Necrológicas

Ciudadano indio le pagó $1 millón a conductor para contrabandear artículos electrónicos en Argentina

Por La Prensa Austral domingo 4 de febrero del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
10.368
Visitas

Según indicó el fiscal Juan Ignacio Aguilera en la audiencia de formalización, un ciudadano indio -identificado como Daniel Mayani- le pagó a Erick Tejeda García para transportar hacia Río Gallegos tres notebooks, dos consolas de videojuegos, dos juegos de aquellos aparatos y 2.053 celulares, mercancía avaluada en $298.295.656.

Haciendo uso de su derecho a guardar silencio y quedando en libertad, fue formalizado pasadas las 13,20 horas de ayer un conductor que se disponía a transportar hacia Río Gallegos más de dos millares de artículos electrónicos, los cuales tenían como fin su comercialización en la mencionada ciudad argentina, sin hacer que éstos fueran declarados ante personal de Aduanas e intentando eludir el respectivo pago de impuestos.

Según los hechos expuestos por el fiscal Juan Ignacio Aguilera en la audiencia de control de detención que se realizó ayer, tras una solicitud del Ministerio Público efectuada el pasado viernes de ampliar el plazo de detención por 24 horas, el detenido identificado como Erick Alberto Tejeda García, de 40 años, llegó a eso de las 3,30 horas de anteayer hasta el complejo fronterizo Integración Austral, localizado en la localidad de Monte Aymond, comuna de San Gregorio.

El imputado se trasladaba en una van marca Chevrolet Chevy cuya patente correspondía a un vehículo de marca Dodge Ram, en la cual trasladaba tres notebooks, dos consolas de videojuegos, dos juegos de aquellos aparatos y 2.053 celulares de diferentes marcas y modelos de alta gama.

Al llegar al complejo fronterizo, el individuo pudo pasar los dos primeros controles en territorio chileno, sin embargo, fue requerido por personal del Servicio de Aduanas para efectuar un registro del móvil. Para ingresar tal cantidad de artefactos tecnológicos, el conductor requería de un documento de reexpedición que no portaba, ergo, al momento de ser fiscalizado en la última etapa del trámite aduanero, estando ya en territorio argentino y al verse descubierto en el ilícito que estaba cometiendo, evadió el control y emprendió la huida de retorno al territorio nacional, actitud que para los trabajadores fronterizos resultó sospechosa, dando aviso de aquello al personal policial.

Bajo este tenor, efectivos de la Subcomisaría de Carabineros de Río Seco desplegaron un amplio operativo a lo largo de la carretera tanto internacional como interprovincial, logrando durante el transcurso de la mañana, específicamente a las 6,30 horas, dar con el paradero del conductor en el kilómetro 21 de la Ruta 9 Norte, en el sector del Parque Chabunco.

Tejeda admitió de forma espontánea que llevaba todos estos artículos con el encargo de internarlos en Argentina para su posterior comercialización, evadiendo todos los impuestos adheridos a la extracción de dichas mercancías perjudicando con ello el erario público. El total de los aparatos electrónicos fue avaluado en la suma de $298.295.656, mientras que los impuestos que dejaba de percibir el fisco ascienden a $80.957.436.

Según el relato del fiscal, esto sucedió por encargo de un ciudadano indio llamado Daniel Mayani, quien ofreció pagarle un millón de pesos al imputado, el que se presentó ante Aduanas sin declarar estas mercancías, estando obligando a ello y sin portar documento alguno que avalara su legítimo porte y traslado hacia el país vecino.

Con todos estos antecedentes, el persecutor le solicitó a la magistrada Paula Stange imponerle al acusado las medidas cautelares de arraigo regional y firma mensual por su presunta autoría en los delitos de conducir un vehículo a sabiendas de tener una placa patente que corresponde a otra máquina, como asimismo el de contrabando aduanero, a lo cual el defensor penal público Leonardo Vallejos no se opuso, dando la jueza de garantía lugar a lo pedido y fijando un plazo de 120 días para que se lleve a cabo la investigación pertinente.

Fotografía Rodrigo Maturana