Necrológicas
  • Hernán Gilberto Bobadilla Ossandón
  • Sergia María Muñoz Pizarro
  • José Gallardo Ulloa
  • María Eugenia Soto Oyarzún
  • Carlos Quijada Agurto

Rotura del tendón de Aquiles: ¿Cuánto demora en recuperarse?

Por La Prensa Austral jueves 23 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
1.445
Visitas

Es una lesión que podría sufrir cualquier persona, pero se presenta principalmente en quienes practican actividades deportivas de alta exigencia. La rotura del tendón de Aquiles puede ser total o parcial y responde a “microtraumas repetitivos”, debido a fuerzas excesivas que superan su capacidad elástica y que son derivados de una sobre exigencia lo que después de una cirugía demanda hasta 6 meses de recuperación.

Los tendones son tejido conectivo fibroso que une los músculos a los huesos y sirven para mover estas estructuras.  

En este caso, el tendón de Aquiles es “parte de un grupo muscular llamado tríceps sural, compuesto por el sóleo, plantar delgado y dos gastrocnemios (lateral y medial). Cumple una doble función en lo que se refiere a flexión plantar de tobillo y colabora con la flexión de rodilla. Participa en casi todas las actividades de la extremidad inferior. Genera fuerza y potencia, por lo que participa en los movimiento de marcha, trote, carrera y saltos”, explica Gabriel Araya, kinesiólogo y académico de la Facultad de Medicina y Ciencia de la U. San Sebastián.

Cuando ocurre una rotura, como ocurrió en la pierna izquierda del arquero chileno del Manchester City, Claudio Bravo, se trata de “la pérdida de continuidad tendínea que tiene este tejido que se va a insertar en el hueso calcáneo. Es parte de la musculatura posterior de la pantorrilla”, comenta Araya.

El académico señala que esta lesión se asocia a microtraumas repetitivos, es decir son pequeñas cargas anormales que se aplican sobre el tendón sin la recuperación adecuada. Si no hubo una correcta dosificación, recuperación o evaluación temprana, se empiezan a producir inflamaciones y degeneraciones que pueden terminar con en la rotura total por sobreentrenamiento o sobreexigencia”.

El kinesiólogo precisa que “la función del arquero es explosiva bajo ciertas circunstancias, generando movimientos de carreras, salto y pivotes en períodos cortos de tiempo cuando entra en acción frente a una jugada. Además, no responde a la lógica de los movimientos aeróbicos de jugadores en otras posiciones, como los volantes, que tienen que moverse variados metros de un lado para otro en cancha y por varios minutos”.

Tratamiento

Araya señala que ante esta rotura se requiere de una cirugía cuyo objetivo es unir los extremos cortados del tendón de Aquiles y suturarlos, por lo que se produce una cicatriz y un cambio en la actividad que debe ser tratado mediante rehabilitación kinésica, junto a todo lo que implica reestablecer la funcionalidad de la extremidad inferior del deportista.

El docente afirma que “las primeras cuatro semanas se trata de proteger el tejido reparado quirúrgicamente (mediante férula), disminuir inflamación, manejar el dolor, controlar el soporte de peso y retardar la posible atrofia muscular generada (debido a la inmovilización). Entre la cuarta y octava semana se debería reestablecer la función de la extremidad y la persona podría estar caminando prácticamente sin dolor. Posteriormente entre el quinto y séptimo mes, se puede pensar en el regreso a la actividad deportiva y con estándares de alto rendimiento”.

Sin embargo, el kinesiólogo recalca que “es indispensable rehabilitar la cicatriz y reestablecer la función del tendón de Aquiles e ir aumentando la carga sobre él a medida que disminuye el dolor e inflamación”.

Respecto a si la edad de un deportista es un factor importante en la recuperación, Araya afirma que “es un hecho que existe un envejecimiento de los tejidos en las personas y los deportistas de alto rendimiento no están exentos de aquello, además de que están sometidos a constantes cargas físicas y su probabilidad de lesión es más alta que en la población general”. Por eso es que para la etapa de reintegro deportivo es fundamental la participación de un kinesiólogo, mientras más temprano comience la terapia mucho mejor será la rehabilitación y pronóstico del deportista.