Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Ex director Mayanz y denuncias que dieron paso a sumario de Contraloría: “Invito a Boric Font a dejar de dañar la imagen del Hospital Clínico persiguiendo figuración política”

Por La Prensa Austral martes 2 de febrero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
2.657
Visitas

La ideologización que se introdujo respecto de ésta y otras materias, temas netamente técnicos, sólo perjudicó a los pacientes más modestos y la realidad fue que la denuncia por estos supuestos conflictos de interés, materia que ahora iniciará su investigación la Contraloría Regional, tuvo como resultado que 760  magallánicos –reitero-, de entre los más modestos, perdieron la oportunidad de cirugía, por licitaciones declaradas desiertas ya que no hubo interesados en participar producto del manto de duda que se dejó caer sobre este procedimiento –reitero-, que se lleva a cabo en todo el país.

“Yo les pregunto a todos los responsables de lo ocurrido:  ¿Quién y qué ganó con este accionar?”.

Abriendo esta interrogante, el ex director del Hospital Clínico de Magallanes, Mario Mayanz Csato, enfrentó la denuncia formulada en su momento por el diputado Gabriel Boric y la posterior auditoría realizada por la Contraloría Regional, que determinó 17 irregularidades y el inicio de un sumario administrativo al interior del principal recinto médico de la región.

La auditoría en cuestión revisó el período comprendido entre el 1 de enero de 2011 y el 31 de diciembre de 2014, recabando antecedentes sobre las licitaciones de cirugías para pacientes en listas de espera y contrataciones de servicios clínicos adjudicados en forma preferente al prestador AM Patagonia Servicios Médicos.

Mayanz precisó que durante su ejercicio como director (s) del Hospital Clínico no tenía autonomía para decidir sobre el cuestionado proceso licitatorio, sino que siguió las directrices de los respectivos directores regionales del Servicio de Salud, Jorge Flies (actual intendente) y Pamela Franzi, según instrucción ministerial.

“Los directores de hospitales de alta complejidad ejecutamos lo que son las directrices de los servicios de Salud y del Ministerio de Salud, careciendo de toda autonomía para implementar políticas que se refieran a licitaciones u otras. Durante el período de mi subrogancia, me correspondió trabajar con el Dr. Jorge Flies A. y con la E.U. Pamela Franzi, como directores de Servicio, siendo ellos quienes instruyeron la realización de licitaciones, según mandato ministerial”, acotó.

Carta de Mayanz

La reacción de Mayanz se hizo llegar a La Prensa Austral a través de una carta al director de este medio informativo, en la que plantea lo siguiente:

“En Enero de 2015, el diputado Boric Font  y dos particulares que pidieron reserva de identidad presentaron una solicitud de auditoría al macroproceso de Adquisiciones llevadas a cabo en el Hospital Clínico de Magallanes (HCM) relacionadas especialmente con cirugías licitadas destinadas a resolver listas de espera de patologías no GES. Con posterioridad a efectuar la denuncia, el mismo diputado Boric Font asiste a una reunión que se llevó a cabo en el HCM ante el equipo directivo del hospital e identificó a los miembros de la Directiva Regional de FENPRUSS como la fuente de la información que le fue proporcionada y que presentó a la Contraloría Regional.

“Respecto de estas materias, la Contraloría genera tres informes:

“1 )  Dictamen de investigación especial N°634 de 2015 sobre presuntas irregularidades en el Hospital Clínico de Magallanes.

“2)   Dictamen N°6195 de 2015, que complementa investigación especial N°634 de 2015.

“3)   Dictamen  N°745 de 2015, sobre Auditoría al Macroproceso de adquisiciones y a la materia específica de servicios técnicos y profesionales efectuada en el Hospital Clínico.

“En el primer informe, se desvirtuó completamente la denuncia contra el suscrito respecto de irregularidades administrativas relativas a viaje de capacitación al extranjero y firma de convenios a favor del personal de las Fuerzas Armadas que se atienden en el Hospital Clínico de Magallanes, además de otras materias.

“En el segundo informe, se complementa lo anterior, confirmando que, además en las materias descritas, tampoco hubo conflicto de interés por parte del suscrito.

“En el tercer y último informe recibido, relativo al Macroproceso de adquisiciones, dirigido a resolver  patologías de pacientes en lista de espera quirúrgica, así como del programa de detección temprana del cáncer colorectal conocido como PRENEC, y también de cirugía bariátrica y otros, se detectó varias situaciones administrativas que pudieran haber configurado la figura  de “conflictos de interés”, por parte de distintos funcionarios del HCM.

“Lo anterior constituye en esta etapa presunciones, y la Contraloría Regional llevará a cabo los sumarios  administrativos respectivos, tendiente a demostrar o desvirtuar estas presunciones.

“En mi calidad de Director(S) durante el período Septiembre 2011-Noviembre 2015  y con la experiencia adquirida y la serenidad de estar ya en este momento al margen de la responsabilidad directiva, puedo dar absoluta fe que, durante mi gestión y con nuestro equipo directivo, no nos animó otro interés que resolver los innumerables problemas de salud de nuestros pacientes con calidad, calidez, eficiencia y eficacia. Siendo la resolución de las listas de espera, situación que desafía a diario no sólo a nuestro hospital, sino que también a prácticamente todos los hospitales del país y los respectivos Servicios de Salud una de las materias a las que nos vimos abocados.

