Necrológicas
  • Emilia Sánchez Saldivia
  • Mercedes Castro Arias
  • María “Mila” Muñoz Gómez
  • Carlos Chandia
Denuncia por trata de personas con fines de explotación laboral

Fiscalía comunicó al juez la reapertura de investigación por caso de jóvenes indonesias

Por La Prensa Austral viernes 9 de junio del 2017

Compartir esta noticia
1.402
Visitas

Una de las mujeres sufrió una crisis de angustia durante la audiencia judicial, al recordar que un día 8 de junio escaparon del hogar de su empleador.

Fue un día como hoy, exactamente hace 6 años, que con mi amiga caminábamos muertas de frío por la Costanera para buscar ayuda. Fue en un día como hoy cuando nos escapamos sin nada, sólo con lo puesto, y todo lo he recordado ahora mientras se hacía la audiencia”, relató ayer entre sollozos Eva Anggraeni, una de las tres ciudadanas indonesias que denunciaron explotación laboral tras ser traídas a Punta Arenas.

Este jueves, la Fiscalía comunicó al Juzgado de Garantía y al abogado del querellado, Pishu Lakhwani, que judicialmente se reactivaba la causa en virtud de los nuevos antecedentes surgidos.

El domingo 9 de abril, en El Magallanes, se informó acerca de las intenciones de Eva y su amiga Laila Nur, de reabrir el caso que en noviembre de 2012 fue cerrado por el Ministerio Público, luego de  que en junio del año anterior, ambas ciudadanas extranjeras denunciaran haber sido traídas supuestamente con engaños para trabajar en la casa de un comerciante de Zona Franca, sin pago de remuneraciones y con la retención de sus documentos.

En la época, la fiscal Wendoline Acuña agotó la investigación y consideró que no existían antecedentes suficientes que permitieran formalizar cargos contra determinadas personas, ordenando el archivo de la causa, la cual desde ayer entra nuevamente a tramitación judicial, luego que las mujeres denunciantes presentaran evidencia que se referiría a una supuesta falsificación de pasaporte de Laila Nur, donde se habría alterado su fecha de nacimiento, para simular que tenía más de 18 años y poder trabajar en Chile.

Ayer, la ahora fiscal que conduce la causa, Rina Blanco, comunicó -en audiencia- al magistrado Pablo Miño la decisión de reapertura de la causa, comunicación que lejos de ser un debate judicial, permitió a Marcos Ibacache, abogado del empresario indio, plantear su teoría sobre dicha supuesta falsificación, aludiendo que de haber sido efectiva, se habría ejecutado en Malasia, país donde operaba la agencia que gestionó la ubicación laboral de las denunciantes, por lo que el caso escaparía de la competencia de un tribunal chileno.

Demandan justicia

Nosotros queremos que los responsables paguen en la cárcel lo ocurrido, no es posible que las chicas hayan sido sometidas a condiciones de esclavitud, él (empleador denunciado) les retuvo sus documentos, eso está prohibido en la ley chilena, y consta en la carpeta de la Fiscalía, fueron los detectives los que debieron ir a recuperar los pasaportes, entonces, no hay justificación o teoría que cubra lo que pasó y que no puede volver a ocurrir en nuestro país”, señaló Boris Miranda, hoy esposo de Anggraeni.

Por su parte, Laila Nur se manifestó conforme con la decisión del Ministerio Público, precisando que “esto es lo que esperábamos y ojalá que se haga justicia con nosotras”.

Pero particularmente cargado de emotividad fue el diálogo de Anggraeni, quien terminada la audiencia rompió en llanto, asegurando haber recordado el frío que junto a su amiga experimentaron al escapar de la casa del ahora denunciado, buscando ayuda, cansadas de los supuestos abusos laborales. “Estaba muy helado, y caminábamos sin saber mucho donde ir para pedir ayuda, fue un día como hoy hace seis años, pero lo he recordado como si fuera ayer”, comentó.