Necrológicas
  • José Guillermo Alvarado Calisto
  • Daniel Salvador Paredes Carriel
  • Carlos Rivas Bórquez
  • Andrés Hernández Silva
  • Patricio Peñamonde Cárcamo
  • Olga Ibarra Henriquez

Explosión desata incendio y deja a joven en riesgo vital

Por La Prensa Austral miércoles 15 de enero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

La tarde de ayer, un joven identificado como Juan Francisco Bahamóndez Díaz, de 19 años de edad, logró salvar providencialmente con vida del voraz incendio que a eso de las 18,35 horas se desató en fase libre hasta destruir por completo y en cosa de minutos la vivienda de dos pisos en que habitaba, signada ésta con el Nº2339 de calle Andrés Pérez Araya, a metros de Ramón Carnicer, en la población Cumbres Patagónicas.

La emergencia habría tenido su origen en una explosión -por cierto las causas del siniestro se investigan-, tras la cual el afectado salió como pudo por sus propios medios con quemaduras de consideración.

El incendio movilizó a personal y medios de cuatro compañías de Bomberos para combatir el fuego que se concentró en el piso superior.

La joven víctima debió ser socorrida por funcionarios del Samu en el antejardín, siendo trasladado hacia el Hospital Clínico con quemaduras en sus extremidades superiores e inferiores, en la zona toracoabdominal y en las vías respiratorias.

En el intertanto, la tensión era extrema entre quienes presenciaban la escena. De hecho, uno de los habitantes de la casa contigua -que en uno de sus costados hacia Ramón Carnicer está en ampliación-, rociaba con agua proveniente de su manguera, el techo de la vivienda siniestrada, eso hasta que la llegada de voluntarios de cinco compañías de Bomberos -considerando unidades de rescate-, quienes extinguieron el fuego.

Claro está, un muro cortafuego entre ambos inmuebles impidió que la tragedia tuviera alcances peores, aunque los voluntarios debieron intervenir de todos modos para aplacar el calor que se alojaba a nivel del entretecho y que pudo en cualquier momento haber iniciado otro foco.

En total, el drama dejó un saldo de tres damnificados. En particular, Juan Francisco presentaba al cierre de esta edición un serio compromiso en sus vías respiratorias a causa del incendio, siendo considerado un paciente en riesgo vital.

La propiedad pertenece a Juan Bahamóndez Hernández, un trabajador panificador, quien se apersonó en el lugar tras ser informado del siniestro.