“Uno de los mecanismos de que disponen los directores de Hospital en todo el país por instrucción de las Jefaturas de Servicio y del Ministerio de Salud, y que constituye una herramienta destinada a resolver los problemas de salud de las personas pertenecientes  a  los grupos más modestos de nuestros pacientes, son las licitaciones de listas de espera, especialmente aquellas patologías no cubiertas por la Ley de Garantias explícitas o GES. De este mecanismo, se ha beneficiado un gran número de pacientes y las intervenciones quirúrgicas se llevan a cabo por personal que se desempeña en la tarea fuera de sus horas de servicio.

“Si se trata de intervenciones quirúrgicas, uno de los requisitos es que los cirujanos controlen a sus pacientes operados por un tiempo adecuado y no abandonen nuestra región precozmente, dejando pacientes a cargo de médicos que no participaron en la cirugía.

“De todos es sabido que los especialistas no sólo no sobran en nuestra región, sino que, en muchos casos, faltan, motivo por el cual nuestros profesionales residentes deben asumir en muchos casos múltiples tareas, entre las que se incluye la atención directa del paciente y también participar en materias administrativas, porque de no ser así, sencillamente, no hay quién lo haga. Es, en este sentido, que se han dado situaciones que generaron observaciones por la Contraloría y que estaban destinadas a no perder la oportunidad de operar a los pacientes que lo requieren.  Si estas tareas no se llevan a cabo completas, no se puede llevar a cabo los procesos y, en definitiva, los que sufren las consecuencias son nuestros pacientes, que no pueden ver resuelto su problema quirúrgico de salud por una causa administrativa.

“No voy a  polemizar al respecto. Sin embargo, la ideologización que se introdujo respecto de ésta y otras materias, temas netamente técnicos, sólo perjudicó a los pacientes más modestos y la realidad fue que la denuncia por estos supuestos conflictos de interés, materia que ahora iniciará su investigación la Contraloría Regional, tuvo como resultado que 760  magallánicos –reitero-, de entre los más modestos, perdieron la oportunidad de cirugía, por licitaciones declaradas desiertas ya que no hubo interesados en participar producto del manto de duda que se dejó caer sobre este procedimiento –reitero-, que se lleva a cabo en todo el país.

“Yo les pregunto a todos los responsables de lo ocurrido:  ¿Quién y qué ganó con este accionar?

“Boric Font  hizo eco de los directivos regionales de la Fenpruss y ofreció, en reunión ante el equipo directivo  del HCM, gestionar personalmente recursos adicionales, frescos ante el Ministerio de Salud, destinados a nuestro  hospital, para contratar personal y no llevar a cabo licitaciones. A la fecha en que yo dejé la dirección del Hospital, no se había recibido un solo peso ofrecido gestionar por el diputado, destinado a resolver listas de espera quirúrgicas, y los resultados han sido expuestos con claridad y están a disposición de quién los quiera revisar en el Departamento de Gestión de la Información de nuestro hospital. (760 pacientes perdieron la oportunidad de cirugía durante 2015, sin duda Magallánicos de los más modestos).

“Soy responsable de todo lo acaecido en nuestro hospital durante los más de 4 años de mi gestión y como ha sido mi conducta toda mi vida dando la cara, sin reserva de identidad ni invocando fueros de ninguna especie, sólo con mis actuaciones, mi trayectoria y haciéndome cargo, de cualquier error u omisión involuntaria.

“No hemos tenido otro objetivo que los habitantes de Magallanes tengamos los mejores servicios en salud y aspiremos a ser el mejor hospital de Chile, todo ello, gracias a la calidad de nuestro recurso humano, nuestro principal patrimonio.

“El diputado Boric Font haría bien en emplear su energía en la dirección adecuada. Los directores de hospitales de alta complejidad ejecutamos lo que son las directrices de los servicios de Salud y del Ministerio de Salud, careciendo de toda autonomía para implementar políticas que se refieran a licitaciones u otras. Durante el período de mi subrogancia, me correspondió trabajar con el Dr. Jorge Flies A. y con la E.U. Pamela Franzi, como directores de Servicio, siendo ellos quienes instruyeron la realización de licitaciones, según mandato ministerial.

“Invito a Boric Font a dejar de dañar la imagen del Hospital Clínico de Magallanes persiguiendo figuración política en una materia de índole técnico tan sensible como es la salud de los magallánicos, ya que son muchos años de trabajo arduo para situarnos en el lugar que estamos en la actualidad a nivel nacional, habiendo sido reconocidos como uno de los hospitales con mejores indicadores de gestión del país.

“Con el prestigio bien ganado de nuestro hospital, no se juega, Sr. Boric Font, ya que, de otro modo, continuará generando condiciones para que los más modestos continúen viendo postergada la solución a sus problemas de salud”, finaliza la carta firmada por el Dr. Mario Mayans Csato.