Necrológicas
  • Juan Fermín Purralef Montalva

Incendio intencional arrasó locales comerciales y no hubo detenidos

Por La Prensa Austral domingo 2 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Intendente (s), Eduardo Schiappacasse, dijo que fue una noche muy violenta y no descartó iniciar acciones legales.

Pérdidas millonarias dejó como saldo el nuevo incendio post noche de los viernes de vandalismo en el centro de Punta Arenas.

El inmueble que albergaba las oficinas de la compañía Claro, en Avenida Colón esquina Carlos Bories, fue el epicentro de las llamas que rápidamente consumieron el antiguo local. A partir de las una de la mañana de este sábado las “lenguas” de fuego se alzaban al cielo y junto con el humo generaban una columna visible desde muchos puntos de la ciudad, como lo reportaba la gente en redes sociales.

Al mando del segundo comandante, Carlos Hidalgo, unos 80 voluntarios de cinco compañías del Cuerpo de Bomberos trabajaron arduamente para controlar el avance del fuego.

Esta labor se extendió hasta las cinco de la mañana, lamentablemente sin poder evitar que otros tres locales terminaran destruidos, como la librería Marangunic, la pizzería IL Panino y el local Cyberstore, que daba a calle Bories. Más un carrito estacionado permanentemente en esta esquina, que permitía a una mujer vivir de sus ventas diarias.

“En el combate del fuego dos voluntarios de bomberos resultaron lesionados, pero afortunadamente nada de gravedad. Uno de la 1ª Compañía y otro de la 4ª”, informó a El Magallanes, René Mancilla, comandante del Cuerpo de Bomberos. Sobre las causas, se realizaron los peritajes y se estableció que el fuego partió por el lado de Avenida Colón. Ahí sacaron la plancha que cubría el ventanal, rompieron el vidrio y lanzaron un artefacto incendiario.

Esto fue antecedido por una marcha pacífica por la principal arteria de Punta Arenas, la que obviamente terminó con acciones vandálicas, como viene siendo la tónica en cada una de estas jornadas.

La “torre” de gobierno, de Bories esquina José Menéndez, también sufrió los embates. Varios de los ventanales del primer piso fueron destruidos a piedrazos, quedando los rastros esparcidos en el acceso principal.

Lo mismo ocurrió con los vidrios de las puertas de acceso a las oficinas de Correos de Chile, que no escapó a la “noche de terror”.

La impunidad está avalada por las cámaras de vigilancia que están fuera de servicio, producto de los mismos actos vandálicos de jornadas anteriores.

El único detenido por Carabineros en esta nueva jornada de violencia lo fue por el delito de “amenazas a la autoridad”, que al mediodía de ayer fue formalizado y dejado en libertad, con la salvedad de no poder asistir a otras marchas.

El día después

Numerosa era la cantidad de gente que ayer observaba el desolador panorama que dejó el incendio en la céntrica esquina. Incluso, como lo muestran las imágenes, intentaron quemar otros inmuebles, como el casino militar en calle José Menéndez.

“Este es el país sin ley”, dijo abrumado un transeúnte que hizo el comentario a viva voz cuando observa los restos calcinados.

Sin poder contener las lágrimas, Yolanda Gallardo, miraba el carro que horas antes ocupó para vender como comerciante ambulante, facilitado por la dueña hace un año, cuando la acogió y permitió que también ganara sus pesitos. “Para mí esto fue una salvación porque a la gente con cáncer no la reciben en ningún lado. Nos ayudamos mutuamente, pero esto que pasó es terrible. Es una maldad tremenda. Que impotencia más grande, pero de lo que estoy segura es que esto no lo hizo gente magallánica, porque uno se da cuenta por la vestimenta y la forma de hablar. Yo me quedé hasta tarde y uno lo ve en la gente”.

Intendente

El intendente (s), Eduardo Schiappacasse, repudió lo ocurrido, no descartando hacerse parte judicialmente. Refiriéndose al viernes, admitió que “fue una noche muy violenta” y que los magallánicos no están acostumbrados a éwsto. “Una de las cosas que siempre hemos apreciado es la calidad de vida y el buen trato que tenemos entre todos los vecinos. Lo que pasó es algo a lo que no estamos acostumbrados y que obviamente condenamos”.