Necrológicas
  • Pablo Alvarez Arcos
  • Jorge García Vera
Tragedia marítima en el seno Skyring

Desazón entre familiares: “No hay cuerpos dentro de la barcaza”

Por R Martinez domingo 14 de julio del 2019

Compartir esta noticia
2.661
Visitas

“Debemos informar que estando la barcaza en superficie y varada en la playa pudimos formalmente ingresar al cien por ciento de las dependencias, pudiendo revistar en conjunto con otras entidades dispuestas por el Ministerio Público la totalidad de las instalaciones, no encontrando restos de los tripulantes desaparecidos”.

Con estas palabras, el contraalmirante Ronald Baasch, comandante en jefe de la Tercera Zona Naval, informó la triste noticia que nadie quería escuchar, dando por finalizada la búsqueda de Eduardo Salazar, Cristián Frías y Harry Aburto, los tres navegantes que la mañana del 5 de mayo iban a bordo de la barcaza Navsur IV transportando alimentos para centros acuícolas.

Por causas que son materia de investigación, la nave zozobró y se hundió siendo encontrada al día siguiente a 106 metros de profundidad, descubrimiento que fue avistado a poco más de cuatro kilómetros de la costa, en las intempestivas aguas del seno Skyring, a unos 127 kilómetros al norte de Punta Arenas, en la comuna de Río Verde.

Desde un inicio se planteó la hipótesis de que los cuerpos se encontrarían atrapados al interior de una escotilla o casco, cuyo acceso por alguna razón se encontraría sellado o dificultado su acceso, y cuya única posibilidad de hallarlos sería por medio del reflotamiento de la nave, labores que comenzaron el 21 de junio y que concluyeron ayer.

El hallar los cadáveres era la principal meta y esperanza para otorgarles tranquilidad a sus familias, que desde el día dos se trasladaron desde el norte a Magallanes para encontrar respuestas, las mismas que la tarde del sábado devastaron sus corazones.

“Nuestra primera prioridad fue buscar y posteriormente reflotar la barcaza para poder acceder a su interior y descartar en un cien por ciento la posibilidad de que ojalá hubiesen podido estar adentro, pero lamentablemente esa noticia no ha llegado”, prosiguió la autoridad marítima.

Comunicó además que a contar de este momento comenzarán otras labores de índole técnica para determinar las circunstancias, la condición del material y aquellos elementos que permitan establecer las causas que motivaron el hundimiento de la embarcación. A la par, sigue su curso una investigación que desarrolla el Ministerio Público y apunta a esclarecer el motivo que llevó a la desaparición de los tripulantes.

No obstante, la nave será ubicada en un punto de fondeo seguro para concluir con algunos peritajes pendientes y posteriormente será decisión de los armadores y propietarios si es que ésta se quedará en la zona o si será remolcada a otro lugar, lo cual depende de la autorización de la Fiscalía tras las indagatorias que se realicen.

De parte de la Tercera Zona Naval se les ofreció a los familiares efectuar un responso en la costa del seno Skyring, frente al lugar del hundimiento, con la finalidad de que ellos se despidan de sus seres queridos y arrojen simbólicamente una corona de flores al mar, ceremonia que se realizará el próximo miércoles y estará presidida por el capellán de la Armada y un sacerdote amigo de las familias.

La triste noticia

A eso del mediodía, voluntarios de Bomberos y efectivos de la PDI llegaron al sitio del suceso donde los esperaba el personal marítimo para abordar un bote que los transportaría hasta la embarcación. A pocos metros de la playa y tras una cinta que restringía el paso se ubicaban los familiares de los tripulantes, quienes con el alma en vilo rogaban que toda esta tragedia pudiese, por último, tener el desenlace que esperaban.

El tormento se desencadenó a eso de las 18,30 horas, cuando el equipo retornó y escucharon la declaración oficial, aquella que aseguraba que no podrían darle sepultura digna a sus seres queridos.

“Fue una noticia que uno no quisiera escuchar. Teníamos la esperanza de que después de tanta búsqueda, de estar más de 40 días, a uno le queda una luz de esperanza de creer que los cuerpos de nuestros seres queridos estuvieran al interior, y eso es lo que nos mantenía todo el tiempo activos. Con esto se nos derrumbó todo”, expresó consternada a El Magallanes, Natalie González, hermana de Cristián Frías.

Consultada al respecto si a raíz de lo acontecido interpondrán las acciones legales correspondientes, sentenció que “cuando uno entra en el proceso y es parte de manera activa en la búsqueda y se va reconstituyendo lo que pudo haber ocurrido, claramente hay negligencias que tienen que ser sancionadas. Hay que buscar la causa del accidente, se tienen que hacer peritajes y todo lo que se desprenda del análisis nos van a entregar pistas de lo que pudo haber pasado y qué fue lo que falló”.