Necrológicas
  • Juan Fermín Purralef Montalva

Habla madre de joven universitario detenido por incendio a las oficinas de Habitat: “Me da rabia y pena porque él no actuó solo”

Por La Prensa Austral sábado 11 de enero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Un brusco giro adquirió la vida de la familia del joven universitario Marcelo Mandujano (24) tras su detención por su presunta autoría en el ataque incendiario que redujo a cenizas las oficinas de la AFP Habitat, el 12 de noviembre pasado. Y, es que para ellos su aprehensión en la tarde del jueves cayó como un “balde de agua fría”, que remeció también a sus cercanos.

Marcelo terminó de estudiar en mayo pasado la carrera de Ingeniería Civil Mecánica en la Umag y sólo restaba la etapa final: su tesis.

“Me da rabia y pena, porque él no actuó solo”, remarcó su madre en contacto con La Prensa Austral. “Hay más personas, debe ser un grupo, que lo involucró. El, seguramente, no quiere delatar a nadie. Y, así fue toda la vida, incluso de niño, siempre apechugó solo, que echara al agua a otra persona era muy difícil”.

Pero, ante la situación procesal a la que se ve enfrentado su hijo, señaló que “él sabe que no fue solo y sabe lo que tiene que decir!!!”.

La mamá se mostró de acuerdo con las marchas y protestas, pero deplora enérgicamente la violencia, insultos a las fuerzas de Orden y los destrozos a los bienes públicos y privados.

Pero, ¿cómo se explica su participación en el ataque incendiario?

“Si bien sabíamos que iba a las marchas, siempre le advertimos que no hiciera nada malo, nada grave que le pudiera costar caro el día de mañana, mi hijo jamás se involucró en cosas malas, jamás le hizo daño a nadie”, subrayó. “Simplemente no tomó el peso de lo que estaba haciendo”.

Para la madre, nada, absolutamente nada, hacía presagiar su vinculación con los autores del incendio. “Siempre cumplió sus metas, es bien inteligente, ni siquiera tenía materias en sus cuadernos, pero en las pruebas le iba espectacular. Estudió en el Liceo San José y en la universidad fue el mejor de su promoción”, realzó la mujer.

Marcelo participaba de un grupo de baile de breakdance, donde tiene buenos amigos, con quienes solía juntarse. No maneja antecedentes que su hijo haya sido parte de algún grupo anarquista.

Define a su hijo como un niño muy tranquilo, cariñoso, muy preocupado de los demás, que no es capaz de hacer daño a un ser vivo. “El es muy especial, leal y de buenos sentimientos, lo malo que en este caso se dejó llevar por otras personas, debido a su inmadurez”, reflexiona.

Recuerda que Marcelo trabajó de empaquetador en el Supermercado Unimarc de Avenida España, donde solía reprochar la prepotencia de la gente que más tiene.

Frente a la medida de prisión recaída en su contra, la mamá la consideró un exceso, pues nunca éste ha tenido un conflicto judicial. Por lo visto, dijo, estaba en la mira de la policía, “nunca sospechamos nada”. Estima que fácilmente debieron haberle aplicado una medida de arresto domiciliario.

Su detención vino a trastocar los planes de la familia, echando por tierra dos viajes que los padres habían programado hacia el exterior.

Amistad y profesor

Un amigo del joven que se contactó con este medio, se mostró sorprendido con la noticia. “Es para no creerlo, un cabro bueno, con quien compartíamos el breakdance, nuestra pasión, un niño muy inteligente. Por ahora me quedo con su mejor imagen”, recalcó.

Igual de impactado estaba el profesor Héctor Aguila Estrada, del departamento de Ingeniería Mecánica de la Umag. “Lo conozco desde hace 4 años, siempre fue un buen alumno. Yo tengo una muy buena opinión de él desde el punto de vista académico, por lo tanto me siento sorprendido con la situación que está viviendo”.

El académico finalizó indicando que “nos sentimos tristes, no creemos que la violencia sea el camino, no soy nadie para juzgarlo, eso le compete a la justicia”.