Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

Dueña de almacén que fue embaucada con “el cuento del tío” evitó que ladrón se diera a la fuga

Por La Prensa Austral domingo 9 de agosto del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
5.010
Visitas

Con la voz entrecortada, J.N.V. -dueña del almacén y rotisería “Jobas” ubicado en calle Puma 0531- relató a El Magallanes la traumática situación que hubo de vivir ayer cuando, a eso de las 13 horas, un sujeto ingresó a su local para efectuar varios depósitos de dinero, a través del sistema Caja Vecina. Lo que llamó la atención de la mujer es, que al momento que el individuo solicitaba efectuar los pagos de dinero, se comunicaba en forma paralela con otra persona a través de un teléfono celular.

“Primero pidió hacer un depósito de 70 mil pesos y otro de 80 mil. Cuando le pedí que me pagara, me pidió reiterar la operación, pero a una cuenta bancaria distinta y al tiempo que me dictaba los números de la cuenta, se mantenía al habla con otra persona, a través de su celular. Cuando le pedí que me pagara, me dijo que su jefe -que supuestamente estaba al teléfono- quería hablar conmigo, ya que necesitaba hacer más depósitos, a lo cual me negué”, testimonió la mujer.

Fue en ese instante, cuando la comerciante se percató que el sujeto no portaba el dinero, explicándole que había dejado el efectivo en su auto.

“Mi intención era no dejarlo salir del negocio, pero alcancé a marcar el número del Plan Cuadrante (de Carabineros) y le dije que lo acompañaría a su vehículo”, comentó la comerciante.

Una vez afuera del local, la mujer atestiguó que el sujeto quiso hacer partir el auto, convenciéndose en ese instante que había sido embaucada con el “cuento del tío”.

“Logré subirme a su auto y tomé el volante, alcanzando a quitarle las llaves. En ese momento, llegaron los carabineros y también apareció mi suegra que había quedado en llegar a esa hora a mi casa”, afirmó la vecina de la población 21 de Mayo.

“Soy magallánica y he vivido siempre en este barrio y nunca había pasado algo así acá, porque este sector es tranquilo. Además llevo cuatro años trabajando en mi negocio y jamás me había sucedido algo así”, agregó.

La comerciante hizo un llamado a todas aquellas personas -cuyos locales tengan el sistema de pago de Caja Vecina- a que eviten ingresar los datos de un depósito sin antes recibir el dinero respectivo.

“Desde ahora, cada depósito que se haga en mi local, voy a tener que pedir la plata antes de realizar la transacción”, afirmó la afectada, lamentando el hecho, dado que los 300 mil pesos fueron ingresados a la cuenta, pensando en la relación de confianza que se establece con los clientes en un barrio, donde todos prácticamente se conocen.

Tras ser detenido por carabineros, el autor de este ilícito pasará hoy a control de detención en el Tribunal de Garantía de Punta Arenas.