sus amigos, aunque no necesariamente debemos seguir estas tendencias. En muchos casos, regalar algo más original puede sorprender al niño”, agrega Cornejo.

Respecto de cuándo regalar tecnología, plantea que es importante considerar que para el desarrollo neurológico es deseable que el acceso a elementos con pantalla como smartphones, consolas de juego o tablets sea lo más tardío posible, de modo de garantizar que la exploración del mundo sea directa y favorecer la socialización de los niños. “Es ideal que un niño no tenga contacto con estos elementos hasta los 3 años y, luego, que este acceso sea supervisado por un adulto y controlado en los tiempos, los que podrán ir aumentando en la medida de que el niño o niña crezca”, precisa la profesional.

Para orientar una compra adecuada, la especialista de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico entrega recomendaciones de acuerdo a cada etapa de desarrollo:

·         Desde el nacimiento hasta los 2 años: En esta etapa el rol principal del juguete es la estimulación temprana de los sentidos, por lo que podemos buscar formas geométricas simples, colores primarios e intensos, así como juguetes con diferentes texturas, movimiento y sonido. Es importante considerar que sean resistentes, fáciles de lavar y seguros, ya que el niño o niña inevitablemente se lo llevará a la boca.

·         Desde los 2 a los 3 años: En esta etapa, el foco central del desarrollo está puesto en la motricidad gruesa y la exploración del entorno. Por un lado, podemos buscar juegos y juguetes que estimulen el movimiento y la coordinación, como pelotas grandes, instrumentos musicales y juegos apilables. Pero también en esta edad son comunes juguetes que ayuden al niño a sentirse seguro y acompañado, como peluches y muñecos que los acompañen a la hora de dormir.

·         Desde los 3 a los 5 años: En la edad pre escolar, el tipo de juego de los niños cambia y es posible observar su necesidad de representar el mundo a través del juego. Por eso, todos los juguetes que les permitan representar roles les parecerán muy divertidos, pudiendo jugar al profesor, al policía, con figuritas de personajes y animales, independientemente de si se trata de una niña o un niño.

·         Desde los 6 a los 11 años: A partir de la edad escolar el juego es principalmente social y colaborativo, por lo que los niños buscarán los juegos en equipo y con reglas, tanto de tipo más deportivo como los juegos de salón o tablero. También podemos regalar elementos que estimulen la creatividad y que permitan el desarrollo artístico y de manualidades, libros, experimentos más complejos diseñados para hacer en casa o que inviten al contacto con la naturaleza, dependiendo de los intereses del niño.

·         Desde la pre-pubertad a la adolescencia: A partir de los 12 años, los adolescentes cambian más notoriamente sus intereses y es importante que los adultos estemos conscientes de esto, reconociendo su estilo personal de vestir, musical y de actividades a realizar, lo que permitirá orientar mejor qué regalarles. En esta edad, los regalos serán más personalizados, pero podemos buscar la instancia de regalar juegos de salón o videojuegos, que permitan fomentar espacios familiares de juego, por ejemplo en las vacaciones.