Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Defensor abogó por leve castigo para su representado ya que “víctima no falleció”

Por La Prensa Austral viernes 11 de septiembre del 2015

Compartir esta noticia
1.573
Visitas

A poco más de tres meses de ocurrido los hechos, ayer la justicia decidió mantener la prisión que pesa sobre los hermanos Jaime y Julio Saavedra Calderón, conocidos como los “gemelos de Peñalolén”, junto a Andrés Henríquez Ojeda, trío de sujetos imputados como autores de un homicidio calificado en carácter de frustrado. Sus defensas intentaron modificar la medida cautelar, pero el juez Pablo Miño no accedió a la solicitud.
La madrugada del 27 de mayo pasado, Luis Hernández Nenén fue violentamente agredido por los sujetos en las inmediaciones de Avenida España y pasaje Balmaceda, siendo golpeado con pies y puños, y rematado en el suelo con un palo en la cabeza, que lo dejó gravemente herido con diversas fracturas en el cráneo.
Ayer, ya se evidenciaron los avances de la investigación seguida contra los imputados. A dos de ellos los representó el abogado José Miguel Navarrete, mientras que el abogado Leonardo Vallejos defendió a Julio Saavedra Calderón, sindicado por los otros dos detenidos como el autor de los golpes con el trozo de madera a la víctima.
El abogado Navarrete solicitó la revocación de la prisión, en virtud de la falta de antecedentes que acrediten la participación de sus representados en un homicidio frustrado, que a lo más podrían ser imputados por un delito de lesiones graves, aunque alegó que tampoco habrían indicios claros que los vincularan al ataque.
En tanto, Vallejos postuló que difícilmente podría configurarse un homicidio calificado, ya que la víctima no falleció, aminorando así una eventual sanción, la cual incluso -dijo- podría cumplirse en libertad.
El juez Pablo Miño, el mismo que decidió enviar a prisión a los sujetos, negó lo solicitado, y además sumó 30 días al plazo de la investigación, dado que el fiscal Felipe Aguirre está a la espera de la llegada del informe pericial respecto de la sangre encontrada en el madero utilizado.
Además, en una segunda audiencia que los hermanos enfrentaron ayer en el Juzgado de Garantía, por hurto y riña en un supermercado, se fijó para el próximo 8 de octubre fecha del juicio, delitos por los cuales arriesgan 300 días de cárcel cada uno de los hermanos.