Necrológicas
  • Matilde Cárdenas Santana

Cementerio Cruz de Froward deberá indemnizar a 51 propietarios de sepulturas inundadas

Por La Prensa Austral sábado 18 de mayo del 2019

Compartir esta noticia
6.603
Visitas

Máximo tribunal hizo suyos los fundamentos de la sentencia dictada en primera instancia por el juez Guillermo Cádiz, la que había sido revocada por la Corte de Apelaciones de Punta Arenas.

Ocho años después de que el Servicio Nacional del Consumidor demandara a la Inmobiliaria Cruz del Froward, en protección del interés colectivo de un grupo de propietarios de tumbas del Cementerio Parque, en el kilómetro 7,5 norte en Punta Arenas, que se vieron afectados por la inundación de las sepulturas, la Corte Suprema puso fin a esta causa de carácter civil, dando la razón a los demandantes y decretando el pago de indemnizaciones a 51 clientes.

El 30 de marzo de 2011 se iniciaba la causa en el Primer Juzgado Civil de Punta Arenas, luego de la conmoción e indignación que generó entre familiares constatar el anegamiento de las criptas.

A fines de 2014, el juez Guillermo Cádiz dio por establecido una infracción a la Ley del Consumidor, acogiendo con ello la demanda colectiva y ordenando el pago de indemnizaciones de los perjuicios patrimoniales sufridos por los adquirientes de sepulturas.

Luego de los recursos de apelación de las partes, en mayo de 2016 la Corte local echó abajo, desestimando dar lugar a las compensaciones económica que tres años antes sí había concedido el juez Cádiz.

Después de una larga batalla judicial, este 16 de mayo, la Primera Sala de la Corte Suprema arribó a la plena convicción que el fallo de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas había incurrido en vicios y sobre la marcha dictó sentencia de reemplazo.

El principal hecho establecido en la causa, radica en los resultados arrojados por el sumario sanitario Nº21/2011, el cual producto de las exhumaciones realizadas, se constató la presencia de agua en las respectivas criptas, en las circunstancias y a la profundidad que en cada caso quedó establecido.

Las falencias

“La demandada (Inmobiliaria Parque Cruz de Froward) tenía conocimiento previo sobre la impermeabilidad del terreno que la obligó a contar con un sistema adecuado de drenaje para obtener la autorización de funcionamiento del cementerio, considerando que el proveedor al menos desde sumario 25/06 resuelto en el año 2007, tenía conocimiento de la falencia que afectaba a las sepulturas y no procedió a corregirla, sino que adoptó medidas precarias e inidóneas como envolver las urnas en plásticos para depositarlas en las criptas”, enumera el fallo.

La resolución agrega que: “dados los términos planteados, no existe discusión de que la demandada infringió lo preceptuado en el artículo 23 de la Ley de Protección al Consumidor, considerando que es obligación del proveedor y propietario del terreno del cementerio mantener dicho terreno en condiciones de ser utilizado para el fin que fue contratado. Luego, al no poder utilizar los clientes del Cementerio Parque la tercera capacidad de las fracciones que contrataron para su destino natural, se les ha causado un menoscabo, debido a una falla en la calidad -presencia de agua en las criptas y cantidad dos capacidades utilizables en vez de tres- del bien vendido. El menoscabo ascendió a la tercera parte del bien vendido, esto es, una de las tres capacidades contratadas para el ejercicio del respectivo derecho perpetuo de sepultación. La tercera facción de las sepulturas no puede ser utilizada. Esta circunstancia, claramente, constituye un defecto o una deficiencia en la calidad y medida del producto, que los  demandantes han venido a conocer cuando se hizo público el problema”.

Multas e indemnizaciones

El fallo definitivo, condenó a Inmobiliaria Parque Cruz de Froward, a pagar dos multas de 50 UTM (5 millones de pesos) e indemnizar a los propietarios de las sepulturas que se anegaron a partir de 2007.

A continuación, la empresa fue condenada a las indemnizaciones y reparaciones a favor de los consumidores que celebraron con ella contratos de compraventa de sus derechos perpetuos de sepultación.

En el caso de clientes actuales con fracciones de tres capacidades, sin inhumaciones efectuadas, existe la alternativa que éstos puedan poner fin a sus respectivos contratos, en consecuencia la demandada deberá pagar a ellos, por concepto de indemnización de los perjuicios patrimoniales sufridos, el equivalente al 100 por ciento de lo pagado por el respectivo cliente como precio de dicha compraventa.

Hay otro grupo de clientes que puede optar a otras alternativas de solución establecidas en el fallo, tal es el caso de la parte donde se condena a la demandada a reemplazar en el respectivo contrato, el lugar de sepultación actual, en el Cementerio Cruz de Froward, por el Cementerio Parque Punta Arenas, con las mismas condiciones de contratación y en una fracción de costo equivalente en los terrenos de este último cementerio, según su disponibilidad en el terreno.

En cuanto a las personas que ya hubiesen realizado la exhumación de sus deudos y trasladados al Cementerio Municipal, se declararan resueltos los respectivos contratos y sobre la marcha la Inmobiliaria deberá pagar los costos en que incurrió el cliente, equivalente al 100 por ciento.