Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría

“Acá no hay una venta. Yo soy el representante legal y el sostenedor es Ana María Serka. Eso no cambia”

Por La Prensa Austral domingo 10 de enero del 2016

Compartir esta noticia
3.092
Visitas

Luego de informar a la totalidad de los apoderados del Colegio Rubén Darío la situación que enfrenta el establecimiento, el representante legal del recinto, Rodrigo Cabrera Serka, descartó que éste haya sido vendido y se refirió al proceso que se está desarrollando mediante la incorporación de aspectos del proyecto educativo del Colegio Green Hill a su propio proyecto educativo, lo que parte en marzo próximo.

En este contexto, el sostenedor informó que se han realizado encuentros con los apoderados, instancia en que se informó a éstos cada uno de los cambios que se están realizando, lo que –a su juicio- ha dejado conforme a la mayoría de los padres y representantes de los alumnos, en tanto que otros han buscado alternativas en otros establecimientos.

En el caso de sexto a segundo medio, no hay modificaciones salvo en el idioma, pero de prebásica a quinto habrá cambios. “Estamos supliendo lo que le falta a nuestro proyecto y a la mayoría de los apoderados les gusta el nuevo proyecto educativo”, dijo.

De la misma manera, reconoció que este proceso se produce en el marco de la Reforma Educacional y de la eliminación del copago. Así, los presupuestos y la situación del colegio obligaron a que el establecimiento debiera convertirse en un recinto particular pagado por lo que debieron adaptarse y realizar los referidos cambios y la alianza con el nuevo proyecto de Green Hill.

– ¿Se fusiona o se vincula el Colegio Rubén Darío con el Green Hill?

– “El Colegio Rubén Darío está establecido con un proyecto claro y cuenta con el reconocimiento del Ministerio de Educación y el Green Hill es un proyecto. Lo que pasó es que este año como Rubén Darío comenzamos a ser un colegio pagado producto de la Reforma Educacional y eso significa que se incrementa mucho el pago de los apoderados de la mensualidad. En este escenario, el papá siempre expone: “Bueno, ¿qué se me va a ofrecer ahora con esta mensualidad?” y nosotros tenemos un proyecto educativo fuerte, pero con algunas falencias. Entonces, con el proyecto educativo del Green Hill se resuelven estas falencias que están relacionadas con el aspecto emocional del niño, con otras actividades que ayudan a que comprenda mejor.

“Es una nueva metodología que se le incorpora al proyecto educativo, que está basada en un proyecto de otro colegio, que es atractiva y da resultado, por lo que queremos ponerla en el Colegio Rubén Darío.

“Este fue un proceso rápido que comenzó en diciembre y para comunicarlo a los papás llevó un tiempo, pero las redes sociales fueron mucho más rápido y se generó un rechazo y desconfianza en los apoderados.

“Es nuestro proyecto educativo al que se le incorporan algunos aspectos, que hacen que se desarrollen de mejor forma, como el idioma, que va a ser fuerte. En los más pequeños, se suman nuevas asignaturas”.

– ¿Hay una venta del Colegio Rubén Darío?

– “No. Acá no hay una venta. Yo soy el representante legal y el sostenedor es Ana María Serka. Eso no cambia. Acá simplemente hay un proyecto al que se le agregan aristas para mejorar el desarrollo de los niños”.

– ¿Cuáles son los cambios?

– “Van a tener una mayor cantidad de horas asociadas, por ejemplo, en el currículum de primero a quinto básico de las 8 a las 13 horas y los días lunes y martes de las 15  a las 18,15 horas. Ahora se adosan otras herramientas a las que se le adosan distintas actividades, como el ajedrez que va a ser impartido como ramo, la parte artística y el idioma, pero no hay cambios en la parte inicial del proyecto.

“Hay muchas preguntas respecto al uniforme por parte de los apoderados, pero los alumnos usarán el buzo deportivo del Colegio Rubén Darío. No van a haber diferencias de uniforme ni de nada. Acá es nuestro proyecto educativo con un valor agregado”.

– ¿Qué va a pasar con los pagos ya que en el Green Hill se pide más por la mensualidad que en el Rubén Darío?

– “Esto se va a estandarizar porque no hay alumnos Green Hill y Rubén Darío, acá son todos alumnos Rubén Darío y de alguna forma se va a estandarizar”.

– ¿Pero para el próximo año se van a respetar los valores informados en la matrícula?

– “Hay contratos establecidos y la información es clara, pero eso hay que estandarizarlos porque el colegio es uno sólo”.

– ¿Apoderados han manifestado su intención de irse del Colegio Rubén Darío?

– “Sí, eso es así, hay algunos retiros, hay personas a las que no les acomoda el método, no les acomoda el actual director, que es comprensible. José Alvarado es una figura fuerte dentro de la educación, pero tenemos que actualizarnos. No es un proceso fácil a esta altura del año, pero los apoderados tienen la libertad de cambiar de proyecto educativo”.

– ¿Qué pasa con el director y su equipo directivo?

– “Para enfrentar esta nueva etapa, se desvinculó al director José Raúl Alvarado, a la jefa de la Unidad Técnico Pedagógica (UTP) y a la jefa directiva de prebásica porque este método requiere un cuerpo que pueda llevarlo a cabo. Se requiere de alguien que lo pueda llevar a cabo y la dirección la va a llevar adelante la persona que está capacitada. En este caso, es Víctor Llanos”.