Necrológicas
  • Raúl Ampuero Ampuero
  • Sofía Trujillo Lorca
  • Flor Díaz Retamales
  • Leandro Nikolas Fernández Biscupovich
  • Ricardo Antonio Mancilla Meza
  • René Araya Arancibia

Ganadero fueguino sufrió ayer nuevo ataque de perros a su majada ovina

Por La Prensa Austral domingo 4 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
3.164
Visitas

– Estanciero debió lamentar la muerte de 5 de sus borregas y a un total de quince corderos,
quedando con heridas de diversa consideración un número indeterminado de otros lanares.

Un nuevo y cruento ataque a su majada ovina por parte de perros “cebados” con la sangre animal sufrió ayer el estanciero fueguino, Atilio Calcutta Violic, quien se percató del lamentable hecho a tempranas horas, cuando recorría el predio de su propiedad en Estancia Silvana María, a 3,5 kilómetros al norte de Porvenir. Según denunció el ganadero, divisó un perro grande que, al igual que antes -en un asalto anterior a sus piños- observó como perteneciente a personas que viven en la ciudad y respecto de los cuales interpuso una denuncia por un hecho similar, hace pocas semanas, que investiga la Fiscalía Local.

Esta vez, señaló Calcutta, los canes causaron la muerte a 5 de sus borregas y a un total de quince corderos, y dejaron con heridas de diversa intensidad a un número indeterminado de otros lanares, principalmente en la cabeza y también en otras zonas del cuerpo, ataques que vienen ocurriendo desde hace un mes, aseguró. Como consecuencia de las mordidas, debió sacrificar a los animales malheridos y destinarlos a alimento de cerdos de un productor local.

El conocido ganadero indicó que en estas últimas semanas ha visto mermar su majada en un centenar de animales por ataques caninos, entre ellos de perros claramente identificados por su raza y color que ha podido seguir (incluso con Carabineros) hasta sus refugios en domicilios de Porvenir, por lo que espera que las indagaciones que inició la Fiscalía den resultados y se penalice a los dueños. Por otro lado, criticó que tanto las reuniones en la gobernación -a las que no fue convocado- como la inercia del municipio en sacar una ordenanza que obligue al control de canes mascotas, siga causando pérdidas cuantiosas al sector productivo y acarree un potencial riesgo sanitario.