Necrológicas

Condenan a Gasco Magallanes a pagar indemnización de $140 millones por vivienda destruida tras explosión en 2015 

Por La Prensa Austral domingo 11 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
2.162
Visitas

El viernes de esta semana en fallo unánime, la Primera Sala de la Corte Suprema confirmó la sentencia que ordena a la empresa Gasco Magallanes a pagar una indemnización de poco más de $140 millones a las  propietarias de una vivienda que resultó destruida por una explosión de gas registrada en el barrio Prat en agosto de 2015.

Se trata del inmueble ubicado en calle General del Canto -a la altura del Nº 672-, donde aquel domingo 16 dormían María Silvia Bórquez Cárcamo y su madre María Marta Cárcamo Hermida (ambas pensionadas), quienes salvaron producto de que momentos antes se trasladaron hasta la casa de un familiar.

La sala del máximo tribunal que ratificó que Gasco Magallanes debe indemnizar estuvo integrada por los ministros Héctor Carreño, Guillermo Silva, Rosa María Maggi, Rosa Egnem y el abogado (i) Ricardo Abuauad.

Hoy, a poco más de tres años de la tragedia, María Bórquez recuerda lo sucedido y cómo la resolución de la Corte Suprema hizo finalmente justicia, aunque -asegura- no del todo.

“Todo empezó como a las 6 horas, sentí ruidos extraños, era como quien abre una cañería -después se sabría que se trató de una fuga en el empalme de gas-. Entonces, me levanté a mirar y fue tanta la preocupación que ni siquiera prendí la luz, y fui hasta donde estaba el medidor. Llamé -a Gasco- y me dijeron: ‘En doce minutos’. Y vinieron. Ese día había viento (y nieve), abrí la puerta y ahí sí que se notaba el olor a gas. Ahí empezó -el operario- a trabajar solo, sin luz, desde las 6,20 horas hasta las 8 horas, cuando llegaron los contratistas (tres personas del grupo de excavaciones que llegaron unos 40 minutos después), porque se produjo una chispa durante la manipulación de las herramientas y quedó ‘la escoba’…”, dijo.

Por cierto, de acuerdo al relato de la mujer, los trabajadores salvaron de milagro, al igual que ella junto a su madre -propietaria de la casa habitación-, con quien, momentos antes y por recomendación de Bomberos que acudió al llamado de emergencia, abandonaron el domicilio para cruzar hasta el inmueble signado con el Nº 0673, propiedad de Nelson Bórquez, hermano de la propietaria afectada.

Los daños

En la oportunidad, a consecuencia de la explosión, el inmueble resultó afectado por el fuego en un 20% y con daños estructurales en el 80% de su superficie debido a la presión del gas, resultando destruidos, además de la vivienda, los muebles, enseres, ropa y objetos personales que se mantenían en el sitio.

De este modo, ante las dimensiones de la afectación, la demanda inicialmente se interpuso para lograr una indemnización de $320 millones, en consideración a que lo sucedido pudo costarles la vida si hubieran permanecido en el sitio.

Finalmente, la Primera Sala del máximo tribunal rechazó un recurso de casación y  confirmó la sentencia que obligará a la empresa pagar a las demandantes las sumas de $90.328.000 por daño emergente y $50.000.000 por daño moral.

En relación con la sentencia, María Bórquez señaló: “A pesar de todo, esto es una buena noticia y esperamos que termine todo bien. Lo triste es que mi mamá -que el 2015 tenía 89 años- falleció (el 2017) y no alcanzará a ver materializada la solución. Por lo pronto, vamos a contactar al abogado para ver los pasos a seguir”.   

Por su parte Marta Erazo Hernández -cuñada de la afectada-, complementó deslizando una crítica al hecho de cómo reaccionan algunas compañías, en casos como el relatado. “En ocasiones las empresas que tienen más dinero se hacen los desentendidos al momento que deben pagar las indemnizaciones o de reconocer que fueron los responsables del perjuicio, como en este caso lo fue Gasco, a todas luces. Me parece abominable que no se hayan hecho cargo del caso, antes de que mi suegra falleciera, ella quería ver su casa”.

La vivienda localizada casi al llegar a la intersección con calle Videla fue afectada finalmente por dos explosiones.