Necrológicas
  • Salvador Yeber Campos
  • Francisco Antonio Catalán Leiton
  • Silva González Cárcamo
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

¿Qué hacer ante una asfixia por inmersión?

Por La Prensa Austral jueves 29 de diciembre del 2016

Compartir esta noticia
395
Visitas

La semana pasada comenzó el verano, la época del año más esperada, debido a que cuenta con días más largos y más cálidos, que comienzan a dar la bienvenida al anhelado periodo de descanso y diversión con la familia y los amigos. Sin embargo, al estar en plena temporada de playas y piscinas, es importante saber cuáles son las principales medidas para prevenir accidentes.

 Con las altas temperaturas del verano, playas y piscinas se convierten en un destino frecuentado en forma masiva. “Hablar de verano es sinónimo de piscinas, playas, ríos y lagos, pero es en estos lugares donde se producen mayoritariamente las asfixias por inmersión, especialmente por una disminución del nivel de conciencia o imposibilidad de la víctima para nadar. En la mayoría de los casos se combinan las dos circunstancias”, señala el docente de la carrera de Enfermería de la Universidad del Pacífico, Gonzalo Guzmán Roa, quien es además enfermero del Servicio de Urgencia del Hospital San José de Melipilla.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el European Resuscitation Council (ERC), se producen 450 mil muertos al año por ahogamiento y se calculan 1,3 millones de vida perdidas al año. En Europa, por cada muerto se calculan de 1 a 4 accidentes graves con hospitalización. Es la tercera causa de muerte accidental en Estados Unidos, donde un 50% se produce en piscinas, un 20% en el mar y un 15% en el hogar.

A nivel nacional, las cifras relacionadas a este tipo de accidentes tampoco es muy alentadora. En base al Análisis Anual del Plan Nacional de Protección Civil en Playas y Balnearios, correspondiente al período 2015-2016 de la Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante, en Chile la asfixia por inmersión es la tercera causa de muerte en menores de 14 años; el grupo etario más afectado es el de 9 a 18 años, con 41.7 %, seguido por los mayores de 25 años; la población infantil de 0 a 9 años representa el 6 % de los accidentados, siendo la edad promedio de 4 años; 7 de cada 10 accidentes que involucran a bañistas ocurren en lugares no habilitados; el 90% de los accidentes ocurre en playas, donde fallece el 4.2 % de los bañistas accidentados en ese lugar; y el horario de mayor incidencia de accidentes es entre las 16:00 y 21:00 horas.

Entre las variadas situaciones que pueden precipitar el ahogamiento y que deben contemplarse en las víctimas de los accidentes por inmersión, Gonzalo Guzmán indica que están los traumatismos de cabeza y/o cuello tras lanzarse en aguas poco profundas, en las que una posible lesión cerebral o medular podría impedir que la víctima se mantuviera a flote. “El traumatismo suele ser un suceso que desemboca en un ahogamiento”, asegura el académico de Enfermería de la U. del Pacífico. Le siguen en la lista las enfermedades preexistentes, en las que se puede presentar una pérdida de conciencia, como por ejemplo: epilepsia, accidentes cerebrovasculares, hipoglucemia o enfermedad coronaria.

Luego, también como causales de ahogamiento, está la hiperventilación voluntaria o forma de aguantar la respiración de algunos nadadores. “Con la hiperventilación voluntaria que realizan algunos apneítas antes de sumergirse, es posible aumentar el tiempo de permanencia bajo el agua, pero la técnica inadecuada de apnea puede comprometer una pérdida de conciencia. Además, la hiperventilación puede dar lugar a una tetania y dificultar la natación”, advierte el profesional.

Tanto las drogas como el alcohol disminuyen la capacidad de respuesta ante una urgencia o emergencia. “Éstas acompañan al ahogamiento en un porcentaje muy importante de los casos, siendo su incidencia mayor en los adolescentes”, comenta el enfermero.

Por último, están los accidentes de embarcación, donde un porcentaje importante se produce en botes pequeños y fuera-borda. “La ingestión de alcohol y falta de chalecos salvavidas contribuyen de forma determinante”, asegura Guzmán.

 Paso a paso

Para ayudar a tomar la mejor decisión frente a este tipo de accidentes, el enfermero y docente de la Universidad del Pacífico, Gonzalo Guzmán, se basa en la Guía 2015 de la International Liaison Committee on Resuscitation (ILCOR), que propone una cadena de supervivencia para el manejo del paciente que sufre asfixia por inmersión:

“Lo principal es prevenir la asfixia, por lo que se recomienda el uso de chalecos salvavidas, protecciones en piscinas u otro elemento que permita flotabilidad. Lo segundo es reconocer el peligro e identificar que la persona se está ahogando. Es en este momento cuando debe pedir ayuda a personal entrenado, activando el número de emergencia. Luego, entregar a la víctima elementos de flotación, si lo posee, ya sean salvavidas, boyas u otro elemento que permita a la persona afirmarse de él. Posteriormente retire a la persona del agua, siempre y cuando sea seguro para usted, y facilite que el paciente sea evaluado por personal entrenado”, enumera el profesional.

En caso de existir un ahogamiento, plantea que es clave la toma de decisiones rápidas para evitar que el cuadro empeore. “Reconocer si el paciente está consciente o inconsciente pasa a ser fundamental para dirigir el manejo”, dice Guzmán.

Si está consciente, la persona se debe sacar del agua, poner en una superficie firme (suelo) y comenzar con maniobras de reanimación básica lo antes posible. “Para la persona que está inconsciente, la reanimación dentro del agua tiene más posibilidades de éxito que arrastrar al ahogado a tierra, pero sólo es posible con un rescatista muy capacitado. Una vez en tierra, debe colocar a la persona de cúbito dorsal (boca arriba) con el tronco y la cabeza al mismo nivel”, explica el enfermero.

Si está inconsciente, pero respira, se le debe colocar de cúbito lateral (de lado). “Si no respira,  la respiración boca a boca es esencial”, acota.

Si no hay respuesta, se asume que está en paro cardíaco y la persona debe ser sacada del agua con urgencia e iniciar la reanimación cardiopulmonar (RPC). “El paro cardíaco por ahogamiento se debe principalmente a la falta de oxígeno. Por ello es importante que la RCP siga la secuencia tradicional, comenzando con 30 compresiones del tórax y continuando con dos respiraciones y 30 compresiones del tórax, hasta que aparezcan signos de vida, ojalá con dos personas entrenadas”, sugiere el académico.

El docente de Enfermería de la Universidad del Pacífico, Gonzalo Guzmán, dice que es importante tener en cuenta lo siguiente al momento de otorgar una reanimación de calidad:

  • Ubicar a la persona en una posición correcta de acuerdo a su estado de conciencia.
  • Iniciar inmediatamente la RCP básica.
  • Ojalá realizar la reanimación cardiopulmonar entre dos personas.
  • Dependiendo de la edad, calcular la presión o masaje en el tórax.
  • Realizar las compresiones en el centro del tórax, permitiendo que éste se expanda en cada masaje o compresión torácica.
  • Realizar el masaje con una frecuencia de al menos cien compresiones por minuto.
  • No interrumpir las compresiones torácicas.
  • Comprimir con una fuerza que permita hundir el tórax.
  • En la respiración boca a boca, hacer dos ventilaciones por cada treinta compresiones.
  • Trasladar al paciente a un servicio de urgencia lo más cercano posible.