Necrológicas
  • Arsenio José Campos Soto
  • Emilia Sánchez Saldivia
  • Carlos Chandía Vargas
  • Adriana Henseleit de Martínez

Familia de joven magallánico con leucemia deberá reunir fondos para viajar a Cuba por presunta negligencia médica

Por La Prensa Austral domingo 4 de marzo del 2018

Compartir esta noticia
8.648
Visitas

“Partimos con esta lucha el 21 de noviembre de 2016, en el Hospital de Quilpué. Al principio recibió un mal diagnóstico, el doctor no tuvo piedad alguna y en plena urgencia delante de todos los pacientes le dijo a mi hijo: ‘tiene VIH’. Luego de eso se le volvió a hacer un hemograma que dio como resultado que en realidad él tenía células cancerígenas. Desde entonces y por culpa de ése y otros errores médicos, esto se va complicando. Hay que hacer algo pronto para evitar que se nos vaya”.

Así manifestó ayer Alejandra Díaz Kramm, el pesar y preocupación que siente por el delicado estado de salud que enfrenta por estos días su hijo Robert Barrientos Díaz, de 19 años, quien padece leucemia linfoblástica PreT, una variante agresiva de esta enfermedad, la cual hasta hace pocos meses estaba bajo control pero que ha vuelto a tomar fuerza y todo, según dice la progenitora, por negligencia médica.

El inicio

El actual padecimiento de Robert, ex alumno de la Escuela Portugal, se arrastra desde que, inquieto por los diversos hematomas que tenía en sus piernas y brazos, además de episodios de fiebre y sudores nocturnos, decidió acudir a una consulta médica, recibiendo aquel lunes 21, el desalentador diagnóstico. “Luego de eso se le derivó al hospital Gustavo Fricke, donde se le hizo una quimioterapia con el protocolo R1, pero no entró en remisión. Por ello se le hicieron tres quimioterapias de rescate (IDA-FLAG), hasta que entró en remisión. Posteriormente nos derivaron trasplantología del Hospital del Salvador con las doctoras Puga, Bass y Molina, donde el trasplante se hizo con células de su papá”, indicó.

Negligencia y querella

Hasta ahí todo estaba bien, incluso desde el último control del viernes 16 de febrero antes de que Robert viniera a Punta Arenas para compartir con su papá, tías y amigos. “Esto porque pese a que él sentía dolor en su espalda desde hace dos meses, la doctora Puga aseguró que era sólo un tema ‘muscular’ y porque él ‘era flojito’. De hecho tengo una orden de interconsulta donde lo deriva a un gimnasio y al kinesiólogo porque era todo ‘muscular’. Para esto último sólo le daba paracetamol y clonazepam.  Incluso, mi hijo tuvo una parálisis facial y su papá debió llevarlo a urgencias del Hospital Clínico, el 18 de este mes. Desde ahí lo enviaron a casa, pero nuevamente tuvo que ir al centro asistencial porque no había movimiento en sus piernas. Una vez ahí, lo evaluó el neurocirujano Francisco Muñoz, quien advirtió que mi hijo tenía una paraplejia. El nos dio luces de esperanza en esto, le sacó gran parte del tumor a Robert y todavía no se explica cómo la hematóloga de allá no se dio cuenta”, señaló.

Pero eso no fue todo. “En los exámenes diarios, la hematóloga del Hospital Clínico de Punta Arenas -Daniela Cardemil-, encontró que aún había células cancerosas en Robert, por lo que dio la posibilidad de una quimio de rescate más, pero ‘me lo iban a enviar en un cajón para acá’. Después de eso, la doctora me hizo firmar ayer (viernes) el papel de cuidados paliativos. Eso es como darlo por muerto. Y el mismo día, el neurocirujano lo evaluó y está molesto porque ‘no están haciendo la pega’. Mi hijo ya tiene dos escaras por lo mismo, no lo están tratando como un paciente hematológico, sino como uno médico-quirúrgico. Gracias a Dios soy del área de la Salud -Técnico en Enfermería- y he logrado mantenerlo un poco mejor, ayer (viernes), logró la movilidad de sus deditos y tenemos luces de que volverá a caminar. Por esto, queremos entablar una querella contra el servicio de hematología en el que trabaja la doctora Puga”, finalizó la progenitora. 

A Cuba

Por lo señalado, el médico neurocirujano les  aconsejó llevar a Robert a Cuba, donde –les aseguró- será mejor atendido. Para ello, desde ayer familiares y amigos iniciaron una campaña para reunir fondos que permitan costear el pasaje. El contacto para colaborar con esta causa es Nataly, cuyo número es 976771368. Para donaciones, está disponible la CuentaRUT 15.751.670 de BancoEstado.