Necrológicas
  • Edith Villarroel Cárdenas
  • Nieves Martínez Mihovilovic
  • Aurora Cárcamo Urbina

Juez rechazó la prisión para los detenidos por la matanza de un centenar de corderos de exportación

Por La Prensa Austral viernes 23 de diciembre del 2016

Compartir esta noticia
2.409
Visitas

En libertad, pero sujetos al cumplimiento de medidas cautelares, quedaron ayer tres de los cuatro detenidos el miércoles por Carabineros de la Subcomisaría de Río Seco, como resultado de un operativo que posibilitó desbaratar una banda de “cuatreros”, en los precisos momentos en que se disponían a embarcar a la lancha a motor Yeraldyne, un centenar de corderos de la cotizada raza 4M que previamente habían sido degollados, en un predio de la Ganadera Marín, ubicado a unos 70 kilómetros al norte de Punta Arenas.
Tras el procedimiento policial, en la tarde de ayer tuvo lugar la audiencia de formalización de cargos en contra de los imputados, quedando en evidencia el “buen ojo” que tuvieron al escoger los corderos, ya que se trataba de parte de un costoso piño, con un avalúo unitario de 320 mil pesos por parte de la ganadera afectada.
El fiscal Fernando Dobson formalizó investigación en contra de los hermanos Víctor Chávez Cuyul (28), Pablo Chávez Cuyul (24) y N.A.Ch.C. (16), además de Sebastián Velásquez Delgado (20), quienes fueron detenidos por carabineros alrededor de las 18,45 horas del miércoles, en un sector costero de la Estancia Pecket.
El Ministerio Público les atribuyó responsabilidad en el delito de abigeato, tras ser sindicados por un puestero de la estancia como quienes tendrían directa relación en la matanza de a lo menos 100 animales destinados a exportación.
El operativo policial fue cuestionado por las defensas de los detenidos, quienes solicitaron al juez se declarara ilegal la detención, en virtud de la ausencia de evidencia real que los vinculara al delito, dado que en su declaración, el trabajador denunciante no los habría visto ni sacrificando animales, ni transportándolos, sólo cerca del lugar donde estaban los ovinos muertos.
Asimismo, los abogados Richard Maldonado (representando al menor de edad) y el defensor Leonardo Vallejos, reclamaron que sus representados se encontraban en faenas de pesca, subrayando que al efectuar personal policial una revisión en su embarcación, no encontraron ni animales, ni rastros de sangre que pudieran vincularlos al hecho.
Contraataque del fiscal
Sobre el primer punto, el fiscal argumentó que el puestero los habría visto alejándose del lugar donde fueron encontrados los corderos muertos, y que las supuestas faenas de pesca no tendrían sustento, dado que ninguno de ellos tenía acreditación de la autoridad marítima, ni la lancha autorización para navegar.
Sobre el vínculo con el abigeato, Dobson precisó que en el interior de la embarcación se encontró una particular lienza azul, la misma con la que fueron atadas las patas del centenar de ovinos sacrificados, que yacían alrededor de 150 metros del lugar donde la embarcación permanecía encallada.
Finalmente, el juez Pablo Miño, desechó la pretensión de las defensas, legitimando el actuar policial, con lo que la Fiscalía tuvo el camino despejado para iniciar formalmente la investigación en contra del cuarteto, para la cual se fijó un plazo de 90 días.
Si bien el fiscal Dobson demandó para los tres adultos la prisión preventiva, argumentando un supuesto peligro para la sociedad, sin embargo dicha cautelar fue considerada como desproporcionada por el magistrado Miño, quien finalmente impuso la medida arraigo regional para ellos y la prohibición de acercarse a la aludida estancia. En tanto, el adolescente, recuperó su libertad, quedando sujeto a la vigilancia de la Fundación Esperanza, y a la prohibición de acercarse al mismo predio ganadero.
De todos los imputados, sólo Víctor Chávez Cuyul quedó en prisión, pero por una causa anterior que mantenía pendiente, debiendo ingresar a la cárcel a purgar los 177 días que le restaban de la sentencia recaída en su contra.
Durante la audiencia se hizo alusión a la presencia de un perro a bordo de la embarcación, algo inusual en gente que trabaja en el mar, haciéndose referencia que dicho animal habría sido el utilizado para el arreo de los ovinos.